Diario Judío México - Las celebraciones de un nuevo aniversario de la independencia de Israel sirven también para hacer balance de sus logros y metas por alcanzar. Por ejemplo, en las primeras décadas de existencia, la moneda oficial, la lira israelí, aún denotaba en su nombre la rémora del Mandato Británico (cuya moneda era y sigue siendo la lira esterlina). Cuando llegó la hora de revisar su valor, también cambió de nombre por el bíblico de shékel, que significa peso, lo que además de con las fuentes hebreas, lo vincula con la etimología de otras unidades monetarias en el mundo. El devenir de la economía planteó con el tiempo la emisión de una nueva moneda, la actual, que simplemente se llamó shékel jadásh, nuevo shékel.

En el hebreo actual suelen abundar las siglas, como en tantos otros idiomas, pero con la particularidad que, dada la ausencia gráfica de las vocales, cualquier combinación de iniciales permite articular una palabra pronunciable. Por explicarlo mejor: si en español para referirnos al IRPF (Impuesto de la Renta a las Personas Físicas) pronunciamos “ierepeefe”, en hebreo, las iniciales de SHékel Jadásh (los sonidos SH y J) se enlazan sin problemas con una vocal tácita (a), dando lugar a “shaj”. Da la casualidad que la misma combinación de letras y sonidos significa ajedrez. En realidad, el fonema shaj ha pasado también al español transformado en “jaque”.

¿Cómo se diferencian ambas palabras al escribirse? Todas las siglas en hebreo llevan delante de la letra final un doble apóstrofo, aunque con el tiempo a veces lo pierden y se transforman en palabras autónomas (como es el caso de “shadar”, originalmente siglas de “shlujé de rabanan”, enviado del rabino en arameo, que hoy día significa emisario y da lugar al verbo emitir al referirse, por ejemplo, a la radio o la televisión). Lo llamativo del caso es que el uso de “shaj” para el ajedrez llega al hebreo desde el árabe, que a su vez lo toma del persa, en el que designa al rey o jefe. ¿Os suena lo del shá de Persia? En inglés lo escriben shah, y es la misma fuente de la que deriva en árabe “sheij”, que pasa al español convertido en “jeque”.

De modo que no es casualidad que jeque y jaque suenen parecido, sino que, en definitiva, significan lo mismo: el que manda y la amenaza a la pieza que lo representa en el tablero de ajedrez. En hebreo pronunciado se añade a esta pluralidad semántica la unidad monetaria. Y dado que, como decía el poeta español Francisco de Quevedo “poderoso caballero es Don Dinero”, en Israel hoy día manda el “shaj”, el jeque, el shá. Como en cualquier lugar del mundo, el objetivo del juego es arrinconarlo y dominar sus movimientos, sólo que en hebreo resulta lingüísticamente coincidente con el ejercicio del poder. Puede parecer injusto, pero resulta bastante más divertido que una partida en la que sólo hay peones, y en la que siempre habrá alguno que deje el sacrificio para los demás y corra hasta la última fila para coronarse.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorA los 90 años, un sobreviviente del Holocausto continúa realizando la ceremonia de Brit Milá
Artículo siguienteLas diez mejores cosas para hacer en Tel Aviv durante Eurovisión
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.