Desde la amplia azotea de un sucio estacionamiento de ocho pisos en el centro de Esmirna, uno es recibido con una espectacular vista panorámica de la tercera ciudad más grande de Turquía. Hacia el norte y el oeste está el centro de la ciudad, y un poco más allá está la línea costera curva del Golfo de İzmir, escondida en un bolsillo del Mar Egeo. Justo al otro lado de la calle se encuentra el corazón del antiguo barrio judío de la ciudad, concentrado alrededor de Havra Sokak (calle de la sinagoga).

La Calle de las Sinagogas es una sección exterior concurrida, densa y cacofónica del Kemeraltı Bazaar de İzmir, un enorme mercado al aire libre con siglos de que todavía funciona como un importante espacio de comercio. La calle está llena de vendedores que destripan, limpian y venden pescado fresco, y carniceros que venden varios tipos de vísceras, costillas de cordero y pollos enteros. El hedor es acre por decir lo mínimo, y manadas de perros y gatos callejeros están al acecho tras los bocados caídos. Kemeraltı es bullicioso de día, pero mayormente oscuro y misteriosamente silencioso por la noche, aunque recientemente se han abierto bares y restaurantes en ciertas partes del mercado, proporcionando luz y energía a su laberinto de calles vacías y tiendas cerradas.

Estoy de pie en la azotea en un soleado día de octubre con Nesim Bencoya, de 66 años, nativo de Esmirna y miembro de la menguante comunidad judía sefardí de la ciudad, que en la actualidad cuenta entre 900 y 1000 personas. Desde arriba, Bencoya señala las nueve sinagogas, algunas en buenas condiciones, otras en etapas avanzadas de decadencia, ubicadas muy cerca unas de otras a ambos lados de la calle Synagogue. En primer plano hay un lote vacío y un edificio en ruinas que albergaba Politi Şaraphanesi, una bodega kosher que cerró en la década de 1940.

“Imagínense un techo”, dice Bencoya, moviendo su brazo alrededor del compacto barrio que rodea las sinagogas. No se refiere literalmente a un techo que encierra el área, gran parte del cual está en desorden, sino que visualiza un centro patrimonial integrado restaurado que une las sinagogas y las calles secundarias adyacentes. Como coordinador general del Proyecto de Herencia Judía de Izmir, Bencoya es la fuerza principal detrás de este proyecto expansivo, que lo trajo de regreso a su ciudad natal en 2010 después de casi 40 años en Israel, después de haberse mudado a Haifa para la universidad y trabajado como director de la Cinemateca de la ciudad. por 15 años.

Por esa época, la presidenta de la Fundación Kiriaty de Israel, que era dueña de un negocio en Esmirna, se encontró con el triste estado de la de Kemeraltı y lanzó el proyecto, eligiendo a Bencoya para que lo dirigiera. Estuvo en las etapas de planificación durante más de una década, y la restauración de dos de las sinagogas comenzó a principios de este año dentro del alcance del proyecto. La financiación proviene de varias fuentes, incluida una subvención de seis cifras de la delegación de la Unión Europea a Turquía.

Bencoya es esbelto y enérgico, vestido informalmente con pantalones, zapatillas y un polo con una mata de pelo gris rizado, un espeso bigote negro y una barba de sal y pimienta. Parece menor de 66 años y habla con entusiasmo y convicción. Recibe numerosas llamadas telefónicas mientras bebe café durante nuestra charla, principalmente relacionadas con el proyecto de restauración.

“No crecí en una familia religiosa. Hasta los 15 años iba con mi padre a las sinagogas en las fiestas mayores y ni siquiera recuerdo a cuál íbamos”, dice Bencoya. Aunque desde entonces se ha sumergido en la de las sinagogas, no sabía mucho sobre ellas hasta que regresó de Israel en 2010. No fue solo el proyecto lo que trajo a Bencoya de regreso a su ciudad natal después de tantos años en el extranjero: junto con sentimientos de nostalgia, también había comenzado a recibir ofertas para dirigir algunos de los festivales de cine más prestigiosos de Turquía, y se había enamorado de un profesor de cine afincado en la ciudad.

