Este nuevo año judío 5770, viene cargado de proyectos y sueños que estamos volviendo realidad; desde luego el que más me ha llenado el alma y espíritu es el del Museo Memoria y Tolerancia, que está ya muy cercano para abrir sus puertas al público. Su realización y entrega a nuestro querido México, constituirá un sentido presente por los 200 años de su independencia nacional; hacia la comunidad judía mexicana y a todo el mundo en general, sin duda será motivo de orgullo por sus características universales y legados tanto culturales como educativos para futuras generaciones.

Como su nombre lo indica, el museo se divide en dos grandes campos con temáticas diferentes pero complementarias. El primero (Memoria), se refiere a Holocausto, genocidios y crímenes de lesa humanidad, contando con una museografía de primer nivel como un instrumento para destacar los valores históricos; podrá enseñar y transmitir a propios y ajenos sin importar edades, que la brutalidad humana no tiene límite ni fronteras y que debemos de proponernos que nunca jamás se vuelvan a repetir.

En el segundo gran tema (Tolerancia), se tratan aspectos de diversidad, respeto, comunicación y en general, elementos por los cuales las diferencias y oportunidades juegan un papel muy importante en el futuro de la vida humana de nuestro planeta.

La participación en esta magna obra, me ha llenado de experiencias y nuevos valores, los cuales he podido compartir en particular con Sharon Zaga y Mily Cohen, creadoras y presidentas de este maravilloso museo, ya que no sólo cuenta con una ambiciosa y excelente construcción, sino que la maravillosa interacción en su realización, incluso ha cambiado mi filosofía, renovando además el aprecio y respeto por la vida.

En varias ocasiones Sharon y Mily, me han transmitido su gratitud por haberme involucrado y ayudado en el proyecto; pero en realidad el agradecido soy yo, por haberme cruzado en sus caminos y por haberme dejado entrar para compartir sus sueños. Actividades que han llenado de alegrías e ilusiones, lo más profundo y sensible de mi corazón.

Finalmente este proyecto de museo que está llegando a su culminación con sus 7,200 M2, constituye uno de los más importantes del mundo en su género. Por ello no existen suficientes palabras de agradecimiento para los que hasta ahora lo han apoyado, ya que ser parte de este distinguido grupo no es tarea fácil, ni de todos los días. Todavía nos faltan algunos recursos para la terminación, pero sabemos que están por acercarse personas que desean apoyar y ser parte de este maravilloso sueño en su etapa final y poder compartir orgullosamente, junto con todos nosotros y sus seres queridos, este gran logro sin precedente.

Ya estamos preparando con gran ilusión y alegría, la inauguración formal en unos cuantos meses más. Invitaremos primordialmente a todos los sobrevivientes del Holocausto, que son nuestra mayor causa de inspiración; al gran y ejemplar equipo de trabajo de la institución, junto con las damas que han apoyado y ayudado a nuestros sobrevivientes; a todas aquellas personas, empresas e instituciones, que nos han dotado de recursos durante el proceso y a destacadas de muy alto nivel nacionales y extranjeros, para que nos acompañen a festejar el nacimiento del Gran Museo Memoria y Tolerancia.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorJudeofobia en la edad media
Artículo siguienteEl inicio de la ilustración en México