Diario Judío México - En un Mundo globalizado donde las costumbres y tradiciones se están mesclando cada vez más, es muy difícil mantener intacta la Identidad que nos caracteriza y nos define en cuanto a quienes somos y de dónde venimos. Por ello es fundamental que respetemos a nuestros congéneres y logremos llegar a un punto medio, donde tus creencias se encuentren con las de los otros pero no pierdan su esencia en particular.

Entonces, ¿cómo es esto posible,? sin aislarnos o por lo menos sin que se considere que en realidad no formamos parte de la misma Identidad que representa a una determinada Nación, pues una aproximación en cuanto a éste tema sería que cada uno aprenda a respetar al otro, sin cuestionar por qué es o no de cierta forma, ya sea ésta determinada por su , ambiente, cultura o tradición, donde no importe más que tú mismo como persona en todo el sentido de la palabra.

Ya que cada uno es el cúmulo de un aprendizaje individual pero a la vez colectivo debido a que no podemos andar por el mundo sin relacionarnos los unos con los otros, aunque eso no significa que por ello debamos perder nuestras tradiciones, las cuales a pesar de ser diferentes para unos más que otros, son iguales a las de todos, porque lo único que pretenden es preservar la identidad de cada quien en este Mundo.

Debido a que no todos somos iguales pero deberíamos de tratar de reconocernos en una sola característica semejante en cada persona y ésta es la Raza Humana, de la cual proceden tanto hombres y mujeres con sus diferencias entre sí, ahora cada vez más evidentes y marcadas, pero que conjugan eso que llamamos Identidad, la cual nos define en cada aspecto de nuestras vidas.

Y que por lo tanto debe hacernos reflexionar, ya que es la proyección de nosotros ante el Mundo entero, ese lugar que ahora llamamos hogar, donde cada cosa que realizamos esta enlazada con ese bagaje de experiencias y enseñanzas transmitidas generación tras generación y que en el caso de determinadas culturas y religiones se ha mantenido pese a todo, siendo de esta forma la Identidad el pilar que caracteriza y unifica a pueblos enteros y los hace diferentes frente al mundo, pero iguales.

Así que no importa si eres Judío, Chino, Árabe, Afrodescendiente o Indígena, deben respetarse tus creencias y tradiciones e impulsarlas para transmitirlas a las futuras generaciones y no imponerte otras que si bien pueden formar parte de éste Mundo, no deben ser una etiqueta de igualdad para todos, ya que todos somos seres humanos que formamos parte de sociedades multiétnicas y pluriculturales y por ende estamos en la obligación de tolerar y asumir que en las diferencias nos encontramos como Seres Humanos, los cuales debemos convivir a través de nuestras propias Identidades en pro de un Mundo mejor donde podamos aceptarnos tal y como somos.

Sin que medien mezquindades solo por el simple hecho de ser diferentes, ya sea por tu color de piel, religión, cultura, sexo, idioma o tradiciones por ello vive tu identidad con valentía y no te avergüences de quién eres y de dónde vienes…

(Especial para el Diario Judío.com de México.)
05 09 2016.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCrowdfunding para una ruta artística en Camden sobre Amy Winehouse
Artículo siguienteEl Dios bufón
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.