Diario Judío México - El es una estructura compleja de ruedas que hacen girar unas a otras. Normalmente, una rueda pequeña hace girar a una más grande. En , sin embargo, a veces es todo lo contrario. A veces, una rueda grande hace girar a una más pequeña. La siguiente demuestra muy bien eso.

La comienza en mayo de 2012, cuando un grupo de once chiítas libaneses, descritos como “peregrinos”, fueron secuestrados en en su camino de regreso a Líbano desde Irán. De acuerdo a la acumulada información evaluada como fiable, entre los secuestrados había activistas políticos y militares de alto nivel de Hezbollah (leer más sobre ese incidente en mi artículo “Nasrallah Obtiene una Muestra de su Propia Amarga Medicina”, publicado el 28 de junio de 2012). http://porisrael.org/2012/06/28/nasrallah-recibe-una-muestra-de-su-propia-medicina/

Finalmente, la identidad de los secuestradores fue revelada. Era un grupo rebelde sirio llamado “A’sifat A-Shimal” (la Tormenta del Norte) que operaba en el área de A’zaz, una ciudad situada en el norte de , cerca de la frontera sirio-turca. Según consta, el grupo exigía la liberación de las mujeres sirias prisioneras en cárceles sirias a cambio de la liberación de los prisioneros libaneses.

Como el incidente se prolongó y no se encontraba ninguna solución, los familiares de los libaneses secuestrados se hicieron cada vez más críticos del gobierno libanés, así como también del gobierno turco. Alegaban que, además del apoyo militar y tratamiento médico que proporciona a los rebeldes sirios, también ofrece refugio a los secuestradores.

Hace unos meses dos de los rehenes libaneses fueron liberados. ¡Surgió la esperanza de que la liberación del resto fuera inminente! Sin embargo, no pasó nada y las familias se sintieron más frustradas. En agosto de 2013 ocurrió un hecho interesante. Dos pilotos comerciales turcos fueron secuestrados a plena luz del día en la carretera que conduce al aeropuerto internacional de Beirut. La ejecución profesional de la operación, así como el hecho que la ubicación estaba a un tiro de piedra del baluarte de Hezbollah, provocó la sospecha de que se trataba de una operación llevada a cabo por Hezbollah – que obviamente lo negó.

El sábado 19 de octubre de 2013, después de un año y medio de cautiverio, los nueve rehenes libaneses restantes fueron liberados y regresaron a Líbano. Su liberación fue el resultado de un acuerdo mediado por Qatar. Los términos del acuerdo Qatar no son totalmente claros.

Al momento de la redacción de este artículo quedan dos preguntas sin respuesta en relación con las mujeres sirias prisioneras que supuestamente fueron liberadas. La primera pregunta es ¿cuántas son las prisioneras que serán liberadas según el acuerdo? Los secuestradores anunciaron que el número total es 333. Ninguna otra cifra ha sido proporcionada en apoyo o en contra de esa cifra. La segunda pregunta es ¿cuántas prisioneras fueron realmente liberadas? El 23 de octubre, la red de noticias Al-Jazeera informó que sesenta y dos mujeres fueron liberadas y que más prisioneras podrían ser liberadas en el futuro. De acuerdo a otra fuente 158 mujeres fueron liberadas hasta el momento. Información no verificada sugiere que un tribunal sirio también ordenó la liberación inmediata de Tul Al-Muluhi, una famosa activista, quien ha estado encarcelada desde diciembre de 2009.

¿Cuál es la razón del misterio que rodea a estas preguntas? Una posible explicación es que, como parte del acuerdo, Assad insiste en que la liberación de las prisioneras se haga a un ritmo y en un momento dictado por él, de modo que la liberación no sea percibida como un precio pagado por Assad sino más bien como un gesto de su parte. En otras palabras – Assad no quiere mostrarse como alguien que puede ser “extorsionado”.

De una forma u otra un hecho está claro – los nueve libaneses, acompañados por el Ministro de Relaciones Exteriores de Qatar – voló a Beirut a bordo de un avión de pasajeros de Qatar.

¿Qué es lo que hizo posible el trato y por qué ahora?

Una explicación sugerida es un reciente acontecimiento militar en la zona de A’zaz. Según los informes, una organización afiliada a Al-Qaeda llamada “Al Dawlah Al-Islamiya Fi Al-Iraq Wal-Sham” (“El Estado Islámico en Irak y el Levante” – también conocido como “Da’esh” por sus siglas en árabe), recientemente se hizo cargo del mayor baluarte militar de los secuestradores (la Tormenta del Grupo Norte). Como resultado, los secuestradores estaban preocupados porque si los prisioneros libaneses eran capturados por el grupo Al-Qaeda serían ejecutados inmediatamente. Así que decidieron liberarlos.

Sin embargo, esa no es la verdadera razón de la liberación de los prisioneros libaneses. El acontecimiento que realmente generó el cambio son dos hitos de la actual de EE.UU. en :

El acuerdo entre EE.UU y Rusia sobre el desmantelamiento de las armas químicas de Assad.

La conversación telefónica entre Obama y el presidente iraní, indicando tal vez el comienzo de un diálogo productivo entre Occidente e Irán.

