Charles Plumb era piloto de un bombardero durante la guerra de Vietnam. Después de muchas misiones de combate, su avión fue derribado por un misil.

Plumb se lanzó en paracaídas, fue capturado y pasó seis años en una prisión norvietnamita. A su regreso a los Estados Unidos, daba conferencias relatando su odisea y lo que aprendió en la prisión. Un día estaba en un restaurante y un hombre lo saludó:

—Hola, usted es Charles Plumb, ¿verdad? Era piloto en Vietnam y lo derribaron.

—Y usted, ¿cómo lo sabe? —le preguntó Plumb.

—Porque yo plegaba su paracaídas. Parece que le funcionó bien, ¿verdad?

Plumb casi se ahogó de sorpresa y gratitud. “¡Claro que funcionó! Si no hubiera funcionado, hoy yo no estaría aquí”.

Plumb no pudo dormir esa noche, preguntándose: “¡Cuántas veces lo vi en el portaviones y no le di ni los buenos días, porque yo era un arrogante piloto y él era un humilde marinero!”.

Pensó también en las horas en que ese marinero pasaba en las entrañas del barco enrollando los hilos de seda de cada paracaídas, teniendo en sus manos la vida de alguien que no conocía.

Ahora, Plumb comienza sus conferencias preguntando a su audiencia: “¿Quién plegó hoy tu paracaídas?”

Reflexión: Todos tenemos a alguien cuyo trabajo es importante para que nosotros podamos salir adelante. Ante los retos que la vida nos lanza a diario, a veces perdemos de vista lo que es verdaderamente importante: dejamos de saludar, de dar las gracias, de felicitar a alguien o, aunque sea, decir algo amable sólo porque sí.

“Hoy, esta semana, este año, cada día… trata de observar quién pliega tu paracaídas y agradéceselo. Aunque no tengas nada importante qué decir, quienes estén a tu alrededor notarán ese gesto y te lo devolverán plegando tu paracaídas con ese amor especial, que puedes llegar a necesitar algún día”.

Saludos.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHeridos del atentado en Jerusalem atendidos en Hospital Shaare Zedek
Artículo siguienteLos museos de Nueva York deberán indicar si el arte fue robado por los nazis
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.