Diario Judío México - La visita a Tierra Santa del papa Francisco, la cual se llevará a cabo en los próximos días y abarcará Jordania, y la Autoridad Palestina, se realiza exactamente 50 años después de la primera visita papal de Paulo VI, en 1964. Treinta y seis años más pasaron hasta la visita del papa Juan Pablo II en el 2000. El papa Benedicto XVI también nos visitó, en 2009. Durante su visita en Jerusalén Francisco, de manera similar a sus predecesores Juan Pablo y Benedicto, se reunirá oficialmente con el presidente Peres, el primer ministro Netanyahu y con los dos Grandes Rabinos de ; además, visitará el Muro de los Lamentos, la tumba de Herzl y el Museo del holocausto, Yad Vashem.

Mucho han cambiado durante estos 50 años las relaciones entre la Iglesiacatólica y el . El acercamiento inició bajo el liderazgo del papa Paulo VI, cuando el Segundo Concilio Vaticano emitió la Declaración Nostra Aetate (octubre, 1965), referente a las relaciones entre la Iglesia católica y las religiones no cristianas. En cuestión de las relaciones judeo-cristianas, en su artículo 4º, la declaración rechaza la idea de que todos los judíos de la época de Jesús, los que siguieron y los de la época actual sean responsables de la muerte de Jesús y,  deplora el odio, las persecuciones y las manifestaciones antisemitas en contra de los judíos. Otro acercamiento muy significativo, se dio en el papado de Juan Pablo II, quien cultivó el diálogo con los judíos, a quienes llamó “nuestros hermanos mayores” y fue el primer Pontífice que visitó una sinagoga —en 1986 realizó una visita histórica a la Gran Sinagoga de Roma. Más adelante, en diciembre de 1993, se firmó el Acuerdo Fundamental entre y la Santa Sede que condujo al establecimiento de las relaciones diplomáticas con el Vaticano, llegando a  la cima del proceso.

La visita papal en 2000 marcó un parte aguas, ya que el papa Juan Pablo II emitió un  fuerte mensaje del cambio de postura y
de ánimo de la Iglesia católica hacia el pueblo judío. Los israelíes y judíos alrededor del mundo reciprocaron con una  muy calurosa y entusiasta bienvenida al Papa.

La visita actual fortalece aún más el mensaje de paz y de reconciliación interreligiosa de sus predecesores, creando un nuevo precedente donde el papa Francisco estará acompañado por sus dos amigos de muchos años, el rabino Abraham Skorka y el jeque Omar Abboud, con los cuales trabajó para el diálogo interreligioso siendo Arzobispo de Buenos Aires.  Además, su estilo personal, calidez hacía el prójimo y modestia, que destacan en todas sus relaciones, prometen una visita muy exitosa y fuera de lo común.

¡Bienvenido a y a Tierra Santa, papa Francisco!

*Embajadora de en

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorGobernar a patadas
Artículo siguiente¿Cuándo es el mejor momento para dar tu opinión?