Diario Judío México - Observadores bien informados de la política de Oriente Medio de EE.UU. a menudo discuten los acontecimientos entre y EE.UU. y limitándose a las dificultades de los ocho años de Obama, olvidando las diferencias entre los gobiernos de y Estados Unidos sobre las políticas hacia la OLP con cinco presidentes sucesivos.

Sin embargo, después de haber dirigido una agencia de noticias en el corazón de Jerusalem durante los últimos 30 años, mi perspectiva sobre las diferencias entre las políticas de Estados Unidos y es de 28 años y no de 8 años.

El momento crítico de la crisis de confianza se hizo más pronunciado cuando el Presidente Ronald Reagan reconoció a la OLP en diciembre de 1988, ignorando las directrices de la política de Estados Unidos que vinculaban el reconocimiento de la OLP por parte de Estados Unidos a la exigencia de que la OLP aceptara primero la resolución 242 de la ONU, denunciara la violencia y reconociera a .

La nueva política de Reagan hacia la OLP contrastaba con las reiteradas declaraciones del Secretario de Estado de Reagan, George Schultz, quien denunció apasionadamente a la OLP como una organización terrorista implacable, en la que nunca se podía confiar para hacer la paz.

Con mis propios ojos vi a Schultz dirigir a los participantes de AIPAC en la conferencia de AIPAC en mayo de 1987 cantondo, “Hell No, PLO”

Sin embargo, las demandas de Reagan a Arafat, líder de la OLP, estaban lejos de eso.

A los dos días de que Arafat pronunciara palabras simbólicas que denunciaban el terrorismo, la OLP hizo declaraciones continuas de que esto no significaba que la OLP tuviera que dejar de matar judíos para lograr sus objetivos de independencia palestina.

En diciembre de 1989 le pregunté a un consejero cercano de Reagan, el doctor Alan Keyes, con una impecable posición pro-israelí, que sirvió como Secretario de Estado para Asuntos Interorganizaciones, por qué la Administración Reagan dejó de apoyar a en favor de la OLP.

El Dr. Keyes dio una respuesta clara: Los saudíes temían que la OLP organizara una resurrección de la Intifada en Arabia Saudita, que resultaría en que la OLP quemara sus campos de petróleo, desestabilizando la economía árabe y mundial.

Sin embargo, la aceptación incondicional de Reagan a la OLP ha marcado la política de Oriente Medio de los EE.UU. hasta la investidura de .

Durante estos 28 años de esta nueva política de la OLP, Estados Unidos ayudó a crear la naciente Autoridad Palestina, que introdujo un nuevo sistema escolar de libros escolares y maestros que han adoctrinado a la próxima generación de árabes palestinos con los “valores” de liberar toda Palestina por la fuerza de las armas.

En 1996, conocí a Arafat y pedí ver los nuevos libros escolares de la OLP, los cuales serían puestos en uso en el sistema escolar de la AP / . Arafat cumplió y dispuso que nuestra oficina recibiera nuevos libros escolares de la Autoridad Palestina. Desde entonces, nuestra oficina ha producido traducciones actualizadas que parecen probar la tesis de MK Benyamin Begin, que a menudo observa que la OLP defiende la “solución de dos etapas”, no la solución de dos estados.

Sin embargo, las sucesivas administraciones norteamericanas se negaron a reconocer el contenido letal del nuevo currículo de la Autoridad Palestina utilizado en el sistema escolar de la , que prepara a 492.000 estudiantes árabes en Judea, Jerusalem, Samaria y Gaza para una guerra santa de la Jihad contra .

Todo eso cambió en febrero, en la primera conferencia de prensa que el presidente Trump celebró con el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, cuando el nuevo presidente estadounidense declaró drásticamente que había visto los libros de texto de la Autoridad Palestina y, a continuación, expresó dudas sobre la sinceridad de la AP como socio para la paz.

¿Cómo llegó el Presidente a ver los libros de la escuela AP?

Sólo por casualidad en Jerusalem. Cubrí una conferencia en Jerusalem donde participaron partidos políticos conservadores de varias naciones, y planteé preguntas sobre el tema de la educación, que se había olvidado durante los años de negociaciones con la Autoridad Palestina, que apenas alcanzaba resultados que indicaran paz en el horizonte.

La persona sentada a mi lado en esta conferencia era el jefe representante del equipo de transición de Trump que visitaba Israel.

El representante de Trump dejó Israel con toda la documentación de los últimos libros escolares de la Autoridad Palestina y con la refutación de los informes del Departamento de Estado de Estados Unidos, que habían inducido a error a las sucesivas administraciones estadounidenses a creer las intenciones pacíficas de la Autoridad Palestina y el OOPS.

En cuestión de semanas, el representante de Trump en Israel colocó el plan de estudios de la Autoridad Palestina en el escritorio del nuevo Presidente de los Estados Unidos. Como resultado, el Presidente de los Estados Unidos insinuó que el gobierno israelí debería actuar contra la incitación en las escuelas de AP.

Por lo tanto, el gobierno de los Estados Unidos no se oponía a que Israel colocara las intenciones bélicas de la Autoridad Palestina en la página de la página principal del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí y de la oficina del Primer Ministro de Israel.

Y el gobierno de Estados Unidos no planteó objeciones cuando el gobierno israelí cerró una escuela árabe en Jerusalem, porque adoptó el plan de estudios de educación de guerra de la Autoridad Palestina.

Mientras tanto, Netanyahu, que ahora actúa como ministro de Relaciones Exteriores y primer ministro, dio instrucciones a la viceministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Hotoveli, de que planteara la cuestión de la AP a todas las misiones diplomáticas en Israel.

Lo ha hecho y seguirá haciéndolo, y con una invitación para hablar en AIPAC con ese mensaje, con la sanción del nuevo Presidente de los Estados Unidos, que ha eliminado 28 años de restricciones de Estados Unidos contra la posibilidad de denunciar las políticas bélicas que emanan de la OLP y su brazo administrativo, la Autoridad Palestina.

Traducción: Silvia Schnessel

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTreinta y ocho años del tratado de paz entre Israel y Egipto
Artículo siguienteThe Oitavos
David Bedein, Bureau Chief Israel Resource News Agency Israel Resource News Agency has one purpose: to report Israel's reality to the media by retaining the services of the best Israeli and Arab journalists to cover, research and investigate the events of the day. Since its inception in 1987, Israel Resource News Agency has covered every aspect of peace negotiations, providing hands-on coverage for the press from Jerusalem, Ramallah, Gaza, Gush Etzion, Hebron, Oslo, Bonn, Brussels, the Wye Plantation, Shepherdstown, Washington, Ottawa, Toronto and Vienna. Israel Resource News Agency conducts its news investigations with commissions from bona fide news organizations and foundation grants. All fees and funds are transmitted to Israel Resource News Agency through an IRS tax deductible organization, known as The Middle East Research Center., Ltd, Suite 700,1300 Pennsylvania Ave, NW, WASHINGTON, DC 20004, and earmarked to "The Center for Near East Policy Research. For more information visit: www.israelbehindthenews.com