El lunes 18 de marzo tomó posesión oficial de las riendas del gobierno israelí la nueva coalición emanada de las elecciones del 22 de enero pasado. Dos días después, el presidente Barack Obama llegó a Israel en su primera visita a este país desde que ocupa el cargo presidencial en . Vale la pena, pues, hacer un breve análisis tanto de la naturaleza de la nueva coalición gobernante, como de algunas de las impresiones dejadas por la visita del mandatario estadunidense.

Benjamin Netanyahu, a la cabeza de su partido de derecha, Likud-Beitenu (31 bancas), sigue fungiendo como primer ministro, sólo que esta vez en alianza con tres partidos que sólo hasta ahora forman parte de la coalición gobernante: el nuevo partido de reciente registro, Yesh Atid (Hay Futuro, con 19 bancas), encabezado por Yair Lapid, el Habait Hayehudí (La casa Judía, 12 bancas) dirigido por Naftalí Bennett, y Hatnuá (El Movimiento, seis bancas) cuya dirigente, Tzipi Livni, fue a lo largo de la cadencia de Ehud Olmert ministra de Relaciones Exteriores, para pasar a la oposición durante la gestión de Netanyahu que acaba de concluir.

¿Qué ha cambiado en cuanto a la naturaleza del nuevo gobierno hoy vigente? Primero que nada, que los partidos ultraortodoxos religiosos han quedado en la oposición y a la defensiva en cuanto a las nuevas condiciones que deberán enfrentar. Tanto Yesh Atid, que es catalogado como centrista, lo mismo que Habait Hayehudí, definido como de derecha religiosa de línea ultranacionalista y defensora de la creación de asentamientos judíos en territorios palestinos, han hecho mancuerna en pos de lo que denominan “un reparto equitativo de las responsabilidades ciudadanas”, lo cual significa que los ultraortodoxos cumplan, como lo hace el resto de la población, con el servicio militar o el servicio nacional, y que se incorporen de manera productiva al mercado de trabajo, dejando así de depender de las prestaciones estatales que en buena medida los han sostenido económicamente a lo largo de mucho tiempo.

La fuerza y popularidad de este objetivo dentro del manejo de la interna en Israel se ha convertido en central y prioritaria. De ahí los buenos resultados del nuevo partido de Lapid en las urnas, quien consiguió su ascenso político no sólo por su carisma personal, sino también debido a las dificultades económicas crecientes del país, que incluyen un problemático presupuesto nacional que deberá ser drásticamente recortado en los próximos meses. De hecho, Lapid ha sido nombrado ministro de finanzas, lo cual le permitirá maniobrar para que la incorporación de la población ultraortodoxa a la vida económicamente productiva se vaya haciendo realidad.

Dentro de este escenario tan concentrado en las dificultades económicas y sociales internas, el espacio destinado a la relación con el pueblo palestino se ha visto reducido considerablemente. De hecho tan sólo el partido Hatnuá de Tzipi Livni asume este tema como prioritario dentro de la agenda gubernamental. Sin embargo, parece ser que es poco lo que puede lograr, dada su condición minoritaria dentro de la coalición y la magnitud de la fuerza de sus socios dentro del mismo gobierno. La mayor parte del Likud Beitenu de Netanyahu, y el Habait Hayehudí de Bennett poseen una postura no afín al proyecto de “dos Estados para dos pueblos”, con lo cual la voluntad negociadora resulta, por decir lo menos, bastante dudosa.

El presidente Obama fue recibido en Israel por ese nuevo gobierno. A reserva de un análisis más a fondo de tal visita, lo que se evidenció en las cálidas comparecencias de Obama fue un vínculo muy estrecho entre los dos pueblos, lo mismo que una preocupación común por la amenaza que representa la carrera nuclear iraní para la seguridad regional y mundial. Y por supuesto Obama no dejó de expresar su postura de que los israelíes deben asumir el compromiso de negociar con seriedad el tema de la creación del Estado palestino independiente para acabar así con la ocupación. Qué tanto presionará Obama a Israel efectivamente en ese sentido es algo que aún no es claro (dependerá de una serie de circunstancias hoy imprevisibles), pero de cualquier forma, el mensaje ha sido transmitido una vez más con gran claridad.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRecetas especiales para Pesaj
Artículo siguienteTiempo de sembrar
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.