¿Cómo estos dos eventos están relacionados con la liberación de los libaneses? La respuesta es Qatar.

Qatar, con una población de menos de un millón de personas, aspira a convertirse en una primera potencia regional, incluso mundial. En junio de 2013 tuvo lugar un “Golpe Seda” en Qatar. El anterior emir (gobernante) Hamad Bin Jassim Al-Thani fue derrocado por su hijo Tamim. A partir de ahora parece como si el nuevo emir de Qatar estuviera conduciendo una exterior muy similar a la conducida por su padre. Qatar lleva a cabo una exterior agresiva y proactiva, usando sus dos armas principales:

Dinero. Qatar está invirtiendo enormes recursos en diferentes estados de – y también en Europa.

La cadena Al-Jazeera TV News. Establecida, de propiedad de, y gestionada por, la monarquía qatarí.

Qatar no dudó en llevar a cabo una exterior independiente, incluso si no cumple con otros estados árabes del Golfo y sobre todo con el más poderoso – Arabia Saudita. Un buen ejemplo de ello es Irán. Mientras que los estados árabes dejan en claro que ven el programa nuclear de Irán como la amenaza estratégica más grave, Qatar mantiene canales de comunicación abiertos con Irán. La de Qatar está guiada por un concepto simple, mantener buenas relaciones con Irán es una póliza de seguro que servirá a los intereses de Qatar cuando Irán sea la superpotencia regional.

Los dos reciente hitos en la de EE.UU. en que he mencionado anteriormente hacen que Qatar concluya que la actual administración estadounidense está decidida a evitar cualquier confrontación militar – incluidas las medidas para retrasar o eliminar el programa nuclear militar de Irán – y está dispuesto a aceptar un Irán con capacidad nuclear militar.

Como resultado de esa evaluación, Qatar realizó dos movidas encaminadas a mejorar sus relaciones con Irán. Primero, el emir de Qatar le pidió recientemente a Irán “negociar asuntos regionales”. Y el segundo fue un gesto hacia Irán – liberar a los rehenes libaneses. ¿Por qué deberían importarle a Irán los rehenes? Porque la liberación de los secuestrados quita algo de presión del más importante representante de Irán – Hezbollah – que está luchando contra crecientes dificultades y desafíos (sobre los crecientes desafíos de Hezbollah se puede leer, por ejemplo, mi artículo “La Araña Atrapada en su Propia Red”, publicado en mayo de 2013).

¿Por qué estaba Qatar en condiciones de garantizar la liberación de los libaneses en poder del grupo rebelde sirio? La respuesta es fácil: los fondos de Qatar “A’sifat A-Shimal” (la Tormenta del Norte) – el grupo que capturó y retuvo a los libaneses. El ministro de Relaciones Exteriores de Qatar llegó a la semana pasada (una semana antes de que los secuestrados fueran liberados) para dar algunos grandes cheques a diferentes grupos rebeldes destinados a financiar la continuación de sus actividades. También se reunió con el grupo que había llevado a cabo el secuestro. Además de comprobar lo que les dio, también les pidió que liberen a los libaneses. El gesto de Qatar no dejó de ser correspondido – Irán, a su vez, ejerció presión sobre Assad para liberar a las prisioneras, además de a los secuestrados.

En el juego del poder regional Qatar se anotó un buen logro. Irán y su representante, Hezbollah, también pueden estar satisfechos.

Por otra parte, el Primer Ministro de , Recep Tayyip Erdoğan, que aspira a ser el principal líder del mundo árabe y musulmán, está en el lado perdedor de la . Erdoğan se presenta como un potente y decidido líder que consigue lo que quiere. Sin embargo, en este capítulo no logró liberar a los dos ciudadanos turcos que fueron tomados como rehenes. Erdoğan tiene que rechinar sus dientes y observar a Qatar – su rival por influencia – llevarse el crédito.

Esta tiene otro aspecto interesante más. En cautiverio, los rehenes libaneses declararon que estaban siendo tratados como “invitados”. Esa descripción fue sospechosa. Ahora bien, es evidente que este no era el caso y las sospechas eran exactas. Poco después de su liberación los libaneses dijeron que habían sido tratados “terriblemente”. Uno de los secuestrados – que según mi mejor conocimiento es una persona de muy alto rango de Hezbollah – dijo: “pagamos muy caro”. Sólo puede adivinarse lo que quiso decir con eso. Es muy probable que los libaneses experimentaran intensos interrogatorios y proporcionaran un montón de información acerca de Irán y Hezbollah. Si ese es el caso – uno podría preguntarse qué agencias de inteligencia recibieron esa información.

***Avi Melamed, ex funcionario de alto rango israelí sobre Asuntos Árabes, funcionario de inteligencia y educador, es hoy analista independiente de Inteligencia Estratégica de y conferencista especializado en los temas de actualidad del mundo árabe y musulmán y su impacto sobre y la región.

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior¿Me siento triste?
Artículo siguientePostulación de Gilberto Bosques al Premio Raoul Wallenberg 2013-2014 del Consejo de Europa