Diario Judío México - En estos tiempos de crisis mundial en donde ya sea el ambiente, la salud, economía o no están pasando por su mejor momento y los conflictos armados están a la orden del día e incrementándose cada vez más, es importante ser conscientes de que la fe es escasa y confundida muchas veces con fanatismo para así incrementar la violencia hacia todos y todo lo diferente. Por ello es de sumo valor rescatar experiencias de vida sobre personas que puedan mostrar que incluso en los momentos más difíciles de su paso por este mundo, han podido salir adelante a pesar de los obstáculos encontrados en su camino.

Y este precisamente es el caso del Doctor Abdulfatah Sasa, quien además de ser médico especialista en ginecología, es profesor de árabe en la Facultad de Lenguas Modernas de la Universidad de Costa Rica, donde en una conversación sumamente franca y amable pude apreciar que nuestros puntos de vista y opiniones opuestas en algunos temas muy álgidos, no eran obstáculo para poder encontrarnos en las diferentes experiencias que me iría relatando durante todo el transcurso de nuestra conversación, en la cual más allá de buscar argumentos que nos alejaran debíamos resaltar aquellos en los que coincidiéramos como seres humanos para así poder generar reflexión.

Por ello fue sumamente importante escuchar su relato y poder apreciar de esta forma el rostro humano del , en estos tiempos tan convulsos donde solo se habla de éste desde una visión distorsionada del mismo o por lo menos no se respeta que también ésta es una cultura milenaria la cual tiene sus propios preceptos y leyes que han fungido así desde siempre. Pero no estoy refiriéndome con ello a la organización terrorista que en la actualidad se autodenomina “Estado Islámico” que no es el verdadero rostro del .

Sino, ese otro rostro que el Dr. Sasa me mostró, ese que no habla desde una concepción de un Di-s de muerte, sino más bien de hermandad y respeto, donde todas las atrocidades que están ocurriendo en el mundo en este momento, no corresponden a la verdadera doctrina que profesa como musulmán.

Ya que este médico, un hombre de fe y creyente en Di-s, me habló de su vida y niñez en Iafa y cómo a partir de los ocho años de edad tuvo su primera experiencia con lo que fue la guerra en 1948, cuando fue expulsado de su casa con toda su familia en una madrugada, dejando atrás lo que conoció como su hogar, en la ciudad que es hoy Tel Aviv.

De la cual fueron obligados a huir y llegar hasta Jordania en calidad de refugiados después de perderlo todo. Pero el señor Abdul no me habla desde el odio o rencor y eso es evidente en sus palabras al igual que en su mirada, ya que no pude notar ni una sola vez una expresión que hiciera referencia a que estaba bien matar a su prójimo o hermano, como hijos que somos todos de Di-s.

Él me habló siempre desde la memoria de un niño convertido ahora en un intelectual quien me relató un episodio traumático que se vio obligado a vivir, pero no por elección sino por destino y un destino que fue trazado por otros que eligieron por él y en donde en este momento, al igual que en aquella época, son los niños los más perjudicados a ambos lados del conflicto y por los cuales deberíamos sentarnos a crear espacios de diálogo y reflexión más allá de nuestras diferencias, llámense religiosas o políticas porque no podemos perder el sentimiento de hmanidad que es el que nos hace diferentes de los animales y el cual se ésta perdiendo día a día en diversas partes del planeta donde los intereses económicos se imponen e incluso tienen más valor que las propias vidas humanas. (Especial para el Diario Judío.com de )

San José de Costa Rica.
15 12 2015.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa justicia en el Estado Judío
Artículo siguienteLos errores de los líderes de Israel
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.