Le llegó la hora a la justicia israelí. No hay manera de escaparse y tiene que decidir. O se aplica la misma ley para todos, u, oficialmente se confirma que el estado judío es racista.

Como se recordará, Muhammad Abu Khdeir, palestino de 12 años de edad y residente de Jerusalén, fue raptado, asesinado y quemado vivo el 2 de julio de 2014.

Tras investigaciones de la policía y servicios de seguridad, tres terroristas judíos fueron detenidos y acusados en tribunales israelíes que los declararon culpables con penas de cadena perpetua.

Basándose en las nuevas normas de lucha contra el terrorismo, impuestas por las autoridades militares con apoyo del poder judicial israelí, la familia de joven Muhammad se dirigió al Moshe Yaalon, Ministro de Defensa de Israel en esos días, exigiendo la demolición de las viviendas de los tres terroristas judíos. El argumento: ecuanimidad con respecto a terroristas palestinos en condiciones similares.

La respuesta del ministro israelí fue suficiente para mostrar la hilacha racista que predomina en los pasillos del gobierno con apoyo de la mayoría de los judíos israelíes.

Para el ejecutivo judío, “hay una gran diferencia entre terror árabe en contra de judíos con respecto al terror de judíos en contra de árabes. Esa diferencia no justifica demoler casas de judíos terroristas. La diferencia sobrepasa toda imaginación, en la calidad de los atentados, en la cantidad, y principalmente a como se relaciona el elemento social circundante: reprobación generalizada entre judíos, conducta que no existe entre árabes”[1].

Todo quien está informado del acontecer de los grupos allegados a colonos judíos de Cisjordania, inclusive parcialmente, sabe muy bien de la dudosa veracidad de los argumentos expuestos. Seria suficiente mencionar el testimonio grabado del baile de un casamiento de miembros de esas hordas judías con armas del ejército en la mano acuchillando la foto del bebe de la familia palestina Dawabsheh, quemado vivo en julio 2015 por bombas molotov que terroristas judíos arrojaron en su casa[2].

Más aun y por encima de esas dudosas justificaciones, la mayor aberración de los argumentos oficiales israelíes es el resultado de la excepcionalidad que el moderno demanda ser reconocida como su derecho por todo el mundo.

Ningún sistema judicial que pretenda tener un mínimo de equidad puede fijar para el mismo crimen penalidad diferente, solo diferenciándola según la pertenencia étnica del acusado. Esa actitud le acredita al país el bochornoso adjetivo de racista.

Lamentablemente, Moshe Yaalon optó por este ignominioso camino en su respuesta negativa a la solicitud de la familia Abu Khdeir.

Recurriendo al último baluarte israelí en defensa de los derechos humanos, la familia Abu Khdeir apeló hoy ante el Supremo Tribunal de Justicia[3]. En el Estado Judío, los valores básicos del están en el banquillo de los acusados.

Paradójicamente, el habría sobrellevado exitosamente este desafío si el alto tribunal acepta la demanda y se demuelen las viviendas de los tres terroristas judíos, o, alternativamente, borran esta penalidad del código para toda la población, sin ninguna diferencia étnica.

Si la instancia mayor de la justicia del Estado Judío concuerda con la superfluidad de la disuasión a los judíos, autorizando la demolición de viviendas de terroristas palestinos y no la de sus homólogos judíos, entonces no se podrá evitar que una gran pancarta de vueltas al mundo

JUDAISMO = RACISMO

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

[1] “Respuesta del Ministro de Defensa a familia Abu Khdeir”, Maariv, 2-7-14.

[2] “Festejos en casamiento de la extrema derecha judía”, Canal 10, 23-12-15.

[3] “Familia Abu Khdeir apeló ante la Suprema Corte”, Canal 10, 6-7-16

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorNetanyahu: la ONU "falló" en Ruanda al no impedir el genocidio
Artículo siguienteIsrael y Etiopía acuerdan impulsar sus relaciones bilaterales
Argentino de 65 años y vivo en Israel desde 1973.Licenciado en Economía de Argentina.Prolongada vinculación con la agricultura de Israel, incluyendo proyectos en diferentes países del mundo.Actualmente asesor inmobiliario en la empresa Anglo-Saxon Raanana.Guía de turismo en la ciudad de Tel Aviv (Hobby).Disertante de actualidad israelí a grupos de habla española.Creador del Blog "Ojalá me equivoque" ( http://daniel.kupervaser.com/blog/ ) donde trato de exponer mis puntos de vista como sionista respecto de lo que considero el camino erróneo que transita Israel y el judaísmo del mundo en los últimos años.