Diario Judío México -

Coincido que es una institución en vías de extinción, y no porque no crea en el amor, sino porque soy una realista que profundiza en las más diversas variables que se dan en los fenómenos de la pareja humana. Jugando con los números, la gente cercana a mí se encuentra en varios estados que van desde la soltería, pasando por la unión libre, probando si resulta antes de cualquier compromiso los que planean unirse, seguidos de los que ya se casaron, hasta llegar a los que ya se separaron y también los que prefieren vivir en pareja, pero cada quien en su propio lugar, y ésta es la nueva moda. ¡Qué ideas estoy dando!, ¡Dios mío!, ¡ejemplos indecorosos! Seamos honestos, todos hablamos de este nuevo fenómeno social, que no espanta a nadie, ni siquiera a los hijos, que en muchos casos se ven afectados por estas formas de familia moderna.

Es un tema que me apasiona desde que tengo uso de razón. Desde niña observaba la relación de mis propios padres y francamente me eran incongruentes muchas cosas. A eso, habría que sumar que como única mujer entre puros varones, conocía algunas de las debilidades de ellos y de papá… eso está para Freud, lo sé.

Sin embargo, no quise formarme una hipótesis que pudiera perjudicar mi vida de mujer, sumado a estos prejuicios se encuentra mi propia experiencia y, peor aún, la opinión de las mujeres cercanas a mí, resultado de una realidad.

Me decía una connotada abogada, que los grupos feministas tienen tanto éxito porque las mujeres se complementan más entre sí mismas que en nuestras relaciones con los honorables caballeros. Mencionaba que lo único que buscan ellos en nosotras, es satisfacer sus instintos, además, muchos ni siquiera sabían hacerlo bien porque no conocen las partes genuinas de la mujer. A veces me hacen reír tanto esos comentarios, hechos además en una forma tan enérgica y contundente, que sin tratar de esconder mi asombro, prefiero compartirlo en estos párrafos con ustedes, y si mis lectores más asiduos estadísticamente son caballeros en un 95% (dato tomado de los correos que recibo), temo que mis comentarios no serán de su total agrado al tener el peligro de herir algunas susceptibilidades, mas no es la intención.

“Los antiguos valores que se idolatraban se han perdido…
quizá ahora sea el momento de replantearse la existencia.”
(Battousai, el asesino).

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Estimada Perengana,
    Efectivamente los valores quiza se hayan perdido, pero los tiempos tambien han cambiado!, y quien sabe si para bien!, veras !
    No es lo mismo el tiempo de los atriarcas, nuestra generacion ( ya soy abuelo ) que la actual generacion, especialmente despues de la era de la pildora!
    Lo que es y debe ser escque la " familia" como institucion derivada de un acuerdo ( segun Yo) entre un hombre y una mujer! ( aunque ahora surja aquella premisa de matrimonio entre mismo sexo, a cal Yo en particular no estoy de acuerdo)
    La familia es la celula principal de una nacion, mientras exista esta nocion, la nacion tendra caracteristicas de unidad, La no identificacion familiar, deriva en un caos emocional, aunque la madre siempre tendra el sentimiento protector que aun entre los a imales se observa! Pero, no somos animales!, si podemos ENCONTRAR a la pareja ideal, a quie nos ENTREGUEMOS en eeste tiempo nuestro, quiza se encuentre valor mayor que una simple relacion sexual!, la diferencia es comunicacion y RESPETO, tanto a la pareja como a los hijos!,y para ello efectivamente se necesita cultura, no calentura, ni infatuacion y eso solo quiza se adquiera en una sociedad mas culta, que es lo que nuestra sociedad no tiene, quiza la relacion economica a haya subyugado, con las exigencias del tiempo!,
    Quiza entendiendo lo que es Alteridad, podramos acercanos a esacexpresion de unidad familiar, que es basica para formar una NACION Sana!,
    Sin familia no hay sociedad,!, y la realcion de mis tiempos no es igual a la actual, de libertades que llagan a librtinajes, sin ser mojigato!,
    Efectivamentevel matrimonio, como la cultura y tiempos DEBEN ser actualizados , si pero dentro del marco del desarrollo actualizado en todos sus aspectos,
    Madre es siempre la directriz, el Padre pudiese ser eventual, eso seria una relacion animal!,

Deja tu Comentario

Artículo anteriorYa hay entrega a domicilio de KFC a Gaza (¡desde Egipto!)
Artículo siguienteEl Rey de Marruecos financia la renovación del cementerio judío de Cabo Verde (en Inglés)
Perengana es una incógnita, inconcebible acerca de lo que es una mujer del siglo XXI, no sabe lo que quiere, lo que busca, pero ha leído mucho y tiene algunas opiniones que a veces causan risa, otras angustia por lo que describe acerca de la vida y las relaciones. No es optimista ni pesimista ya que no cree en nada, pero tiene la gran ilusión de saber que existe algo muy poderoso que tampoco ha sabido traducir. Ha escrito muchos artículos desde su seudónimo, ese quizás sea su máximo atractivo, porque la imaginación del lector vuela en un ejercicio de auto conocimiento gracias a sus palabras.