La vida se repite de forma extraña y milagrosa, nada sucede cómo era esperado, mostramos sorpresa y miedo al descubrir que somos mortales. Es una experiencia física y emocional. Una de las metas en nuestra vida es asegurarnos y pensamos que lo hemos logrado al tener los bienes materiales a nuestro alcance; hacemos todo pensando que vamos en camino de una vida segura, una tierra firme que nos sostenga. Cuando esta se mueve surge la inseguridad en la cual nos movemos.

Pensamos que podemos planear nuestra vida y borramos la inseguridad. El temblor que acabamos de pasar nos confronta con la vulnerabilidad de nuestra humanidad. Nada es seguro ni es para siempre. Un pensamiento que escondemos porque nos muestra nuestra fragilidad.

El significado de la inseguridad lo podemos vincular con la palabra aislamiento, soledad, desamparo, tristeza, abandono, vergüenza, depresión. Al sentirnos inseguros, tenemos coraje y enojo que ocultan el terror ante la falta de control. Sentimiento que implica una crisis que nos coloca en ese puente movedizo cuyo vaivén nos enloquece y reproduce los miedos y las inseguridades más primarias del ser humano.

Cuando el adulto tiene este sentimiento, trata de no sentirlo en vez de darse el permiso y poder expresar sus emociones. Es en esta situación cuando el niño pregunta y dice lo que el adulto no se atreve a pensar o sentir. No es fácil escucharlos pero hay que hacerlo. El pequeño tiene una libertad que el adulto no se da. Es importante no reprimirlo sino unirse a sus sentimientos que son universales. Es en la plática con los demás donde surge un poco de consuelo.

Algunos niños han aprendido a ocultar sus sentimientos oscuros ya que sus mayores les dicen: “Los niños buenos sonríen y esconden los pensamientos negros". Ahora hay que hacer lo contrario, ayudarlos a sacar sus temores.
En esta situación es importante buscar una luz que alumbre y valore lo que si tenemos. Agradecer lo que nos ha sido dado y dar salida a nuestras emociones, tristezas y dolores. Tenemos que voltear hacia el lado más brillante a nuestro alrededor. Si sentimos que no existe hay que frotar el oscuro hasta que brille. Ha llegado el momento de aprender a hacerlo.

El flujo de la energía que existe en un organismo humano, se asemeja de algún modo al flujo de un río que se mueve por lo general armoniosamente, pero que de vez en cuando se precipita por una cascada liberando parte de su energía y puede ocasionar grandes pérdidas y dolores. El azar y la casualidad son ingredientes determinantes en la vida. Todo parece firme hasta que el camino se obstruye.

Los desastres naturales promueven que nuestra fuerza se debilite y hagan aparición todos los miedos escondidos y nuestra indefensión hace presencia. Aparece una desazón creciente, un desasosiego al cual no le podemos poner nombre y nuestro corazón se inunda de miedo y tristeza. Los temores fantasmales llegan a la reunión. En forma paradójica también es en este momento, después de la caída que surgen las ideas o proyectos que nos puedan beneficiar.

No puedo parar el mundo, sí tratar de mantenerme cuerda y lo hago buscando ocupaciones para alejar los pensamientos negativos. . Disfruto la posibilidad de poderme mover, poder caminar y hacerme presente para poder ayudar. A cada momento de miedo, repito con fe “esto también pasará”.

Todos tenemos temores. Volteo la cara y veo los embrollos por donde navegamos. Los problemas caen del cielo, como la lluvia, en vez de soltarlos los guardamos. Es con pensamientos positivos que ayudamos a que estas preocupaciones se desintegren, finalmente muchas solo están en la cabeza.

Por otro lado, no podemos estar todo el tiempo escuchando noticias sobre lo sucedido ya que aumentan nuestro dolor e incertidumbre. Desechar las falsas alarmas y críticas destructivas. No es momento para darse más cuerda.

Platicando con la gente cercana veo que los que tienen algo tiemblan ante la posibilidad de perderlo. Los que no tienen también están preocupados por el momento. La oscuridad ha llegado, hay que dejar pasar esa luz que entra en mi alma me obliga a agradecer lo que tengo, esforzarme por ser más fuerte aunque sólo consiga dar un paso adelante. Buscar más fuerza y serenidad. Lo mejor es fingirlo y al hacerlo puede surgir un cambio.

En el momento en que la tierra tiembla, surge un sentimiento terrible, desagradable; volteamos la cara pidiendo ayuda, y el mundo permanece quieto como si observara las nubes, las casas, el aire, no rostros humanos. ¡Estamos solos con ese dolor! Adultos y niños sienten como el pánico asciende, reptando desde el fondo del corazón. Un misterio que produce miedo. Hay que aprender a alejarlo para seguir con la vida.

Los hay que tienen buena suerte y por supuesto los hay con mala suerte. Los hay fuertes y los hay débiles. Los hay ricos y los hay pobres. Pero no existe nadie que posea una fuerza excepcional. La angustia demuele la firmeza. Todos somos iguales. Y una persona que se da cuenta de esto debe esforzarse por ser más fuerte, aunque sólo consiga ser un poco más fuerte. O sencillamente fingirlo, ¿no te parece? Las personas fuertes no existen, se hacen.

Todo es transitorio, la vida y la experiencia pasan de largo irrevocablemente como pasa el paisaje por la ventanilla del tren. Todo se va convirtiendo en parte del pasado. Es en estos momentos en que puede surgir, y surge una extraña vitalidad.

Nadie pasa por la vida sin recibir las marcas de la cavilación, el pesar, la confusión, el enojo y la rabia. Incluso quienes creen que lo tienen todo, antes o después participan del término medio de desdicha, y a veces incluso más. Sin embargo, a veces pensamos que los otros, tienen que haberse visto siempre libres de sufrimiento y de contradicciones. ¿Cuántas veces escuchamos: qué le puede faltar a fulano con todo lo que tiene? Nos podemos sorprender al entrar en su intimidad.

El tiempo pasó y ella aprendió a esconder ese sentimiento tanto que a veces no se daba cuenta que lo sentía…por otro lado pensaba que sólo ella tenía mariposas en el estómago; en algunas discusiones, las emociones la ahogaban. No se imaginaba que otros también lo vivían de la misma manera.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa esencia de Yom Kipur
Artículo siguienteHay que proseguir en el desierto aunque se hubiese perdido la esperanza
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.