Entre las copas de vino de la Fiesta de las Matzot celebramos la figura esplendida del hombre valiente, generoso y visionario que llena la vida de los judíos al través de los milenios, que lucho denodadamente por la libertad y nos enseno a ser libres y responsables en y por el monoteísmo: Moisés.

Sigmund Freud, enfermo de cáncer y en el umbral de la muerte repiensa su ser, la integración de la identidad judía, su identidad tan maltratada por la historia; cómo y por qué surgió el monoteísmo judío y su fuerza arrolladora por los actos de Moisés: ¿Quién fue Moisés? Se pregunta y escribe su último libro: Moisés y la Religión Monoteísta, editado entre 1937 y 1939. Un libro escandaloso para judíos y no judíos.

Para Freud, Moisés, libertador y legislador del pueblo judío, no era judío sino egipcio por su cultura y su nacionalidad; imbuido por la vieja religión monoteísta del Dios Aton - introducida por Akenaton en el siglo XIV a.C. en Egipto- marginado por la tradición de los poderosos y el desinterés del pueblo entonces se perdía en el polvo del olvido; Moisés se dirigió a los judíos sometidos a la esclavitud para conducirlo fuera de Egipto para retomar en otro lugar y con otras personas la experiencia del monoteísmo.

Enseno a los judíos los hábitos de la arrogancia religiosa y el rigor consigo mismo, lo que una religión monoteísta exige de sus fieles. Poder ser riguroso consigo mismo es la fuente de los cambios que Freud llamara "progreso en la sublimación".

En la interpretación de Freud se cambian los papeles del drama monoteísta y la redacción de los relatos correspondientes que harán irreconocible lo sucedido. En palabras de Freud: " Con la desfiguración de un texto pasa algo parecido a lo que ocurre con un asesinato: la dificultad no reside en perpetrar el hecho, sino en eliminar sus huellas." Se trata de alterar la manifestación y el lugar del hecho. En lo sucesivo el drama egipcio ya no se representara jamás entre los egipcios, después de Moisés, Egipto ocurre en otro sitio. El Egipto verdadero representara para los emigrados una envoltura para designar nada más que el lugar desde el cual la huida solo podía desembocar en otra forma de ser claramente definida.

El éxodo está marcado desde los primeros días por el problema de una territorialización incierta. El pasado no resuelto acompañara a los judíos y es ambivalente. Moisés, dice Freud, quería "conducir a los judíos al extranjero y les impuso la circuncisión, una práctica egipcia, que en cierta manera los convertía en egipcios." El éxodo ya no significaba la separación del judaísmo del poder egipcio, sino el egipcianismo más radical por medios judíos. Ciertos motivos del universalismo egipcio fueron animados por actores no egipcios.

El mensaje de Freud podría ser: el inconsciente no desempeña un papel importante para el destino de los hombres, lo que verdaderamente cuenta es el incognito que disimula las fuentes de las ideas dominantes, los proyectos son más importantes que el origen, este pasa a un segundo término con la perspectiva de la tierra prometida que Moisés solo vio desde lejos.

Por las reflexiones de Freud respecto a la identidad, el efecto irreversible del éxodo, la salida de Egipto les dio a los judíos, encabezados por Moisés, la forma de un pueblo heteroegipcio que de ninguna manera podía volver a lo que había sido y tomaron de los egipcios el signo de lo que era su marca especifica: la circuncisión que designaba la elección, tal como Freud subraya repetidamente, pero era un signo otorgado por aquellos de quienes querían distinguirse a toda costa como pueblo emigrado.

2 COMENTARIOS

  1. Con todo repeto, Moises era hijo de Levi, su madre se vio obligada a ponerlo en una cesta y dejarlo ir en el rio, porque estaban matando a todos los niños varones por orden del faraon, y la hija del faraon lo vio, y de echo mando traer a la madre del niño para que lo criara de leche, y por la circuncision, sabia que era judio.
    Cierto que fue criado en la cultura egipcia, y salio de la casa de faraon en circunstancias dificiles, y se unio a su pueblo despues de recibir en el camino una orden de Dios manifestada en una sarza ardiente.
    y por Moises fue el pueblo liverado de la esclavitud, Dios le abrio el mar, para que pasaran 2 millones de personas, en el cruse del mar rojo.

  2. Con todo respeto a Mi homonimo, Su concepto acerca de Moises, expresado en su libro, haciendolo practicamente un Egipcio mas, me permito preguntar, Como es que la Hija de Farahon, supo que , el niño de la cesta era Judio?. batiah ( que claramente es sinonino de Hija de Dios) .solo con ver la circuncision supo de el origen, y ad edemas, La circuncision la vi eneva Moises, desde el patriarca Abraham, algunas centurias antes 260 añitos desde su propia circuncision,
    La coneccion y diferencia de creencias y religion frahonica y la de Moises es altamente diferente! Moises NO fue un Egipcio mas como lo describe mi Homonimo!

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPaseando por la red
Artículo siguienteEl ultimo recuerdo
Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.