El otro 9/11 que hay que recordar:

El asesinato de Salvador Allende,  trama de Henry Kissinger con la participación protagonística del General Augusto Pinochet.

Un evento que hoy pasa desapercibido en Estados Unidos y que no muchos recuerdan en América Latina a pesar de haber sido un momento fundamental en la de América Latina.

Con este asesinato programado y financiado en la Casa Blanca de un Presidente democráticamente electo que se negó a remover a Pinochet unos días antes debido a que, más que nada, Allende creía en la democracia y la libertad para todos, cambio el curso de la en América Latina.

Hasta ese momento, todos creían que si había posibilidad de evolucionar pacíficamente hacia un sistema democrático en todo el continente.  Una vez terminadas (asesinadas) las expectativas los generales del continente se dieron vuelo y gusto dando Golpes de Estado, asesinando a sus “enemigos” y pensadores, robando niños y haciendo todo tipo de abusos que solo concluyeron con la fallida invasión de las Malvinas y el asco total de la población a los regímenes militares surgidos del golpe Pinochetista.

Claro que como dicen, en el pecado está la penitencia.

Con este asesinato Estados Unidos provocó una ráfaga de Golpes de Estado que provocaron múltiples persecuciones y matanzas en todo el continente las cuales a su vez provocaron una continua ola migratoria hacia los Estados Unidos, sobre todo desde los ultra-destruidos países de Centroamérica desde donde se lanzaron múltiples campañas contra el resto del mundo siendo la más famosa la de Irán- contra donde, obviamente sin ninguna consideración hacia los habitantes locales, se usó a sus países para financiar el tráfico de drogas (del que hoy supuestamente tanto se quejan los Estadounidenses) para financiar la campaña contra Irán que el Congreso había prohibido.

Y así, rompiendo sus propias leyes, violando las de todo el continente y promoviendo el consumo y tráfico de drogas que desde entonces ha estado en manos de las agencias de inteligencia americanas  se crearon las pandillas salvadoreñas, se promovieron las violaciones de cuanto Derecho Humano y político se les paró en el camino y finalmente se crearon las pandillas que hoy aseguran un comercio multi millonario de drogas dentro de los Estados Unidos que supuestamente su gobierno trata de combatir en Latino América.

Curioso cómo se voltean las cosas y ahora Salvador (el País no el Presidente) y las Maras (las pandillas de El Salvador, el país no el Presidente) se unen para complicarle la vida a los americanos que con sus intervenciones las inventaron son parte integral del comercio de narcóticos en Estados Unidos mientras múltiples países desde Guatemala hasta Argentina siguen sin poder recuperar el ritmo y la paz que tenían antes de la era de los generales inaugurada por el asesinato a Allende cuando la gente realmente creía que no había necesidad de más revoluciones porque el sistema democratice podría funcionar.

Y así transcurre otro 9/11.

1 COMENTARIO

  1. creo que Abeliansky se equivoca al decir "asesinato de Allende"ya consta por testimonio del medico personal de Allende este se suicido con una potente arma que le destrozo el cráneo,legalmente comprobado,ademas:
    1° para el dia 11 de septiembre,yo tenia 10 años estaba a mas de 900 kms de la capital de Chile la gran mayoría de la prensa internacional es esos días estaba centralizada en la capital por los acontecimientos que en ese momento era de interés mundial.
    2° en esos meses mi padre era obrero de una gran empresa de materiales de la construcción hoy llamada Homcenter sodimac,el fue presidente de sindicato,estaba postulando a una vivienda propia,nuestro hogar,con muchos de los obreros que con el trabajaban,ahorraron por mucho tiempo para este logro,que como vera Ud,en Sudamérica este es un sueño cumplido en esos años,pero un día domingo a eso de las 11 de la mañana tuvimos que contratar un camión para ir a tomarnos el barrio completo pues dirigentes "comunistas"de la zona planeaban entregar estas viviendas a "miembros del partido".
    3°en estos días se ha demonizado en levantamiento militar,era inevitable Sr.Abeliansky,el desorden que yo mismo vi en las calles de mi sureña Osorno,un ejemplo ,había una sola Copec que vendía parafina para calentarnos y secar ropa de mis hermanos pequeños,los "revolucionarios del momento"le robaban la parafina en las esquinas a los adolescentes y ancianos que hacían filas para comprarlas mi hermano mayor con 15 años fue victima de esto "YO lo VI con mis propios ojos,Rudi Hayman fue entrevistado en una cadena de televisión chilena,en la entrevista hubo un momento de silencio y enfocaron de cerca su rostro,automáticamente esa mirada se me vino a la memoria el rostro de mi hermano cuando le contaba ami padre lo que le sucedió.
    3° ES VERDAD;se violaron derechos humanos,y mucho,pero creo que hubiera sido peor una revolución a la cubana,sin prensa ,sin espacio para opositores,con Internet reducido donde yo no podría escribir a Ud,
    4°espero que para la proxima oportunidad primero debiara ver con un poco mas de respeto por los que tambien fuimos victimas
    desde Chile un país que crece mas que cualquiera,donde pueden vivir judíos y árabes,gitanos,etc....Gracias
     

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDesde Adentro 86va parte: Culturas
Artículo siguienteFocus on Central America is crucial to our security
Alejandro Abeliansky nace en Polonia, desde pequeño muestra interés por las letras y el libre pensamiento. Actualmente radica en la región Tijuana/San Diego.