“Siendo muy activo y comprometido con la promoción del patrimonio cultural judío en la ciudad, siento que estoy ofreciendo algo de orgullo a un pueblo que durante mucho tiempo ha preferido pasar desapercibido. Para mi satisfacción, veo que el pueblo judío acepta eso”, dice Bencoya. “Cinco de las nueve sinagogas que tenemos aquí estaban en muy mal estado. A tres de ellos realmente no se podía entrar por los escombros, los techos se derrumbaron. Con el tiempo, se convirtió en un bosque en realidad, de las sinagogas Hevra y Forasteros arrancamos 20 árboles de cada una. Tendremos acceso a los nueve lugares, lo que hace un recorrido hermoso».

Pero para Bencoya, el proyecto va mucho más allá de la restauración, y tiene dos motivos personales distintos para participar en este exigente y grandioso proyecto.

“No lo sabía al principio, pero ahora lo sé mejor. Veo este proyecto no como un proyecto arquitectónico dentro del marco de la reconstrucción o preservación de los viejos edificios derrumbados. Primero, quiero contar una que me parece muy interesante y que está relacionada con la de Esmirna y Turquía, y del Imperio Otomano. Así que es algo universal y me emociona”, dice.

“La segunda cosa, que también es muy importante para mí, he sido un judío que ha vivido en una comunidad de judíos que ocultaban su identidad. Fueron a rezar en las sinagogas, sabían que eran judíos, mantuvieron tradiciones pero cambiaron de nombre, por ejemplo”, prosigue Bencoya, y menciona que en lugar de Nesim, la gente lo llamaría Nedim, un nombre turco.

“Según las encuestas, Turquía es muy antisemita en términos de las actitudes de las personas, y esas personas generalmente no conocieron a ningún judío en sus vidas. Creo y creo que este proyecto es la mayor lucha contra el antisemitismo. Si no me expongo como soy, no hay nada por lo que pueda defender, y luego me borran y luego muero. Está bien, hay edificios y una arquitectura muy bonita, pero ¿qué hay en ellos, cuál es su significado?»

Durante siglos después de su expulsión de España, los judíos sefardíes de Turquía hablaron su lengua materna, el ladino, o judeoespañol, en todas las partes del Imperio Otomano en las que se establecieron. Pero aunque Bencoya y otras generaciones más jóvenes de judíos turcos pueden hablar y entender el ladino, cayó en desgracia a lo largo del siglo XX debido a las demandas del nacionalismo de la nueva república.

“No hablábamos ladino. Mi generación no hablaba ladino porque no queríamos sentirnos diferentes. Había presión sobre los judíos y otras minorías para que fueran turcos, se comportaran en turco y hablaran turco”, dice Bencoya. La población judía de Esmirna alcanzó su punto máximo en alrededor de 40.000 en el siglo XIX y fue un elemento importante de la vida comercial y cultural de la ciudad. La ciudad también tenía poblaciones importantes de griegos y armenios, que hoy en día son inexistentes.

La tienda de caviar Palombo

Como en Estambul, que también era una ciudad más cosmopolita antes del establecimiento de la república turca, las minorías en İzmir se fueron o fueron expulsadas debido a una serie de políticas etnonacionalistas, como la iniciativa «¡Ciudadano, habla turco!» , que tomó como chivo expiatorio a los judíos en particular, ya que muchos optaron por hablar ladino y francés en público. Además de las razones económicas, esto finalmente dejó solo una pequeña población judía restante en Turquía, entre 15.000 y 20.000 en la actualidad, la mayoría de los cuales vive en Estambul. (Una fuente respetable estima una población judía máxima de 300.000 durante el período otomano tardío). El persistente ha provocado que muchos jóvenes se vayan a Israel y, en los últimos años, grupos islamistas han protestado fuera de las sinagogas de Estambul, responsabilizando a la comunidad judía turca. para episodios de violencia creciente entre israelíes y palestinos Según Bencoya, muchos de los judíos del país simplemente se fueron en busca de un futuro económico mejor, y agregó que los miembros más ricos de la comunidad se han quedado.

A pesar de no tener más de 1.000, la comunidad judía de Esmirna es la segunda más grande de Turquía, como resultado de su papel histórico como ciudad portuaria fundamental y centro comercial. Sin embargo, las congregaciones todavía están activas en tres de las sinagogas intactas en Kemeraltı: Signora Geveret, Algazi y Shalom, además de la Bet Israel en el vecindario de Karataş.

