Diario Judío México - Una mujer entro onde su vizina para amasar pan, i tenia tres dukados atados a su peshkir. Los tomo i los puzo sovre la savana, ke sovre eya uzavan amasar el pan. I se envevesieron en avlar una kon otra, i se amasaron los dukados dientro del pan, i no lo supieron ni se akodraron de eyos. Despues ke se izo el pan, lo tomo i se fue a su kaza. A la tadre vino su marido de la botika, i le disho:

– Dame akeyos tres dukados.

Fue koriendo onde su vizina, diziendole:

– ¿Vitesh los tres dukados ke tenia atados kuando vine amasar el pan?

Dicha vizina tenia tres ijos, i le disho:

– Entere eya a su ijo, si tal supo de eyos.

I kavzo la desgrasia, i se murio un ijo. entonses disho la otra en su konosimiento:

– Si no fuera ke djuro en falso, no le moria el ijo supito, enstando bueno i sano.

Al otro dia tornó a rogarle; diziendo:

– Dime, ¿kisas vites los tres dukados?

Le respondio, diziendo:

– Entere eya sigundo ijo, si tal supo de eyos.

I del mizmo modo, le murio el otro ijo. al otro dia tornó la vizina a porfiar kisas le otorgará los dukados, ke, viendo lo ke le akontesia, djuzgava ke eya se los tomo i djurava en falso; por esto le iva rogando ke le dishera, ke mas bien no tiene, si tal tuvo aviso de los dukados. al otro dia, disho el vizino a su mujer.

– Es razon ke vayamos a vijitar a la vizina por suplicar, i agamos alguna komida i vayamos a komer ayi.

Tomaron dos panes i lo ke gizaron, i se fueron ahí. Kuando kortaron el pan para azer hamotsi, toparon los dukados en el.

Viene a ser ke el djuramento de la mujer fue en verdad, siendo los dukados los tenia su patron propio en su kaza dientro de su pan. I kon todo esto, se apeno, ke se le murieron los ijos por lo ke tenia su boka suelta a ir djurando. I del prinsipyo ya vido los dukados ke los tenia su vizina atados, i los puzo en la savana; sino ke despues se olvido de eyos. I no le tokava  a djurar tenga i tenga si tal los vido, siendo la verdad era ke los vido, sino ke despues se olvido.

—————————————–

Si djurar el pelogroso, mas lo es kuando no ay siguridad sovre lo ke se djura, komo prova el kuentiziko de las tres monedas pedridas, komo dize el sigundo komandamiento ( Ex 20-7), ke el otor sefaradi data, entre otros tekstos ebreos de fin de la Edad Antika, en el Talmud Yerushalmi. Figura en el folio 208b de la ovra uzada.

—————————————–

Kuento trezladado de la notasión fonetika a la notasion AY (Aki Yerushalayim) por Liliana Benveniste del livro “Antología de Cuentos Sefaradíes” de Pascual Pascual Recuero, 1979 – Kapítulo I: Kuentos de Kulli

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.