Este año se cumplieron 60 años del comienzo del célebre juicio a en Jerusalem. La oportunidad se brinda para abordar facetas prácticamente desconocidas del mismo, dada la  documentación que salió a luz tanto en Alemania como en con posterioridad al juicio y en especial  en todo lo relacionado al rol desempeñando por Alemania Occidental de entonces en  los emprendimientos nucleares de Israel.

A tales efectos, me baso fundamentalmente  en el excelente libro El Horno y el Reactor, Trastiendas del Juicio a Eichmann, escito  por Ora Herman  editado en idioma  hebreo por la Editorial Hakibutz Hameujad y que viera la luz hace un par de años.Su autora es una periodista que durante años trabajó en la Radio Estatal de y realizó numerosos programas y estudios relacionados con el Holocausto.Obivamente las reflexiones en esta nota son a título personal.

Hay que ubicarse en el marco histórico en que comienza el antedicho juicio. La guerra fría entre Occidente y el Bloque Soviético estaba en su punto álgico y particularmente eran tensas las relaciones entre Alemania Occidental y Alemania Oriental .

En este contexto, Alemania Occidental percibió el Juicio a Eichmann en tanto peligro concreto e inmediato para su seguridad e incluso existencia.Bonn temía  que en caso de que fuera atacada por la Unión Soviética, nadie saldría a defender su existencia e integridad territorial , habida cuenta  que el Juicio a Eichmann pondría en descubierto que  miles   de alemanes y austríacos  nazis o de un pasado nazi, encontraron asilo en su seno y  muchos de ellos detentaban altos cargos de su aparato gubernamental.

Particularmente le preocupó al Gobierno de Bonn la posibilidad de que se invocara en el juicio el nombre de Hans Globke, redactor de las Leyes de Nurenberg, Asesor Jurídico del Ministerio del Interior del régimen nazi y posteriormente en los años 60 del siglo anterior, mano derecha del Canciller de Alemania Occidental Konrad Adenauer.

El temor llegó a tal extremo que dos meses previo al comienzo del juicio, Adenauer envió a un alto funcionario de su Servicio de Inteligencia rotulado Rolf Vogel bajo la apariencia de un periodista, quien apeló a múltiples vías  para proteger a Hans Globke.Según el cotidiano alemán  Der Shpiguel, Vogel con la colaboración de un fotógrafo del cotidiano alemán  Bild, se apropió de una  importante documentación que estaba en un  hotel de Jerusalén y perteneciente a  Friderich Kauk, un periodista de Alemania Oriental  que llegó a Jerusalén durante el juicio a Eichmann, con el propósito de   poner en descubierto los antecedentes nazis de Hans Globke y otras figuras de primer orden del  Gobierno de Bonn.

                                             EL DILEMA DE

Desde una perspectiva israelí, hay que ubicarse en el contexto histórico de la época. Con fronteras vulnerables(anteriores a la Guerra de los Seis Días), rodeado de vecinos que abogaban por su total destrucción-los acuerdos de paz con Egipto y Jordania se suscribieron años después-, una economía  a la sazón de dimensiones limitadas, la ayuda económica y militar proveniente del exterior se tornaba vital e imprescindible para asegurar su existencia.En este contexto,  temía fundamentalmente que el Juicio a Eichmann y sus secuelas podían afectar el respaldo financiero de Alemania Occidental  a las plantas nucleares de Najal Sorek y Dimona .En la documentación de los años 60 del siglo anterior de los Servicios de Inteligencia de Alemania Occidental,  aflora nítidamente que Alemania Occidental a través de Hans Globke (mano derecha del Canciller Adenauer como se señaló) prestó ayuda a para la conformación de sus emprendimientos nucleares, así como la  venta de armas y un préstamo al desarrollo económico  a la zona del Neguev, que en los hechos configuró un respaldo concreto para el desarrollo de la planta nuclear de Dimona. El mismo Globke se encargaría de aclarar que todo ello  cristalizaría una vez finalizado el Juicio a Eichmann.

En realidad no tenía muchas opciones. El bloque soviético que en el pasado  desempeño un importante rol en el nacimiento del Estado de Israel, había modificado sustancialmente su postura convirtiéndose-entre otras- en  un importante proveedor de armamento a Egipto y a Siria.

Dos  tópicos interesantes a señalar. De la documentación emanada del  Ministerio del Interior de Argentina, se desprende que este último país  proporcionó uranio tanto a Alemania como a para sus respectivos emprendimientos. En segundo término, y Alemania Occidental entablaron relaciones diplomáticas en Marzo de 1965, es decir, cuatro años después de iniciado el  juicio a Eichmann.

Finalmente  Globke no fue convocado a testimoniar en el juicio a Eichmann  y su nombre  no fue invocado  ni por la Fiscalía ni por el Imputado y su abogado. No hubo necesidad. Los numerosos, contundentes y por momentos desgarradores testimonios de los Sobrevivientes del Holocausto así como otras fehacientes pruebas aportadas hicieron lo suyo.

En su biografía sobre Ben Gurión ,Shimón Peres  recalca el  dilema a que se enfrentó el entonces Primer Ministro de .Entendió con mucha pupila que el Juicio a Eichmann debía entablarse no sólo por un deber histórico, sino porque crearía en la sociedad israelí  conciencia de  una  mejor  aproximación al Holocausto judío. Pero de igual modo, tuvo la visión de proyectarse al futuro y percibir que  particularmente la erección de la planta nuclear de Dimona, conformaba una nueva  defensa para evitar que se perpetre  un nuevo holocausto, esta vez en la Tierra de Israel. 

En perspectiva histórica, ambos cometidos se plasmaron. Se puede compartir o disentir con la concepción de mundo de Ben Gurión, la política  y resoluciones de sus distintos  gobiernos en tal o cual espacio, pero  en este caso al igual que en trascendentes  decisiones relacionadas con el nacimiento y desarrollo del Estado de Israel , afloró  nuevamente su perfil de gran estadista.

                                                  

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior2 de julio de 2016: Fallece Elie Wiesel, sobreviviente del Holocausto, Premio Nobel de la Paz, una de las personalidades judías más reconocidas del Siglo XX
Artículo siguienteAndalucía, a la conquista del mundo con nuevos sabores
El Dr. Israel Jamitovsky nació en Montevideo, Uruguay y se radicó en Israel en 1973. Egrsado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de la República de Montevideo, revalidó su título de Abogado en Israel en 1975 y en 1991 obtuvo el de Notario. En la actualidad preside la Comisión de Ética de la Organización Latinoamericana en Israel. Desde 1982 participó en encuentros judeo-cristianos con intelectuales españoles que se celebraron en España e Israel respectivamente durante cuatro décadas a partir del año 1974.Desde 1999, presidió la comisión israelí que organizó dichos eventos. En el pasado, se contó entre los fundadores de la Liga de Amistad Israel-Uruguay, y amén de su actividad profesional, dirigió en Israel durante 22 años la revista Diálogo, revista de cultura bianual editada en castellano en Israel por el Departamento de Dor Haemshej de la Organización Sionista Mundial. Fue miembro del Tribunal de Apelaciones en demandas promovidas por Sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes, en relación a seguros de vida en la época del Holocausto contra la Compañía de Seguros Generali.