Diario Judío México - Creí haber perdido mi capacidad de asombro.

No me sorprendió que el mundo esté en contra nuestra. No me sorprendió que la opinión pública se deje llevar por la prensa y las escenas de televisión que como mencioné en uno de mis últimos artículos es el otro frente de la guerra, no menos crítico e importante.

Ya no tiene caso hacer o presentar mas aclaraciones a lo que sucedió con la famosa flotilla. Hemos agotado el tema hasta el cansancio. Ahora sí, quien quiera creer que lo haga quien se engañe a si mismo que lo haga. Por eso, ahora, después de que la tormenta de aclaraciones ha pasado, deseo rescatar un asunto al que quiero referirme brevemente y que surgió alrededor de esta crisis y de lo que extrañamente no he escuchado, leído o visto nada. O quizá nadie le prestó atención.

Y es el hecho de que cuando comenzaron las violentas manifestaciones en Turquía en contra de , frente a la propia embajada, en las calles céntricas de la capital y en las provincias, el presidente de la comunidad judía de Turquía declaró, ante un reportero internacional, que el conflicto es con y no con los judíos de Turquía que viven muy bien y en paz con el pueblo turco.

Así de sencillo, así de absurdo, así de peligroso. Al ver y escuchar esto frente a mi pantalla de televisión me froté incrédulo los ojos.

Aquí es donde desafortunadamente comprobé que aún existe en mí la capacidad de asombro.

Cuando un judío declara que el problema es del otro, es de y no nuestro, cuando él mismo se excluye de su verdad y su realidad sin lugar a dudas es lo mas peligroso que puede sucedernos.

Más alarmante y peligroso que todas las manifestaciones que vemos alrededor del mundo en contra de , más peligroso y alarmante que todos los artículos infestados de odio contra nosotros que ya nos cansamos de leer todos los días en los diarios del mundo.

Cuando yo no formo parte del todo, no soy nada.

Cuando sé que soy una parte del todo entonces tengo esperanza.

Todos nosotros, viviendo aquí o allá, somos y formamos parte de . Todos, los judíos que vivimos en y los judíos que viven en la diáspora tenemos el mismo destino, la misma bandera, la misma meta y el mismo compromiso. Los mismos riesgos y los mismos problemas. La misma realidad.

En este caso el otro soy yo mismo!

Afortunadamente quien esto escribe vive en . Por eso puedo expresar mi estado de incomprensión ante el triste hecho que algunos de los judíos de la diáspora no quieran darse cuenta. de que a pesar de que no solo los misiles de , sino también los de Siria, Libano y quizá tambien los de Egipto, Jordánia y Arabia Saudita, estén dirigidos hacia Israel, aún así, creo, sin intensión de incomodar o asustar a nadie, que el peligro mayor se encuentra en los judíos de la Golá quienes están sentados sobre un barril de pólvora a punto de estallar. Todas las manifestaciones en cada uno de los países de Europa, América Latina, , Asia, en contra de Israel, ponen en riesgo constante a los judíos que viven fuera de Israel, no al Estado de Israel aunque, repito, se encuentre en la mira constantemente de los misiles.

El problema es del otro. El problema es de Israel dice el dirigente de la comunidad judía turca.. Que triste, que absurdo, que peligroso.

Israel y el judío, queramoslo o no, somos un sinonimo. Somos inseparables. Somos lo mismo. Somos uno.

Que el creador del mundo nos proteja a todos en cualquier lugar que nos encontremos. Y que nosotros nos protejamos de nosotros mismos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.