En akeyos dias, el lechero no era una persona ke traiya bokales de leche a la puerta, kada demanyana. Era un vendedor ambulante ke vendia leche de dos resipientes ke estavan kargados uno en kada lado de un kavayo. Por kualkera razon, el animal era siempre un kavayo, i no un azniko, ke servia para todo.

Este lechero en partikolar, kada dia anonsava su prezensia en la mahalle (el kuartier) en gritando en boz alta, “I LECHEEE!”. Un dia, un ombre viene kon su djarro para ke se lo incha de leche, komo era su uzo desde munchos anyos; ma esta vez, despues de pagarle, ezito un poko i le demando:

-Dime, deke vas gritando kada vez “i leche” a lugar de solamente “leche’?

Kon un ayre lo ke ay de mas natural, el vendedor le responde:

“De ke? Por ke lo mas es agua, ma kontiene i leche tambien.”

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorA nuclear Iran isn’t just Israel’s problem
Artículo siguienteExtrême droite et Iran : le grand amour