Introducción

Referirse a Miguel Sabido, es hablar del Teatro mismo…

…y de muchas otras cosas mas

 

Hombre de Cultura, Miguel se adelantó al Teatro de Gran Formato en México, pero con la invaluable característica de ser un Teatro Eminentemente Mexicano, evitando las adaptaciones de “Obras Probadas en el Extranjero”.

Así tuvimos, entre otras, “Falsa Crónica de Juana la Loca”, “Ahí Viene la Perricholi”, “Carlota”, y mas recientemente, “Hidalgo”, entre muchas otras.

Además, escribió la primera telenovela histórica en México, “La Tormenta”.

Sabido diseñó, dirigió y produjo el Canal 9, el único canal cultural en el mundo patrocinado por un concesionario comercial privado, como Televisa, cuando la televisora tenía sensibilidad Cultural. ¡La Gran época del “Tigre”! Ahí, Miguel fue Vicepresidente por 17 años.

Ha recibido más de 70 reconocimientos y premios nacionales e internacionales.

Su trabajo ha sido reconocido en todo el mundo: Filipinas, India, Kenia, Tanzania, Egipto, Brasil, y China entre otros.

Cabe destacar que llevó a Cuba la primer obra de teatro y el primer hecho religioso posterior a la Revolución, a través del montaje de su “Pastorela Mexicana”, con actores cubanos y, por ende, sabor isleño/mexicano.

Pero bueno, demos paso a la pluma del maestro mismo, quien hoy nos honra con este interesante anecdotario ¡Histórico verdaderamente!

Gracias Miguel Sabido.

Mi amigo Miguel

 

“El Gran Teatro Universitario”

por: Miguel Sabido

 

En el año de 1955, se dieron dos revoluciones culturales en el interior de la UNAM, ambas auspiciadas por el gran funcionario Jaime García Terrés:

 

– Se estrenó profesionalmente, en el Teatro del Caballito, el deslumbrante primer programa de POESIA EN VOZ ALTA, dirigida por Héctor Mendoza. Era teatro pero no había un texto dramático tradicional. Se trataba de un collage: un fragmento de García Lorca, otro de Lope de Vega, uno más era una farsa medieval anónima…todos unidos maravillosamente por la figura de Juan José Arreola, vestido de bufón medieval, y un soberbio cuarteto formado por los hermanos Alatorre y sus esposas. 

La autoría de ese “collage” se ha discutido durante muchos años. No lo firmó nadie, pero tanto Octavio Paz como Arreola afirmaban ser el autor. Lo más probable es que haya sido una labor compartida. El collage liberó a Mendoza –y posteriormente al espléndido José Luis Ibáñez y a todos los directores universitarios-, de la tiranía de la acotación del dramaturgo realista (tan en boga en ese momento), y apareció en México la figura del director creador de su propio espectáculo.

Tengo el tesoro invaluable de un testimonio grabado por dos de las actrices principales: Rosenda Monteros y Tara Parra, que describen el procedimiento de la puesta.

 

– Pocos meses después, TEATRO EN COAPA, dirigido por Héctor Azar y coordinado por mi, estrenó el “collage” de Héctor, con un entremés de Cervantes, “El viejo celoso” (yo era el viejo a los diez y seis años); “La Pérdida de España”, collage de Héctor  de los romances viejos españoles; y una adaptación de “El libro del buen amor”. 

Los tres unidos por la jacarandosa música de Mariano Ballesté, y el mágico movimiento de los matorrales de Coapa.

Teatro en Coapa se convirtió en el grupo estudiantil más importante en la historia de México, gracias a los collages de Héctor; y fue la base de la brillante carrera como funcionario fundador de instituciones culturales.  

Dispongo también de una grabación de cuatro de los sobrevivientes del glorioso estreno de  aquella noche gloriosa, reseñada notablemente por la China Mendoza: Nelli Horsman, Alicia Menchaca, Roberto Oropeza y yo. 

Ambos grupos generaron una libertad total para los directores universitarios, y son las caras complementarias de una misma moneda.

 

En 1958, y ya en la Facultad de Filosofía, me tocó dirigir la Cuarta Función de Teatro en Coapa  con la genial Martha Zavaleta, por enfermedad de Héctor.

Era ya amigo de Ludwik, Juan Felipe Preciado, Juan López Moctezuma y Eduardo García Máynez, todos estudiantes de teatro aspirantes a directores.

Les propuse formar un “Seminario experimental de directores”, y aceptaron encantados.

La foto que publico es, precisamente del día que inauguramos el Seminario en el Teatro del Caballito.

El Seminario funcionó maravillosamente, ya que Ludwik, Eduardo y yo éramos alumnos de Luisa Josefina Hernández, y dados a reflexionar sobre el fenómeno teatral.

Fue un grupo maravilloso: Irene mi hermana, Martha y yo actuábamos en la obra de Ludwik.

Juan López Moctezuma dirigió mi primera obra de teatro: “La Romanza” de manera novedosísima, ya que con unos actores la grabó completa, y otros la interpretaban como película muda con sonido.

Todos colaborábamos con los demás en el vestuario, las escenografías, las luces. Fue una época de creatividad tribal conmovedora.

El maravilloso movimiento de teatro universitario, de re descubrimiento del teatro, duró poco más de veinticinco años de libertad, creatividad y compañerismo entre los directores. Infortunadamente terminó; y yo desde aquí le pido al rector Graue y al brillantísimo Jorge Volpi que la UNAM recoja los testimonios de los muy pocos sobrevivientes de esa época gloriosa. Pongo a la disposición de ese esfuerzo de recuperación, las grabaciones que tengo de testigos presenciales y mi propia experiencia como pionero del movimiento.

Ojalá esta foto que ha despertado tanto entusiasmo entre la gente de teatro de las nuevas generaciones, fuera el inicio de una investigación de lo que fue esa primera, y excepcional, época del teatro universitario. 

NOTAS ADICIONALES, DUDAS Y COMENTARIOS:
http://www.diariojudio.com/autor/eltiojorge
Correo: eltiojorge@hotmail.com
Facebook: JORGE VILLEGAS HERNÁNDEZ
Twitter: @eltiojorge_com

Mi asombroso número de cuenta es z9680.  Ya les contaré porqué.