En estas épocas en que vuelven a renacer en el mundo occidental los partidos xenófobos de ultra derecha, parece haberse olvidado el mensaje contra la indiferencia que representaba Elie Wiesel, recientemente fallecido.

Señalaba en uno de sus párrafos más brillantes: “Lo contrario del amor no es odio, es la indiferencia. Lo contrario de la belleza no es la fealdad, es la indiferencia. Lo contrario de la fe no es la herejía, es la indiferencia. Y lo contrario de la vida no es la muerte, sino la indiferencia entre la vida y la muerte”.

Durante las primeras décadas posteriores al Holocausto (si bien, hoy se utiliza Shoá en vez de Holocausto, empleo este último término para ser fiel a los textos de Wiesel) ni los sobrevivientes se animaban a contar lo ocurrido ni había oídos que quisieran escucharlo. La situación cambia a partir de 1960 en que Wiesel decide publicar su testimonio. Le seguirían otros libros (traducidos a muchos idiomas) y sus conferencias. Cabe señalar que el libro original había sido ya publicado previamente en Buenos Aires en idioma idish. Su traducción al inglés con el nombre de “La Noche” produjo gran impacto.

Wiesel fue uno de los más lúcidos testigos y cronista del Holocausto. Tenía grabado en su brazo el número A-7713. Su testimonio es muy relevante ya que, por razones biológicas, en muy pocos años se nos acabarán los sobrevivientes que vivieron la década del ´40. Ante los nuevos negadores del Holocausto señala: “Primero asesinaron a los judíos y ahora hay quienes quieren matarlos por segunda vez haciendo dudar de que las víctimas mismas existieron”.

¿Por qué luchar contra la injusticia? Mario Vargas Llosa se contesta: “La grandeza trágica del destino humano está en la paradójica situación que no le deja al hombre otra escapatoria que la lucha contra la injusticia, no para acabar con ella, sino para que ella no acabe con él”.

Wiesel vivía con la misión de mantener viva la memoria del Holocausto y otras injusticias. En la ceremonia de recepción del Premio Nobel a la Paz de 1986, dijo: “He intentado mantener viva la memoria. He intentado luchar contra aquellos que olvidarán. Porque si olvidamos, somos culpables, somos cómplices”. Y agregaba en otra oportunidad: “una memoria que no tomase en cuenta el futuro violaría el legado del pasado. Recordar significa vivir en más de un mundo. Ser tolerante: ser comprensivo el uno para el otro… En aquellos días y noches la Humanidad perdió su rostro”.

Para Wiesel, el mandato de la memoria luego de Auschwitz se divide en tres partes: primera, no olvidar; segunda, recordar; tercera, hacer recordar. Y esa memoria incluye la responsabilidad de ser activos, de adquirir suficiente poder como para defender la dignidad y la responsabilidad para la solidaridad. Parafraseando a se podría agregar que, luego de Auschwitz, la humanidad tiene un nuevo mandamiento para cumplir: “evitar nuevos genocidios y holocaustos”.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSi nos respetamos mutuamente, no estaremos nunca solos
Artículo siguienteParadoja del golpe en Turquía: Erdogan se fortalece
Mario Eduardo Cohen, escritor e investigador, nació en Rosario (Provincia de Santa Fe, Argentina), padre de una hija, Corina, es Profesor de Historia (egresado del Instituto Nacional del Profesorado), conferencista y organizador de congresos, simposios y encuentros nacionales e internacionales sobre temas históricos y del pensamiento. Se ha especializado en Historia Judía, demografía y en Cultura Sefardí. Es además, Contador Público (egresado de la Universidad de Buenos Aires) y asesor de empresas. Es autor de varios libros en materia impositiva y contable Fue distinguido -en 1994- por el Rey Juan Carlos I de España con la Orden del Mérito Civil en reconocimiento a su actividad en pos de la investigación y la divulgación de la cultura sefardí. Autor del libro "América Colonial Judía" editado en abril de 2000. Presidente del CIDICSEF - Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefaradí-, del que es miembro desde 1977, ha dirigido 15 volúmenes de la publicación académica "Sefárdica" que edita la mencionada institución. Fue, en 1992 el Director General de Encuentro Internacional "Cinco Siglos de Presencia Judía en América" y otros simposios internacionales. Además fue invitado a exponer en varios Congresos de EE.UU. en 3 oportunidades, España e Israel. Es colaborador permanente del matutino "La Nación" de Buenos Aires en temas judaicos. Sus ponencias fueron publicadas en la Argentina, Venezuela, los Estados Unidos, Israel, España y Holanda. Ha sido curador de varias exposiciones relacionadas con sobre temas judaicos, las que fueron presentadas en distintas ciudades latinoamericanas y en los Estados Unidos. (ver www.maimonides800.org.ar) Fue, además, Director Ejecutivo del ICAI (Instituto Cultural Argentino Israelí) y de FeSeLa (Federación Sefaradí Latinoamericana). Asimismo es autor del libro y el vídeo "Al Encuentro de la Novia" (programa multimedial sobre el Shabat y su práctica en el hogar).También ha dirigido y redactado los CD Rom Educativos Mekorot-Fuentes ll y Jaguim-Festividades.