Diario Judío México - Como ser humano, mujer y filósofa, generalmente trato de buscarle una explicación a todo lo que acontece a mí alrededor, desde la cosa o situación más pequeña, hasta la más grande y considero que esto se debe en cierto grado, a mi formación o deformación profesional.

Sin embargo, cuando pretendo entender porque el Ser Humano en diferentes etapas del desarrollo del Mundo y su evolución, se empeña en hacerle daño a otros de sus congéneres, hasta el punto de excluirlos y exterminarlos, no logro más que articular las palabras de Cicerón, ese gran político, filósofo, jurista y escritor romano que dijo, muy sabiamente lo siguiente:

“El hombre condena cuando no entiende”. Y tenía toda la razón, porque la ignorancia es la peor consejera de todo Ser Humano y más, al juzgar, perseguir y condenar a todos aquellos que no sean iguales o constituyan, el común denominador dentro una sociedad determinada; en la cual lamentablemente, un porcentaje de personas se conforman solo con la primera impresión, ésa que no nos dice nada y menos, nos sirve de referente contextual de quien es realmente el otro, el que tenemos al frente y que además, guarda en su interior, vivencias propias, una crianza particular, anhelos, proyectos; en fin, su acervo cósmico, un lugar aquí en la tierra al igual que el nuestro, su misión en la vida, su propio destino.

Por ello, es que hoy quiero hacer referencia al respeto y tolerancia que estamos en la obligación de ejercer, hacia los demás hijos y creaciones de Di-s que pertenecen a las comunidades LGTBIQ, después de una fuerte campaña política en Costa Rica, por la lucha y reconocimiento hacia los Derechos Humanos de todas y todos los costarricenses; sin importar la orientación sexual o identidad de género con que se reconozcan, se sientan en paz o más cómodos. Ya que nadie es quien, para cuestionar como se debe ver o sentir, otro Ser Humano, ante los designios e intenciones del Creador de todos nosotros, llámese como se llame y desde el punto de vista de cualquier fe o religión.

La historia de vida que brevemente expondré, es la de un joven Superviviente de la discriminación y cero tolerancia, por reconocerse abiertamente homosexual desde su infancia, no traicionando su verdadera identidad; la cual, lo llevo a salir de Costa Rica en el pasado a muy temprana edad, buscando un lugar donde ser aceptado y valorado como Ser Humano, sin más. Y que en la actualidad, vive una vida plena, llena de paz y aceptación social, alejado de lo que un día fue para él, un mal sueño en Costa Rica, pero que hoy, es ejemplo de vida y amor hacia el prójimo, más allá de todo.

El presente y futuro para las comunidades minoritarias como las integradas por personas sexualmente diversas, está cambiando, dado pasos gigantes en cuanto a reconocer sus derechos y deberes, dentro de un marco jurídico de igualdad y respeto mutuo. No solo abanderado por sus propios representantes, sino también, por todos aquellos que de una u otra forma, hemos conocido su realidad de vida, sin una mirada prejuiciada por ninguna doble moral o estigma.

Por tanto, considero que éste activista pro Derechos Humanos y locutor radial en Portland Oregon, USA, es un ejemplo de Sobrevivencia en el sentido de cómo alguien, golpeado por la indiferencia familiar y social, logró salir adelante y encontrar su lugar aquí en la tierra, ante las miradas de propios y extraños y los oídos atentos que cada día escuchan, sus relatos y vivencias como Ser Humano. Aconsejando a padres y madres de niños y niñas LGTBIQ, sobre como ayudarlos y orientándolos en lo que no deben hacer, con sus hijos, en el sentido de juzgarlos y reprimirlos ante una expresión de sexualidad o género, con la que se sienten más identificados; sin que medie, ningún factor ajeno a su círculo familiar y en beneficio de su propia salud mental.

La historia de Aiden Vargas, es impresionante y además le podría quitar el aliento a cualquiera y por ello también, Cristina Saralegui lo entrevisto en la década de los noventa en su programa de televisión. No solo por la dureza de las situaciones que tuvo que sufrir desde muy temprana edad, en condiciones de abuso, carencias económicas e incluso, también salvajismo religioso, denominado por algunos como “terapia de conversión” que para los efectos prácticos y desde un punto de vista filosófico es impensable, ya que Usted, no puede convertirse en algo que no es.

Entonces, para lograr ser reconocido como lo que es y ha sido siempre, tuvo que pasar por mucho, generando en todo aquel que lo escucha, el hecho de cuestionarse las circunstancias más crudas que llevan a un joven LGTBIQ, a revelarse contra el Mundo, a drogarse, prostituirse e incluso hasta a atentar contra su propia vida, por no ser aceptado y respetado como persona.

Espero que éste artículo, sirva para concientizar a la población que no debemos juzgar a nadie, ya que eso, solo le compete al Creador o fuerza vital del Universo, si es que eres creyente y que al fin de cuentas es el Todo, pero también como pequeña partícula de Di-s que llevamos dentro, debemos ser luz, paz y también respeto…

Muchas gracias al Activista de Derechos Humanos y Locutor Radial, Aiden Vargas por compartir su historia de vida.
(Especial para el Diario Judío.com de México.)

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorJohn Womack: “Meade no usa el logo ni es priista. Impresionante. El PRI abandonó su propia marca”
Artículo siguienteRivlin le da la bienvenida al presidente de Panamá en su arribo a Israel
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.