Diario Judío México - Por años, los científicos han estudiado el comportamiento de los primates para determinar los orígenes de nuestra propia evolución; y han llegado a conclusiones que redefinen el concepto que los humanos tenemos de nuestro comportamiento.

 

Isabel Behncke es quien nos explica el resultado de sus observaciones y estudios sobre los bonobos y chimpancés. Las sociedades de estos primates en particular tienen estructuras jerárquicas verticales, agresivas y dominantes; nada diferente de otras especies, sin embargo, lo que las caracteriza es la manera de interactuar para mantener dicha jerarquía.

 

Aparentemente, lo que genera una buena convivencia entre los integrantes de la sociedad de primates es la confianza. Una sociedad que confía en sí misma es más funcional y no tiene conflictos, sin embargo, ¿cuál es el secreto de estos primates? Sencillamente es el juego.

 

Si los humanos pudiéramos jugar todo el tiempo, nuestra sociedad funcionaría de una manera mucho más ágil, mucho más fluida, y confiaríamos más en otros integrantes de la sociedad. Además, Behncke ha demostrado que los primates no solo generaron confianza en su sociedad, sino también empatía, lo que los hace más conscientes del estado de los demás. Algo que a los humanos no nos haría nada mal.

 

Isabel Behncke ha llevado a cabo estos estudios por años, y si los primates, que es de donde venimos, pueden vivir en sociedad de una manera armónica y organizada; no es posible que los humanos no hayamos podido lograrlo en tantos años de evolución. Hay que tomar en cuenta a los demás, hay que jugar más, hay que confiar más en la gente que nos rodea, pero, sobre todo, hay que ser más conscientes de las situaciones de los demás. Esto nos ayudará a ser mejores personas y, por ende, a generar una mejor vida en sociedad.

 

Revive la participación de Isabel Behncke en http://cdi.la/iy

 

No creas todo lo que piensas.

 

Andrés Roemer

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.