La Ley del consiste en que por medio de una ceremonia, el hijo varón primogénito de un miembro del Pueblo de , puede convertirse en sacerdote de (Cohen), justo el día que cumple 40 días de nacido, que es el momento en que su madre completa la recuperación del parto que tuvo (puerperio).

Desde la salida de Egipto se estableció que los primogénitos varones del Pueblo de debían ser bendecidos, y muy interesantemente, los primogénitos machos de los burros también.

Más adelante, ya en el desierto, aparecen los sacerdotes (Cohanim) que bendecirían al Pueblo de por siempre, todos los días, descendientes directos de los hijos de Aharon, el hermano mayor de Moshe, por medio de leyes muy estrictas para tal efecto, y también surge la Ley del , que establece que todo hijo varón de un miembro del Pueblo de , nacido por parto natural primogénitamente, pertenecía a los Cohanim, y, al cumplir 40 días de nacido, los padres lo podían comprar literalmente, y, quedárselo.

Esto debió haber generado controversia en la actualidad por la costumbre médica de hacer cesáreas cotidianamente, lo que redujo mucho la posibilidad de varios varones del Pueblo de que no nacieron por parto natural, de haber tenido la ceremonia del .

Históricamente, el Rey Salomón, hijo de David, no pudo recibir la bendición del , porque su madre ya había concebido otro bebé que falleció, y esa quizá fue la razón por la que no pudo consolidarse su reino como debía, y el motivo por el que escribió uno de los libros más depresivos que existen: Eclesiastés.

Después, muy interesantemente, a Jesús si le festejaron la ceremonia del , lo que ahora se conmemora como el día de la Candelaria.

Pero el hecho de que un miembro del Pueblo de Israel pueda convertirse en Cohen sin serlo por nacimiento mediante la Ley del Pidión es sumamente relevante, hasta por cuestiones de supervivencia y permanencia de la religión judía, teniendo en consideración las guerras y masacres por las que pasarían los judíos durante la Historia subsecuente, poder tener aunque sea un Cohen en cada rezo diario se garantizaba al contar con la posibilidad de que un primogénito varón del Pueblo de Israel fuera mantenido al nacer con esa cualidad, que comenzaría a ejercer al cumplir 13 años de edad.

En una ocasión, el Rey Shaul, por cuestiones políticas ahora inentendibles, decidió asesinar a los Cohanim de esa época, sería interesante analizar si se autorizó que integrantes del Pueblo de Israel que hubieran tenido Pidión hayan continuado con la labor de bendición diaria de dichos Cohanim en su ausencia.

En la actualidad, con la , muchos rezos por la restricción de personas que obligatoriamente se tiene que acatar, no cuentan con Cohanim, y no es posible realizar la bendición milenaria diaria que sólo ellos pueden realizar, sería interesante también analizar por medio de los grandes rabinos y eruditos que leen Diario Judío, si por emergencia se podría que un miembro de Israel que haya tenido Pidión, podría, repito, en determinado momento, realizar la bendición de los Cohanim en los casos de que no pudieron asistir por una cuestión de emergencia como la que estamos viviendo, considerando que bíblicamente éste miembro de Israel pudo haber sido Cohen por reglamentación divina, con el único propósito de que no se pierda ni un solo día el rezo que milenariamente han hecho los Cohanim todos los días.

3 COMENTARIOS

  1. Gracias Sara por su comentario, si en la actualidad el Pidión se hace el día 31 contando del nacimiento, la confusión surge por el hecho del Pidión de Jesús a los 40 días de vida, y la ley en la perasha Koraj 18:16 dice: Al primogénito se le rescatará al cumplir un mes de vida, si se contara la vida después del Brit Milah, sería el día 39 (habría que estudiarlo a fondo).

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDesde la distancia
Artículo siguienteNatalie Portman debutará en la televisión con la mexicokeniana Lupita Nyong'o en Apple TV+
Miembro de la Comunidad Monte Sinaí, estudió en su Colegio, becario del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, en 1988, estudió Medicina en la Universidad La Salle de la Ciudad de México y Pediatría en el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, ejerció Medicina privada en el Hospital ABC y en el Hospital Ángeles de las Lomas.