Diario Judío México - Adolfo Hitler es, quizá, el hombre más odiado de la historia moderna, pues con sus acciones, causó la muerte de más de 6 millones de judíos; así como la devastación de gran parte de Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

Cierto misticismo se ha generado alrededor de este poderoso hombre, el cual ha sido reforzado con teorías y documentos sobre su vida; muchos de ellos generaron cierta polémica.

Hoy en día, ya se saben diversas curiosidades de este hombre, pero seguro que aún quedan muchas otras por descifrar.

En erroreshistoricos.com se muestra un pasaporte falso del Führer. El documento fue creado por el grupo británico denominado SOE (Special Operations Security), data de 1941. Aunque no se sabe a ciencia cierta el por qué se originó, en él se lee que Hitler era un “pintor” y como seña particular portaba un pequeño bigote.

En dicho documento, también, se aprecia la letra “J” mayúscula y roja que en realidad estaba reservada para los judíos.

Hace un par de años, un gurpo de investigadores hallaron el diario de Paula Hitler. En él, la hermana del dictador narra cómo Adolfo fue agresivo desde niño y de las golpizas que le propinaba. Mucha de esta conducta derivó del carácter violento de su padre, Alois.

A pesar de su campaña antisemitista, Hitler era amante de las obras musicales compuestas por hebreos y rusos. Según elpaís.com, hace tiempo se descubrió en su búnker la grabación de un concierto de Tchaikovsky con la orquesta Saatskapelle de Berlín, la cual integraba un tema interpretado por el violinista judío Bronislaw Huberman. Este secreto permaneció oculto durante 67 años.

Otros documentos falsos de Hitler que salieron a la luz fueron una serie de diarios publicados por la revista Stern, en 1983. La edición alemana le compró al periodista Gerd Heidemann 62 libretas que supuestamente había escrito el líder Nazi de puño y letra. Después de varias investigaciones se llegó a la conclusión de que todas estas eran una farsa.

La historia oficial cuenta que Adolfo Hitler y Eva Braun se suicidaron en su búnker de Berlín, en abril de 1945. Muchos investigadores, entre ellos el escritor Abel Basti, aseguran que esto no fue así y que él logró burlar a toda la seguridad que reinaba en ese tiempo en territorio alemán. Argentina, el Tibet, España o incluso el Polo Sur pudieron ser sus refugios temporales.

En 2009, salió a la luz otro documento. Era un reporte realizado por un soldado alemán que durante meses vivió en el cuartel general en Rastenburg. En él, se narran los malos hábitos del político, así como el mal trato que recibían de su parte y algunos otros comportamientos poco habituales.

Ese mismo año, también se subastaron 13 acuarelas pintadas por él en la década de los 20, incluida un autorretrato, que un coleccionista de objetos de la Segunda Guerra Mundial encontró varios años después en su garage. En total, se recaudaron cerca de 138 mil dólares.

¿Sabes de algún otro documento u objeto hallado a la postre de la muerte de Hitler?

Fuentede10.com.mx
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorMuere el historiador y profesor universitario Juan Brom
Artículo siguienteUna historia interesante
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.