Las banderas nacionales íes ondean frente a una torre de oficinas en un parque empresarial que alberga empresas de alta tecnología, en Ofer Park en Petah Tikva.

Enciende tu televisor y verás anuncios dirigidos a reclutar maestros de preescolar. Toma un periódico y leerás cómo otorgó permisos a 3.500 palestinos para trabajar en trabajos de manufactura. Haz cola esperando para registrarte en el aeropuerto Ben-Gurion y te darás cuenta de que no hay suficientes controles de seguridad.

Mires donde mires, te darás cuenta de que se enfrenta a una grave escasez de mano de obra.

El desempleo está en un mínimo de dos años del 3,6 %, exactamente igual que en los EE.UU. pero menos que el promedio del 6,8 % en los países de la UE y la tasa del 5 % en la OCDE.

Sin embargo, la tasa de empleo, es decir, el número de personas en la población en edad de trabajar de 15 a 64 años que están realmente empleadas, es más baja en Israel (66,6 % a fines de 2021, según las estadísticas de la OCDE) que el promedio de la OCDE de 67,7 %. y la media de la UE del 68,3%. En los EE. UU., el número se situó en el 69,4%.

Hombres religiosos y mujeres árabes
La tasa de empleo de Israel, inferior a la media de la OCDE, se puede atribuir en gran medida a los hombres ultraortodoxos y las mujeres árabes que están muy poco representados en la fuerza laboral.

LOS TRABAJADORES PALESTINOS regresan a Cisjordania desde sus trabajos por la Línea Verde.

Ahora, a medida que la economía está volviendo a su máxima velocidad después de la pandemia de corona, lo que se está descubriendo es que hay muchos puestos de trabajo pero no suficientes personas para ocuparlos. Y este déficit se siente en general en muchas profesiones diferentes, tanto de baja como de alta tecnología.

En los últimos días, el gobierno ha anunciado varios planes y proyectos destinados a aliviar la situación. Por ejemplo, el gabinete aprobó el domingo la emisión de 3.500 permisos para que los palestinos trabajen en puestos del sector manufacturero y de servicios, elevando el número de dichos permisos a 12.000.

Actualmente, 100.000 palestinos de Cisjordania y Gaza, donde el desempleo supera el 25%, según cifras del Banco Mundial, tienen permisos de trabajo israelíes, en su mayoría para trabajar en la o la construcción.

Y la semana pasada, mientras estaba en Marruecos, la ministra del Interior, Ayelet Shaked, anunció un proyecto que traería a trabajadores de la construcción y cuidadores de ancianos marroquíes. El sitio web de Noticias del Mundo de Marruecos citó a Yitzhak Moyal de Histadrut, quien acompañó a Shaked, diciendo que el mercado laboral israelí puede ofrecer incentivos significativos a los trabajadores marroquíes, incluido el potencial de ganar el doble del salario anual promedio en Marruecos.

Según el sitio web, Moyal dijo que busca traer 15.000 trabajadores de la construcción marroquíes que “realmente podrían mejorar el ritmo de la construcción en Israel”.

Falta de trabajadores en alta tecnología.
Sin embargo, la falta de trabajadores no es solo un problema en la fabricación, la construcción, la atención médica y la educación, sino que también es un problema, quizás incluso especialmente un problema, en la alta tecnología.

En marzo, una delegación empresarial marroquí estuvo en Israel. Según un informe de al-Monitor, un problema que se planteó fue que la industria de alta utilizara una gran cantidad de graduados en ingeniería marroquíes que no podían encontrar trabajo en el pequeño sector de alta tecnología de Marruecos.

Se le preguntó al primer ministro Naftali Bennett el martes en la conferencia de la Semana Cibernética de la Universidad de Tel Aviv qué puede hacer para aliviar la escasez urgente de trabajadores de alta tecnología en el país.

Bennett dijo que hay “mucha inversión, mucho de todo, pero necesitamos más gente”, y que el país ha “agotado la cubeta inmediata de talento”. El año pasado se invirtieron la asombrosa cantidad de 25.600 millones de dólares en alta , lo que requirió decenas de ingenieros y programadores.

¿De dónde vendrán los trabajadores?
Bennett enumeró cuatro fuentes potenciales de trabajadores para la industria de alta tecnología de Israel.

La primera fuente son los hombres haredi, de quienes Bennett dijo que son “realmente inteligentes, pero no dentro de la economía”. Dijo que introducirlos en la alta tecnología será un desafío, sin embargo, “porque estas personas no saben inglés”.

Dijo que el segundo grupo de trabajadores son las mujeres árabes, a quienes describió como “masivamente desempleadas en general”. Según Bennett, “hay muchas mujeres árabes inteligentes que queremos incorporar y estamos trabajando en ello”. Para hacerlo, agregó, se requerirá que el sector de alta tecnología esté abierto a “traer gente diferente, no del mismo club”.

La tercera fuente es la periferia de en Galilea y el Negev, que dijo que estaban “desatendidos”, algo que caracterizó simplemente como “política estúpida”.

Y la fuente final de trabajadores potenciales, dijo Bennett, es traer palestinos para trabajar en alta tecnología. “Espero verlo funcionar, que la gente de Ramallah y Nablus pueda venir. Veremos cómo va”.

El alto ejecutivo de Microsoft, Michal Braverman-Blumenstyk, señaló otra fuente potencial: los israelíes que trabajan en alta tecnología en el extranjero. Calculó el número de “personas de alta tecnología” israelíes que trabajan fuera de en más de 150.000, y sugirió nombrar un coordinador para trabajar para traer a algunas de estas personas a casa mediante la provisión de incentivos.

Gran idea, pero para implementarla, se necesita un gobierno. Y esto ilustra otro resultado negativo más de que el país vaya nuevamente a una elección por tercera vez en tres años y medio: limita severamente la capacidad del país tanto para planificar como para implementar esos planes. Para eso, el país necesita un grado de continuidad en los ministerios gubernamentales relevantes, un grado de continuidad que no ha disfrutado durante años.

 

Fuente: JPost- Traducido por UnidosxIsrael
FuenteUnidos por Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael Honors Pfizer CEO Albert Bourla with the “Jewish Nobel” Prize
Artículo siguienteLíder israelí Bennett no se postulará a próximas elecciones