Diario Judío México - No todos somos concientes hoy de la extraordinaria y profunda riqueza que representa el legado milenario del pero en estos tiempos de acelerados avances tecnológicos y científicos, corremos el gran riesgo que dicho contenido quede escondido y desaprovechado en la vorágine cotidiana al mismo pueblo judío y a la humanidad toda.

El gran desafío de esta época es su oportuno rescate, su fiel conservación y fundamentalmente volcarlo adecuadamente a amplios sectores de una población judía que vive completamente alejada de la vida judía por carencia de motivaciones o de conocimientos.

Es necesario fortalecer y aumentar la accesibilidad a la educación, la cultura y la difusión de estos valores Judaicos en estos críticos momentos presentes donde prevalecen en nuestras sociedades la banalidad, el individualismo, el consumismo desenfrenado y la perdida de valores éticos y morales que en épocas no tan lejanas nos engrandecieron y enorgullecieron.

Debemos aumentar significativamente el acceso a la educación formal e informal, implementando revolucionarios planes de incentivos para los sectores que no puedan acceder a causa de su alejamiento de la vida judía y por motivos socioeconómicos ya que no podemos amar lo que no podemos llegar a vivenciar y a conocer.

Es importante atraer a todo el amplio y valioso espectro de intelectuales y profesionales judíos que en la actualidad están aportando maravillosamente a la sociedad en todos los campos del quehacer nacional a la participación institucional judía y a la vida comunitaria en general para que fortalezcan las bases donde se asentaría la vida judía de nuestras próximas generaciones.

Hoy disponemos del privilegio de poder trasmitir nuestro legado a través de la utilización de las exitosas tecnologías vigentes y de los novedosos y actualizados métodos pedagógicos como conferencias, debates, talleres vivenciales, etc. pero fortalecidos y complementados por la adecuada utilización de los espacios virtuales como son las redes sociales que nos aporta hoy Internet (Factbook, Twister, Youtube, etc.).

El desafío del presente es conseguir que este legado no quede escondido en recónditos e inaccesibles museos sino que se vea volcado adecuadamente a las jóvenes generaciones de la población judía y de la comunidad en general.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSakrifisyos, (En Djudeo-Espanyol)
Artículo siguienteThe ancient art of Jewish storytelling gets a reboot, (In Yiddish)
Soy un ciudadano israeli, nacido y educado en la Republica Argentina. Estoy escribiendo para Ustedes en mi lengua madre, el español, desde la Tierra de Israel.

Del 25 de setiembre de 2002 hasta fines del 2003: Aliah a Israel y lugar de residencia en Kiriat Bialik, al norte de la Ciudad de Haifa. Cursos intensivos de idioma hebreo, Curso de perfeccionamiento en el Laboratorio de Bioquímica del Hospital Rambam de Haifa y reválida del titulo de Bioquímico ante el Ministerio de Salud de Israel.

Desde el primero de febrero de 2004 y hasta la actualidad: Bioquímico del Laboratorio de la Kupa Jolim Clalit en la ciudad de Haifa.Desde el 2006 y hasta la eternidad, autor de las conocidas y prestigiosas " Cartas desde Israel".