La cultura y la cocina judía sefardí han dejado su huella en la ciudad, y el refrigerio característico de İzmir es el boyoz (etimológicamente vinculado a los bollos de América Latina), un hojaldre salado del tamaño de un puño que se sirve en carritos por toda la ciudad y que combina bien con las rebanadas. de huevo cocido rociado con pimienta negra. El fallecido cantante Darío Moreno, que nació en una provincia vecina y creció en Esmirna como huérfano, sigue siendo uno de los artistas más emblemáticos de la ciudad.

La Portekiz, construida por judíos sefardíes de Portugal a principios del siglo XVII, funciona hoy como museo. Ha sido completamente restaurada, aunque la estructura fue destruida casi por completo por un incendio en 1976. Justo al otro lado de la avenida principal se encuentra la antigua Ágora de Esmirna, construida en la época romana en el siglo IV a. C. y excavada en 1933, solo 10 años después de la establecimiento de la república turca.

En la esquina del ágora se encuentra la casa restaurada del infame Sabbatai Zevi, un rabino que afirmó ser el mesías y atrajo la ira de judíos y musulmanes otomanos por igual. Sin embargo, reunió a un gran número de seguidores, cuyo centro se convirtió en la de Portugal. Asociado con judíos conversos al Islam que históricamente mantuvieron su fe en secreto, el término «Sabbatai» todavía se encuentra en la retórica de los expertos islamistas en Turquía que lo emplean como un tropo antisemita cuando atacan a sus oponentes.

La Forasteros es una de las que acaba de ser vaciada de toneladas de escombros por el derrumbe del techo. Encuentro un pequeño trozo de papel impreso en ladino metido en un hueco de una de las viejas paredes, que están intrincadamente diseñadas con ladrillos de la época otomana media y se enorgullecen en medio de la ausencia de cualquier interior. Se lo muestro a Bencoya, quien lo coloca en una grieta en otra pared junto a un pequeño fragmento de texto hebreo.

Inmediatamente al lado se encuentra la Signora Giveret, construida en el siglo XVI y todavía en buen estado gracias a su pequeña pero activa congregación. El patio y el jardín son impresionantes, con palmeras, árboles frutales y grandes franjas de hiedra. Ubicada en la misma área, la Etz Hayim estaba al borde del colapso, pero fue estabilizada y restaurada en 2019 luego de una subvención del Fondo del Embajador de EE. UU. Se cree que Etz Hayim es la más antigua de la ciudad, que se remonta a la época bizantina.

Synagogue Street, o mercado de la sinagoga, como lo llamó Bencoya, conserva ciertas tradiciones que se remontan al pasado cosmopolita de İzmir. En aquellos días, los judíos salían con sus kipá mientras los vendedores del mercado gritaban qué productos vendían en ladino, griego, armenio y turco. Hoy solo se escucha el turco, y los judíos de Esmirna ya no viven en Kemeraltı, sino principalmente en el distrito cercano de Alsancak.

Los comerciantes y hoteleros de la zona están a favor de su restauración, lamentando el destartalado entorno y el hecho de que la mayor parte del mercado está oscuro como boca de lobo por la noche, lo que asusta a los turistas. “Los vecinos musulmanes sienten que sucederá algo importante en el barrio. Por lo general, se muestran empáticos con el proyecto ”, dice Bencoya.

Algunos involucrados con el turismo en la zona quieren limpiar la calle y liberarla de los vendedores de carne de órganos y pescado maloliente, pero Bencoya cree que debería permanecer como está. A tiro de piedra se encuentra una pequeña tienda propiedad de Rafael Palombo, el último vendedor de caviar judío de la ciudad. Estuvo cerrado durante mi visita, pero el número de Palombo estaba escrito en una nota en la ventana para los clientes interesados. En medio del caos y los aromas abrumadores de Synagogue Street, uno podría pasar un tiempo considerable allí sin darse cuenta de que hay nueve sinagogas en el área inmediata. Pero ahí están, de pie como lo han hecho durante siglos, ocultos a la vista.

El guardián de İzmir

POR PAUL BENJAMIN OSTERLUND
periodista y escritor independiente afincado en Estambul.
Fuente: Tablemag 03 DE ENERO DE 2022
Traducción libre de eSefarad.com
FuenteEsefarad

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUn Gigante
Artículo siguienteGoogle compra otra compañía Israel