Diario Judío México - “¿Ashamnu – pecamos? ¿Bagadnu – fuimos infieles?… ¿Fuimos – Dios libre y guarde – infieles a Dios y fallamos de ser fieles a Él? ¿Gazalnu – hemos robado? ¿De quién hemos robado en Auschwitz y Mühldorf?…¿Maradnu – nos rebelamos? ¿Contra quién? ¿Nos rebelamos contra Tí, Señor del universo?… Este vidui (confesión) no fue escrito para nosotros”, concluyó, cerrando su majzor (libro de rezos para la festividad).

Pero, vociferó nuevamente… “somos culpables de pecados que no están anotados en el Majzor … ¿Cuántas veces muchos de nosotros imploraron: Señor del universo, no tengo más fuerzas, llévate mi alma para que no tenga que rezar más el Modé ani?” Debemos pedir a Dios restaurar nuestra fe y nuestra seguridad completamente. “Poned vuestra confianza en Dios para siempre”… “Abrid ante Él vuestros corazones”.

Rabí Yekutiel Yehuda Halberstam (1905 – 1994), el Admor ( jefe de una dinastía jasídica) de Sanz – Klausenberg, nació en el seno de una prestigiosa familia rabínica y fue discípulo de los más grandes rabinos de Polonia. En 1921 contrajo matrimonio con la hija de rabí Jaim Tzvi Teitelbaum, el presidente de la corte rabínica de Sighet. Cinco años más tarde fue elegido rabino de Klausenberg (Cluj). Durante el Holocausto perdió a su esposa y a sus once hijos. A pesar de la terrible pérdida continuó llevando una vida religiosa y fue fuente de inspiración para muchos judíos. Después de la guerra se convirtió en líder de judíos ultraortodoxos y se esforzó para revivir la vida judía en los campos de personas desplazadas. Estableció academias rabínicas (yeshivot) y seminarios, y volvió a casarse, esta vez con la hija de rabí Shmuel Dovid Ungar, el presidente del tribunal rabínico de Nitra, uno de los rabinos más importantes de su generación. Después de su llegada a el Admor estableció centros jasídicos importantes de Sanz – Klausenberg en Natania y Jerusalén.

FuenteItongadol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl papa, ante los horrores de la ocupación y del genocidio judío en Lituania
Artículo siguienteYom Kippur: El secreto del perdón
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.