Observar las formas lingüísticas usadas y repetidas hasta el cansancio por el discurso político dominante en una época o un lugar, puede aportar mucha información acerca de los objetivos fundamentales de ese poder. El filólogo Víctor Klemperer, sobreviviente de la persecución antijudía del nazismo, escribió en su libro La lengua del Tercer Reich: “El nazismo se introducía en la carne y la sangre de las masas a través de palabras aisladas, de expresiones de formas sintácticas que imponía repitiéndolas millones de veces y que eran adoptadas de forma mecánica e inconsciente… Las palabras pueden actuar como dosis mínimas de arsénico: uno las traga sin darse cuenta, parecen no surtir efecto alguno, y, al cabo de un tiempo, se produce el efecto tóxico… pone el lenguaje al servicio de su terrorífico sistema y hace del lenguaje su medio de propaganda más potente, más público y secreto a la vez”.

Los regímenes totalitarios o los que tienden a serlo, son en efecto muy propensos a recurrir a la práctica de la que se valió el nazismo para enaltecer sus metas y deshumanizar a quienes quedaban fuera del ámbito de los elegidos para dominar al mundo. , hoy viviendo la coyuntura que se revela en su máxima expresión su talante autocrático y la crueldad extrema con la que persigue sus fines, recurre cada vez con más frecuencia e intensidad a palabras y construcciones lingüísticas que remiten a la era estalinista de la extinta Unión Soviética.

Especial atención ha puesto el jerarca de Moscú en los llamados “enemigos internos”. Sabe que la oposición dentro de a la invasión a Ucrania es nutrida y le es fundamental un cierre de filas que conjure la posibilidad de una rebelión doméstica. El 16 de marzo, en su mensaje televisado, se centró en el alegato de que había una vasta conspiración dentro de la propia patria contra la “operación militar especial” que las tropas rusas llevan a cabo en Ucrania. Agregó: “Los enemigos de ciertamente están contando con el apoyo de una quinta columna de traidores a la nación, de la escoria nacional”. Curiosamente, la expresión es una copia casi intacta del discurso del líder comunista polaco Wladislaw Gomulka en 1967, poco antes de la purga antijudía a la que se abocó. Mediante subsecuentes y reiteradas acusaciones de “sionistas” y “quinta columnistas”, miles de judíos fueron despedidos de sus empleos, expulsados de instituciones académicas y forzados a emigrar.

Otra de las acusaciones comunes en los discursos de líderes autócratas del pasado, que ahora Putin enarbola con todo desparpajo en la propaganda que difunde, es el del cosmopolitismo, o sea, la “vergonzosa” conexión con el exterior más allá de las fronteras nacionales y en detrimento de un apego fuerte a las raíces nacionales o étnicas de pureza inmaculada. Putin acusa a sus conciudadanos rusos de que no apoyan su operación militar que, “en esencia, su mentalidad está allá, no aquí, con nuestra gente, con .” Son por tanto traidores y desleales, como lo es también Zelenski a quien Putin acusa de ser “un personaje que está trabajando con los globalistas en contra de los intereses de su propio pueblo”. Globalista sustituye de hecho al término “cosmopolita” más en uso por los totalitarismos del siglo XX para referirse al bando enemigo, el de quienes pretenden convivir e interactuar libremente con el mundo más allá de las fronteras de la patria.

Es interesante que dentro del establishment militar estadunidense alineado con la derecha extrema representada por Trump han aparecido expresiones similares. Hace unos meses en una presentación en Fox News, algunos de esos militares, simpatizantes de Putin, por cierto, se quejaban del “gran problema que representan las élites que no tienen conexión con el país, que no están arraigadas y que son, como los rusos acostumbraba llamar a ciertos individuos hace muchos años, cosmopolitas sin raíces”.

Por último, otro rasgo propio del gobernante con pulsiones autocráticas es la tendencia al uso frecuente del “chivo expiatorio” a quien se puede culpar de forma simplista y reiterada de todos los males y al que se puede recurrir como punching bag eterno sobre quién descargar la responsabilidad de los propios fracasos. No es casual que las teorías de la conspiración florezcan en esos entornos con facilidad, con una abundancia de acusaciones de complots orquestados por fuerzas malévolas que de manera tenebrosa tejen sus redes para capturar y dañar a quienes con heroísmo y valentía conforman las fuerzas del bien absoluto. No cabe duda, el lenguaje de los líderes importa. Hay que poner atención a lo que nos están revelando.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorA un mes de la guerra de Ucrania: ¿Qué nos espera?
Artículo siguienteArtículos en la prensa saudita: La intención de la administración Biden para eliminar de la lista de organizaciones terroristas al CGRI es un acto sin precedentes en apoyo al terrorismo que amenaza la seguridad del mundo
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.