Diario Judío México - Con la extensión del terrorismo yihadista al seno de las sociedades occidentales, particularmente en Europa, sale cada vez más a relucir el miedo al miedo, entendiendo el origen etimológico de la palabra fobia. Así, lo que primero se apresuran a advertir los líderes políticos afectados es que no cunda la “islamofobia”, o sea, el odio y miedo irracional contra los musulmanes. Lo llamativo del caso es que generalmente realizan estas declaraciones justo después de atentados judeófobos (ataques a colegios hebreos, sinagogas, supermercados kosher o cualquier otro sitio de reunión distintivo), sin que en el continente se haya producido ninguna víctima mortal por islamofobia en los últimos 20 años.

Es decir, sus palabras van orientadas a pacificar a la comunidad de la que surgieron los agresores. Sería como si ante una oleada de crímenes de género contra mujeres, los políticos priorizaran la protección y respeto de los hombres. Nadie confunde la condena del machismo asesino con una discriminación masculina. Pero sí se habla (y mucho) de “islamofobia” cuando se refieren al legítimo, natural y positivo miedo al terror. En realidad, como comentan algunos expertos, la islamofobia no existe, ya que las fobias son miedos irracionales e infundados. Sirva de ejemplo la homofobia: el hecho de que alguien sea homosexual no supone amenaza alguna para los demás; o, en la xenofobia, el haber nacido en otro país; o en la judeofobia, practicar otra religión (incluso una sin ninguna aspiración “evangelizadora” que compita con la fe mayoritaria).

La sociedad actual no teme al , sino al islamismo, a la interpretación radical del Corán, su ley (sharía) y su precepto evangelizador (yihad). Por lo tanto, no se trataría de una “fobia” sino de un miedo justificado al terrorismo y la crueldad (ejemplificada en los famosos vídeos de decapitaciones), del mismo modo que el miedo a saltar de un avión en vuelo es racional, como lo es meterse en una jaula de víboras venenosas: no se trata ni de acrofobia ni de ofidiofobia. Las sociedades occidentales no sienten odio al mismo, sino miedo al islamismo. Ni siquiera en sociedades tan castigadas por esta última lacra como (que la sufre desde hace décadas bajo los nombres de Hamás y Hezbolá) la islamofobia es un fenómeno significativo. Sirva de ejemplo que, después de 48 años de reunificación de Jerusalén, la gestión de la Explanada de las Mezquitas (situada nada menos que en los terrenos donde estuvo el Templo de Salomón y su Sancta Santorum) sigue a cargo del Waqf, la autoridad musulmana (situada en Jordania) que controla los santos lugares de esa fe en la capital de .

En cuanto a los islamistas, hay quienes proponen una falsa diferencia entre los moderados y los radicales, cuya frontera es la misma delgada línea que separa al “autor intelectual” del “autor material” de un atentado. El objetivo de ambos es obtener “respeto” por la fuerza, infundiendo terror como medida extrema del miedo, igual que los agresores y maltratadores de este mundo, a los que tenemos no sólo el derecho de temer y odiar, sino la obligación moral de erradicar con todas las armas a nuestro alcance, sin amedrentarnos y –mucho menos- convertirlos a ellos en las víctimas.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior¿Derechos Humanos o Cinismo?
Artículo siguienteHasta que la muerte los separe
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.