“El mundo del arte es un reflejo de la sociedad. No es un reflejo preciso y nítido, pero podríamos decir que funciona como un espejo al que al azogue se le ha deteriorado”. Con estas palabras del artista Curro González, en una entrevista con Kevin Power, resume el crítico de arte Alejandro Ratia la exposición que ha comisariado para la Fundación Ibercaja y que se inaugura este martes en el Patio de la Infanta, ‘Transformaciones’. La muestra es toda una lección de arte contemporáneo, a través de la obra de artistas como Picasso, Miró, Fontana, Biell, Saura, Tàpies, Sempere, Wesselmann o Christo. En total, 56 artistas, cuyo obra ha espigado Ratia entre los fondos donados por el coleccionista aragonés Román Escolano a la DGA en 1996, una colección integrada por 700 obras de todo tipo de formatos, pertenecientes a 400 artistas.

“He buscado configurar un relato que en realidad se desdobla en dos -señala Ratia-. Por un lado, he querido mostrar cómo el arte contemporáneo sigue, como si fuera un sismógrafo, los cambios de la sociedad en la que se enmarca; por otro, mostrar la historia de cómo el arte gráfico y el grabado y la estampación han ido ganando nuevos medios técnicos para cambiar esta y otras historias. Este doble relato lo contamos en un prólogo y siete capítulos”.

El prólogo, por llamarlo así, son cuatro piezas singulares que giran en torno a los monstruos. Y solo en esas cuatro piezas se dan ya las claves de la exposición, que se abre con un grabado de Maryan, artista judío polaco que estuvo preso en Auschwitz. Junto a su obra, piezas de Joan Ponç, Luis Gordillo y el aragonés Antonio Saura (se expone una de las obras que incluyó en la carpeta ‘Pintiquiniestras’, de 1959, que fue su primera incursión en el mundo del grabado). A partir de ahí, la muestra se desarrolla en apartados que abordan el arte y la sociedad (‘Conciencia política’, ‘Cambios sociales’, ‘Realidad teatralizada’) y los propios cambios experimentados por el arte gráfico (‘Conceptos espaciales’, ‘Triunfo del color’ y ‘Memoria de los objetos’. En el camino, aparte de los artistas citados, piezas de Alberto Corazón, Cristina Iglesias, Juan Muñoz, Eusebio Sempere, Max Bill… Y las principales técnicas: litografía, aguafuerte, serigrafía, xilografía, técnicas aditivas y offset, gofrado, y tinta y diapositivas.

La exposición, que podrá visitarse hasta el 24 de mayo llega acompañada de un amplio programa cultural, que incluye una mesa redonda, una conferencia, visitas guiadas, talleres de familias en fin de semana y programas didácticos en horario lectivo.

FuenteHeraldo
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior9 de marzo
Artículo siguienteArtid