Muchas veces ocurre que las personas tienen una sensación de que no hay nada más que les pueda ofrecer la vida: alguna grata sorpresa, la esperanza de que algo mejor va a llegar, etc.

Hay otras ocasiones que levantarse resulta tedioso y/ó desagradable, como ¿para qué me levanto?, tengo siempre la misma rutina, estoy aburrido, estoy harto del trabajo ó del jefe.
No estoy teniendo los resultados que esperaba en mi proyecto, nadie me entiende, todo me da flojera, etc.

Y este tipo de pláticas internas, revelan un vacío, una sensación de que la vida no tiene un sentido.

Cuando ocurren estos momentos es cuando se tiene un vacío emocional. Es quizá uno de los momentos más tristes (depende cuanto tiempo esté en nuestras vidas).

Esto ocurre con gran frecuencia y con más gente, porque ya no hay inyección a las cosas que se realizan. Uno se la pasa buscando por donde sea, alguna forma de salir de este estado.

En realidad las personas que lo sufren no saben exactamente que les ocurre, porque llegan a los consultorios y si uno les pregunta, porque creen que estén así, las respuesta es: “no lo sé”. Y el agujero se sienta más grande.

Esto genera una ansiedad enorme en el individuo que la padece porque al no saber qué le pasa, no encontrar un sentido y tener la sensación física de vacío, se va agrandando cada vez más.

Es en este sinsentido que uno busca cualquier solución, un curso de coaching, un psicólogo, una terapia alternativa, yoga, algo que lo saque del letargo en el que vive.

Es una búsqueda (no siempre constante), de llenar esta efecto de que no hay nada que motive su vida.
En esto como en otras muchas otras cosas más; a cada quién le va un remedio mejor que otro.

Salir a caminar, hacer ejercicio, meditar, rezar diariamente y con fe, verse con los amigos que son muy buenos para hacer un efecto de apoyo.

Ver las cosas con mayor panorámica acerca de nuestras vidas. Porque si solo nos enfocamos en algo pequeño y concentramos todo nuestro pensamiento en esto, el efecto de vacío emocional no variará ni medio milímetro.

El asunto es no dejar de buscar medios y remedios para poder tener una vida más plena. Porque de otra manera el aburrimiento, hastío, ansiedad no sólo es para nosotros, sino que lo transmitimos a nuestros seres más queridos.

El vacío es algo que no tiene compasión. Uno puede vivir una vida larga y haber tenido siempre un vacio emocional.

Recuerdo que cuando leí el libro de Michael Ende: “La sin fin”. El autor habla de algo que está en todas partes en un mundo llamado Fantasía, que devora aquello que encuentra a su paso dejando solo un gran vacío. A este fenómeno lo llaman en el libro: “la Nada”. Y es exactamente igual al vacío emocional, ese sinsentido va dejando sin conmiseración el alma humana.

Como dije no hay un sola solución para todos, pero lo importante es no dejar de buscarlo.
Pongo algunos ejemplos de grandes personas que han sabido ó han estado cerca de gente que no quiere vivir más. Por algo han dejado un legado de impulso para seguir siempre adelante:

El psicoterapeuta Viktor Frankl (estuvo en cuatro campos de concentración), habló de que si el ser humano no integra en su vida las pérdidas y los fracasos, se irá sumergiendo en un vacío o sin sentido, que lo llevará a la deshumanización y a trastornos propios de una vida desconectada de lo valioso, una vida sin proyecto, una vida sin esperanza. Él es un uno de los mejores ejemplos de que se dedicó a buscar un sentido a la vida y lo logró.

Otro humanista que se llama Sri Sri Ravi Shankar dice:
“existir es un hecho, vivir es un arte”.

Dicen que la Madre Teresa de Calcuta (también era una gran humanista), tenía un dicho que decía más o menos así: “Si no puedes correr, trota, si no puedes trotar, camina…pero nunca te detengas”.

1 COMENTARIO

  1. La nada. Sentimiento que nos devora,.y seguimos sin pensarlo en el mismo sentimiento. Luchar por vivir feliz ,facil no trnemos que hacer lo podible por vivir.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorVía verde: la nueva medida ambiental en México
Artículo siguienteEl Instituto Weizmann de Ciencias es el noveno del mundo en calidad de la investigación
Estudié la carrera psicología para poder ayudar a las personas, siempre he tenido un sentido de vocación hacia los demás. Además de que me gusta mucho el aspecto espiritual ó profundo del ser humano.Quiero ayudar a las personas a que alcancen su potencial, asesorándolos en lo que necesiten. Apoyando sus fortalezas. Me gusta la idea de ejercer mi profesión donde se conjugue el gusto por la gente. Puede ser por medio de: seminarios, talleres, pláticas, artículos, etc. para que las personas en lo personal y/ó en el trabajo logren sus objetivos y se superen.