Existe un Shabat secular, descubrámoslo. Es quizás más antiguo que lo que sabemos.

Primero fue un mito pagano de enfrentar al Dios del tiempo-que es el de la muerte- puesto que el tiempo destruye y mata a todo. Como en la antigua Grecia era el Titán Cronos, en Babilonia era  Shapatur, el temido Dios del tiempo, puesto  amenazaba todo, todo moría en sus poderes, "el tiempo". Los babilonios intentan enfrentarlo y por eso una vez semanalmente decretaban "parar el tiempo", no produciendo y haciendo quietud ese día. Concebían que era una forma de enfrentar a Sapatur y defender la vida.

Ese origen, lo tomó el pueblo Hebreo de su exilio en Babilonia y realizó un hermoso sincretismo con las variante singulares israelitas.

Dijo Erich Fromm al respecto: El shabbat es un día de alegría, porque ese día el individuo es plenamente él mismo. Por ello el Talmud llama al shabbat la anticipación del tiempo mesiánico, y al tiempo mesiánico el shabbat interminable: el día en que la propiedad, el dinero y la aflicción y la tristeza son tabú; un día en que es abolido el tiempo, y solo domina el ser puro. Su predecesor histórico, el shapatu babilónico, fue un día de tristeza y de temor. El domingo moderno es un día lleno de alegría, de consumo y de huir de sí mismo.

Hoy el Shabbat es para el pueblo judío una identidad muy singular. Un sabio se preguntaba si el Shabbat hizo al o el hizo al Shabbat.

SHABBAT SHALOM SECULAR para todo; festejémoslo.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLas 50 mujeres judías más atractivas de este año
Artículo siguienteNuestro colaborador Andrés Roemer podría ser el próximo cónsul de México en San Francisco