El pirata judío del caribe que fundó la comunidad de Pernambuco, Brasil

Por:
- - Visto 278 veces
El pirata judío del caribe que fundó la comunidad de Pernambuco, Brasil

Henriques se unió a la armada holandesa y ascendió en las filas para ser la mano derecha del famoso almirante holandés Piet Hein. Juntos, derrotaron a la flota española frente a las costas de Cuba en 1628. Después de esto, Henriques fue a explorar la colonia portuguesa de Pernambuco, Brasil, como espía, para prepararse para una invasión holandesa. Formó parte de esa invasión en 1630, liderando un contingente de 3000 hombres para capturar con éxito la colonia.

Henriques ayudó a convertir el área en un refugio judío, trayendo al primer rabino y estableciendo la primera sinagoga, mikve y ieshivá en el Nuevo Mundo. Cuando los portugueses recuperaron la colonia en 1654 y reiniciaron la persecución de los judíos, Henriques huyó junto con el resto de la comunidad judía.

Buena parte de quienes escaparon viajaron al noreste de los Estados Unidos y participaron en la fundación de la colonia Nueva Amsterdam, lo que hoy es la ciudad de New York.


Morgan destruye la Armada Española de Barlovento en el Lago de Maracaibo 1669 – Foto: Wikipedia – Dominio Público

Para sobrevivir a tiempos difíciles, Henriques se vio obligado a convertirse en pirata y pronto se unió al infame Henry Morgan. Se convirtió en el consejero de confianza de Sir Morgan. Henriques luego se aventuró por su cuenta, estableciendo una isla pirata frente a la costa brasileña. La Inquisición buscó capturarlo durante años, sin éxito, y Henriques vio como su misión vengar el mal que los españoles y portugueses habían hecho a los judíos. Aunque su papel como pirata fue revelado durante la inquisición española, nunca fue atrapado.

Después de que los ingleses conquistaron Jamaica, Henriques se estableció allí y vivió el resto de su vida en la isla, ayudando a establecer una nueva comunidad judía. Cuando su viejo amigo Henry Morgan se convirtió en gobernador de Jamaica, le concedió a Henriques un perdón total por piratería en 1681.

Comparte en Redes Sociales

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: