Diario Judío México - Voluntariamente entrò a prisiòn era ya mucho el miedo,la angustia existencial de que era victima como para poder seguir siendo libre;
la libertad se habìa tornado en una gran responsabilidad; y su vida en una pesada carga….

Se buscò la llave desesperado; ahí estaba en su bolsillo trasero la tomo, con alivio buscò la chapa de la puerta de su celda,la abriò entro lentamente a su celda después cerro la puerta.

Se dejò caer en el suelo frio de la celda; entonces empezò a sentir cierta tranquilidad al estar ya preso.

Asì pasaròn muchos dias, meses, años, la sola idea de abrir la cerradura de su celda lo aterraba.

Rechazaba la idea de tener que salir nuevamente al mundo, una sensación de impotencia se adueñaba de su alma.

No, no, salir de su celda que necesidad habìa; ahí estaba “protegido”, aunque aislado totalmente estaba màs tranquilo que afuera…

Cierto, se habìa empezado a desarrollar en su ser la depresiòn cosa que el no advertìa.

Meses después la depresiòn dominaba ya, todo su desnudo entorno, para este entonces su deseo de vivir se extinguia y una debilidad inexplicable sin causa aparente para el prisionero se hacia presente en su ser.

Podìa, si querìa, sacar esa llave tan celosamente guardada en su bolsillo abrir su celda, y librerarse a si mismo.
Pero el compromiso con la vida serìa grande y el tenia tanto miedo…

Erich Fromm decìa:
La dicotomía =( divisiòn en dos partes) entra la libertad y la seguridad.
Solo aquel ser que no ha crecido tiene necesidad de seguridad.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.