Lo que antaño llamaban melancolía hoy lo llaman depresión y dicen que se cura con Prosac. La abuelas decían que ese decaimiento, con su manto de negrura, se curaba con una cataplasma de Centenarios que, ponía eufórico y hacía desvanecer las tinieblas que cubrían al melancólico. Hoy, el precio de estas monedas con treinta y siete y medio gramos de oro puro anda por los cielos, y si pretende curarse se deprimirá aún más.

Tramafato recibió no centenarios sino una supercataplasma de dólares con la venta de la Isla de Tejavanes. Dólares que aún no estaban tan devaluados y lo elevaron a la euforia, después de su depresión por su ruptura con Amorita, su derrota en Tejavanes y el intento por derrocarlo.

Y meses después lo hizo flotar más alto el préstamo-donación de millones de dólares, impulsado por los norteamericanos con su "Plan Marshall", para que Jodonia no se volviera otra Cuba, después de que el ciclón Cunegunda arrasó la isla sembrando destrucción y muerte entre los pobres.

Y, fue este préstamo para beneficiar a la población pobre, el que provocó las primeras manifestaciones contra el tirano Tramafato. Este, después de haber aplacado a sus rivales gracias al rearme de sus "leales hasta morir", reconciliado con su esposa y consejera y en posesión de una enorme suma de dinero, sintió que podía hacer o realizar lo que se le pegara la gana (eso no significa que los anteriores presidentes no lo hicieran). Pero él y Amorita adoptaron una postura "Faraónica", que ofendió a los poderosos de otros clanes.

Me escribe Barbalila: No se si fue el Impuesto al Valor Agregado (IVA) o el mal empleo del dinero del "Plan Marshall", que era para los damnificados, lo que levantó la ola de protestas populares, algo no visto en Jodonia.

El tirano pensó que las protestas habían sido promovidas por el clan de los Paseo y los yankis creyeron que fueron instigadas por agentes castristas. Pero pronto se vio que no era ni lo uno ni lo otro y, sin apoyo exterior, la represión fue fácil e incruenta. Unos cabecillas fueron golpeados y puestos en prisión, otros se refugiaron en legaciones que abrieron sus puertas y se exiliaron (fue mi caso, relata Barbalila) y los demás fueron simplemente amonestados. Una intensa campaña en los medios pronto aplacó y adormiló a la población y todo se olvidó. Hoy día, algunos participantes menores, desean revestir estas manifestaciones de inaudito heroísmo (sus razones tendrán).

¿Dónde fueron a parar los dineros dados por los norteamericanos?

Barbalila, gracias a sus informantes doña Greta, Graco y míster Aladar, hace la siguiente reconstrucción de hechos:

Tramafato y Amorita, pensaron en construir algo que glorificara por siglos sus nombres. Ya estaba en proceso el Hospital Infantil "De Amorita con Amor". Tramafato ya planeaba un estadio que llevaría su nombre, cuando presentó su Ministro de Reconstrucción Nacional, Glutamo el proyecto del Complejo Marítimo Social Santa Carelia Curié, en unas bahías en la intendencia de Extremadura de León, al sur de la Isla. Un desarrollo turístico capaz de competir con Tejavanes, con lo que el tirano daría machetazo a caballo de espadas a Van Hoos, pues Jodonia tenía algo que Tejavanes no poseía: el aeropuerto construido por los yankis.

Amorita se opuso al proyecto pues Glutamo le era antipático, lo calificaba de nefasto personaje y se negaba hasta a mirarlo. Después de varias negativas para discutir el proyecto, en el palacio La Aurora, la presidenta recibió un paquete forrado con papel dorado y un moño de seda azul traído por un enviado de confianza de Glutamo. Cuando recelosa lo abrió frente a Greta encontró, para sorpresa suya, una caja de cartón llena de fajillas de billetes de cien dólares. La tapó de inmediato y corrió a mostrársela a su marido.

Dádivas ablandan peñas.

Glutamo fue invitado a almorzar a La Aurora, y fue recibido y atendido con grandes muestras de simpatía. Así, el área que abarcaría el polo turístico, proyectado en terrenos de la familia de Glutamo, se cuadruplicó con tierras que aportaría la familia Subuteo. Se agregarían los centros comerciales y las marinas. Autorizándose doscientas casitas para los lugareños y damnificados traídos de la zona norte, y que las comprarían pagando como renta en veinte años, tranquilizando así a los norteamericanos y a los isleños.

El Complejo Santa Carelia Curié fue un éxito desde el principio. Jodonia no tenía un lugar de veraneo. Se construyeron casas de lujo con este fin. Los más pudientes con sus mansiones compitiendo en ostentación y lujo, en el lugar de moda para vacacionar (el único). Los cabarets y bares, se multiplicaron y la cercanía a Nadajala, con su carretera pavimentada, propiciaron la presencia de los jóvenes los fines de semana y días feriados, excitados por la publicidad en las "páginas sociales" que tanto alientan el exhibicionismo y satisfacen sus ansias de figurar.

Se construyeron varios hoteles pequeños, además de tres de lujo y dos de cinco estrellas y ¡el colmo! uno de estos fue del holandés Van Hoos, el Milton Resort. Tramafato se enteró de quien era el propietario años después y no supo si reír, llorar o enfurecerse, sólo comentó: ¡Se nos coló por la ventana!

La relación con Glutamo se estrechó más cuando confesó a Amorita que su hijita padecía síndrome de Down, y que todo lo que acumulaba era para asegurar su futuro. Conmovió a la presidenta. Graco ingenuamente preguntó si los autos deportivos Jaguar y Ferrari, la motocicleta Haerley-Davidson, totalmente cromada y reconstruida y la residencia de tres pisos eran para la niña? Pero, fue ella la que inspiró a la presidenta a fundar con el ministro la Sociedad Amor al Impedido, anexa al Hospital de Amorita con Amor, y que ha recibido grandes donaciones de la alta sociedad jodonia y la simpatía y el apoyo del pueblo en general, y se ha ocupado de ayudar, instruir y dar trabajo a ciegos, retrasados y lisiados... dejando de paso altos réditos políticos y no pocos económicos.

Míster Charles P. Aladar no deja de repetir: ¡Es un milagro! ¡Es un milagro!! Santa Carelia Curié ha sido milagrosa, sus utilidades han impulsado el progreso (Míster Charles adquirió ciento cincuenta predios al iniciarse el desarrollo).

Sin aquellas portentosas utilidades no hubiera sido posible concluir el Estadio Tramafato, ni hubiera sido posible reunir a las familias rivales y animarlas a firmar la paz, para construir, asociadas con el tirano, el Jardín Festivo-Popular Paseo-Subuteo en Nadajala, para solaz y alivio del pueblo de Jodonia, al que a pesar de vivir en el trópico "el Sol no lo calienta", pero lo consuela el alcohol que sin límite les surten sus amos.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorGermán Venegas en el Museo de Arte Moderno
Artículo siguienteBerg y Thal, Revolucionarios del Alzheimer, Primera de dos partes