Diario Judío México - El título de este artículo contiene una pregunta que, a menudo, se escucha cuando la conversación gira en torno al tema del activismo terrorista de militantes del fanatizado. Entre tantos nombres de agrupaciones dedicadas a realizar los más inimaginables y macabros actos de violencia asesina contra los presuntos “herejes, infieles, apóstatas y enemigos del ” resulta a menudo confuso el panorama de quién pertenece a qué rama de esta religión y en qué se oponen y en qué coinciden tales distintas organizaciones.

Un dato esencial al respecto es que de los 1,500 millones de musulmanes que hay en el mundo, aproximadamente cuatro quintas partes de ellos se identifican como sunitas y una quinta parte como chiitas. Esta división, que se remonta a la época posterior a la muerte del profeta Mahoma, y que detonó por la disputa acerca de quién debía heredar el supremo mando religioso y militar de la “Uhma” o Comunidad de los Creyentes, generó una fractura que se manifestó en distintos desarrollos doctrinales e interpretativos del texto coránico, lo mismo que en rituales y veneración de héroes y líderes religiosos diferenciados.

Grandes regiones del mundo musulmán, tanto árabe como no árabe, son homogéneamente sunitas. Naciones como Arabia Saudita, los Emiratos, Qatar, Egipto, Jordania, Libia, Túnez, Palestina, Indonesia, Malasia, Afganistán, Pakistán y Turquía, tienen una población predominantemente identificada con el sunismo, al igual como sucede con los millones de musulmanes que viven en India, China o Filipinas. Por otra parte, Irán, que no es árabe sino de tradición persa, es totalmente chiita, al tiempo que Irak y Líbano poseen población mixta donde los chiitas son mayoría, pero con considerable población sunita. De hecho, el que Saddam Hussein como dictador iraquí fuera un sunita que gobernaba con un claro sesgo opresivo y discriminatorio contra la mayoría chiita, fue, y ha seguido siendo, un factor de peso en las turbulencias de ese país, tanto antes como después de su derrocamiento.

Ahora bien, la inmensa mayoría de los 1,500 millones de musulmanes, —tanto sunitas como chiitas— no se adhiere a las visiones extremas de los islamistas radicales. Sin embargo, el segmento ciertamente minoritario pero muy activo que sí lo hace y cuya visibilidad en las últimas tres décadas ha crecido notablemente, se ubica tanto en el sunismo como en el chiismo. El brutal activismo terrorista y su exportación a distintas regiones provienen por igual de ambas corrientes. Así, el Irán de los ayatolas lo practica mediante fuerzas propias y las que patrocina en otros ámbitos chiitas como es el caso del Hezbolá, agrupación libanesa apoyada y abastecida por Teherán para la realización de actos terroristas, uno de cuyos ejemplos fue el bombazo al edificio de la AMIA en Argentina, en 1994, y a la embajada israelí en Buenos Aires, en 1992.

En el caso sunita, destacan por supuesto, Al-Qaeda, cuyas fechorías son bien conocidas, lo mismo que Boko Haram de Nigeria, Al-Shabab de Somalia, y el ISIS o Estado Islámico actualmente foco de una arrasadora campaña militar que se ha caracterizado por su salvajismo y su locura dirigidos por igual contra musulmanes chiitas o contra “infieles” pertenecientes a otras religiones (cristianos, yazidíes, o cualquier otra denominación distinta a la que ellos presumen como la única poseedora de la verdad emanada de Dios). En síntesis, el es una gran casa que alberga a muchísimos millones de fieles que no comulgan con el fanatismo de sus correligionarios radicales, los cuales están incrustados, por desgracia, tanto en el seno del sunismo como del chiismo. Y no cabe duda de que es en los grandes conglomerados musulmanes, caracterizados por su moderación, donde recae, en primer término, la necesidad y la misión de neutralizar a los fanáticos que pretenden apoderarse de la cara oficial del .

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSenadores a Irán: El acuerdo nuclear podría expirar cuando Obama se vaya
Artículo siguiente¿Día de la mujer?
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.