Diario Judío México - El reciente artículo de Jonatán Beck en The Jerusalem Post ( “En el cálido Tenerife, lejos de las multitudes,”del 1º de febrero) fue encantador de leer, pero lo que es una lástima es que no se haya hecho mención de la importante conexión de los judíos a las Islas Canarias.

Existe importante documentación compilada por Lucian Wolf (publicado por la Sociedad judía Histórica de Inglaterra en 1926) que muestra que durante los juicio de la Inquisición Española, allí por los siglos XXVI y XXVII, judíos de España vivieron y practicaron su religión en esta región en considerable número.

Hay aún allí un pueblo llamado Sinagoga donde fueron descubiertos importantes restos de la comunidad judía, tristemente descuidados y destruidos por el fuego hace unos años.

Descubrimientos más recientes revelan como estas islas Atlánticas y las cercanas de Cabo Verde y Madeira proporcionaron asilo y descanso para los Marranos-Annusim escapados de la Inquisición al Nuevo Mundo, cuando con demasiada frecuencia sus frágiles y pequeñas embarcaciones no podían hacer todo el trayecto.

Lo más asombroso de todo, es que estos judíos mantuvieron una especie de hermandad remota durante unos cientos de años entre ellos. A los que vinieron a través de las Islas Canarias se los conoce como la Islaneos.

¡En una era sin teléfonos y faxes, tuvieron un asombroso éxito en la comunicación y el vínculo a larga distancia, continuando con las tradiciones judías y las asociaciones que siguen hasta hoy en día!

A pesar de las distancias entre ellos, se puso gran énfasis en la organización de los matrimonios de sus hijos y la realización de negocios internacionales.

Se estableció una red de casi ininterrumpida de Terranova y Nueva Escocia en el norte hasta las islas del Caribe y Nueva Orleáns en el sur, extendida por momentos hasta Brasil y Colombia también.

Lamentablemente muchos documentos valiosos se perdieron durante el Huracán Katrina, cuando el “New Orleans Isleneos Museum” fue dañado, sin embargo, a lo largo de estas áreas hoy se encuentran Anusim que pueden no admitir inicialmente a los extranjeros que son de origen judío, porque son una gente excepcionalmente insular.

El indicio más revelador es el número de ellos que hablan ladino (judeo-español), el lenguaje que aquellos que abandonaron España se llevaron. Además, los Isleneos tienen un maravilloso conocimiento de la en ladino y de las canciones populares.

Lamentablemente, cuando los Isleneos Anusim han pedido ser aceptados como la parte de la comunidad judío, muchos rabinos los han rechazado en vez de ayudarlos a resolver sus difíciles cuestiones de conversión e identidad.

La escritora es Directora Ejecutiva del “Casa Shalom Institute for Marrano-Annusim Studies” en Gan Yavne.

FuenteThe Jerusalem Post
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorForoJudio.com lamenta profundamente la sensible pérdida del Sr. Isaac Mustri M. Z”L
Artículo siguienteJefe de Inteligencia Militar israelí advierte sobre Siria, Hizbollah e Irán