Diario Judío México - Es un estilo musical y una danza proveniente de la zona del Río de la Plata, que comparten Argentina y Uruguay. Suele interpretarse por medio de una orquesta típica o un sexteto y tiene al bandoneón como su instrumento esencial. La coreografía es muy sensual y compleja. La letra de los tangos con frecuencia está compuesta en lunfardo que es un argot local lleno de expresiones italianas y africanas.

El tango tiene orígenes lo mismo africanos, latinoamericanos que europeos que se han fusionado a tal grado que es casi imposible distinguirlos. En el siglo XIX en las Islas Canarias, la palabra tango significaba “reunión de negros para bailar al son del tambor”. También es el producto histórico de las masas de inmigración, sobre todo de Europa que llegaron tanto a Buenos Aires como a Montevideo hacia finales del siglo XIX. En esa época, Argentina, que a mediados del siglo tenía poco más de un millón de habitantes, recibió más de seis millones de inmigrantes hasta mediados del siglo XX.

El tango surgió básicamente en los llamados “arrabales”, barrios suburbanos que rodeaban a las ciudades y se utilizó el bandoneón traído por los inmigrantes alemanes que solían usarlo en vez del órgano en las iglesias luteranas lo cual le dio al tango el quejido que es parte de su ser. Más adelante, se añadieron muchos otros instrumentos pero el bandoneón quedó como el más clásico de ellos.

En un principio, el tango fue rechazado por la sociedad aristocrática y por la Iglesia Católica. Inclusive el Káiser alemán, Guillermo II prohibió a los oficiales prusianos que bailaran tango si vestían uniforme. Pero después de la Primera Guerra Mundial, el tango llegó a París y tuvo un auge tremendo con lo cual su música y sus pasos se propagaron por todo el orbe.

Probablemente, el mayor exponente del tango fue Carlos Gardel, de cuyo origen hay una serie de versiones pues se dice que nació en Francia, en Uruguay y en Argentina y todas tienen los documentos para probarlo. Lo que es un hecho es que aún hoy en día sigue siendo el más conocido y venerado de los cantantes de tango a pesar de haber muerto en un accidente de aviación (del cual también hay muchas versiones) en Medellín, Colombia hace más de 50 años. Gardel escribió algunas de sus propias canciones utilizando como letrista a Alfredo Le Pera.

Otros grandes entre los compositores fueron Osvaldo Pugliese, Aníbal Troilo y entre los letristas están Enrique Santos Discépolo y Homero Manzi. Sin embargo, en las nuevas corrientes, el más conocido es Astor Piazzola que le ha dado un giro totalmente nuevo a la música de tango con éxitos como Balada para un Loco y Adiós Nonino.

En una época el tango se bailaba en cabaréts de lujo o en pistas llamadas “milongas”. Aparentemente, de ahí se deriva la milonga que es un tipo de tango rápido y no tan melancólico, pues el tango clásico es, a decir de Jorge Luis Borges, “un modo de caminar”. En el tango, la pareja debe realizar figuras, pausas y movimientos improvisados, llamados cortes, quebradas y diferentes firuletes, sin soltarse. Es el abrazo el que hace complicado combinar en una sola coreografía las improvisaciones de ambos.

Actualmente, el tango se ha propagado por doquier y hay shows populares donde se muestra en toda su extensión además de haber clases de tango lo mismo aquí en que en los Estados Unidos y seguramente en muchos otros países. Hay algunos restoranes en la Ciudad de donde se puede bailar algunas noches de la semana o por lo menos tratar de bailarlo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEntrevista con el embajador de Israel Yosef Livne
Artículo siguienteComo lubricar el alma para que no se seque

Desde temprana edad su afición por los idiomas la ha llevado a graduarse en varios como el inglés, francés, hebreo, alemán y ruso, por lo que profesionalmente se dedica a ser traductora, sobre todo en inglés y español, ruso y francés, actividad que ha sostenido por más de cuarenta años. También ha sido maestra de inglés por más de veinte.

Como articulista sus inicios se encuentran en la revista de la Comunidad Bet-El, pero en forma continua por más de cinco años su intelectualidad se refleja en "Foro" y algunos en la publicación "Letras Libres", destacando sobre todo en ellos el folclor, cultura, lugares y aspectos netamente mexicanos.