Diario Judío México -

La ONU hubiera gustado tener un frente unido contra y Estados Unidos en el voto en contra del reconocimiento de la legitimidad de Jerusalén como capital de , pero el número de votos demostró lo contrario, dijo la Coalición Europea por .

“Un total de 65 naciones votaron en contra, se abstuvieron o no se presentaron a la votación, en una clara reprimenda contra la resolución patrocinada por Turquía”, dijo el director fundador de ECI, Tomás Sandell. “Contrario a la votación en el Consejo de Seguridad el lunes, la votación de hoy muestra que no está aislado en la comunidad internacional.

“Son estas 65 naciones las que no respaldaron la resolución sesgada de hoy que conforman la minoría moral en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde casi la mitad de los estados miembros no cumplen con los criterios más básicos para las democracias parlamentarias”, dijo.

La votación de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el proyecto de resolución sobre el Estado de Jerusalén fue aprobada el jueves por 128 votos, 35 abstenciones, 21 no presentaciones y 9 en contra. Además de y los Estados Unidos, solo Guatemala, Honduras, las Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Palau y Togo votaron en contra.

Antes de la votación, el grupo cristiano pro israelí dijo que cada nación cristiana que se precie debe enfrentar los hechos con respecto a cuán bien protegidos son los lugares sagrados en .

En la carta, ECI señaló que “ es el mejor guardián de una Jerusalén abierta e inclusiva que respeta la fe de todos sus ciudadanos y garantiza el libre acceso a sus lugares sagrados”.

La carta además afirma que “es un hecho indiscutible que, a diferencia de otros guardianes de la ciudad, desde los romanos hasta los cruzados, hasta el estado de Jordania entre 1949 y 1967, la libertad de religión solo se ha preservado bajo la soberanía israelí. Jerusalén sigue siendo uno de los pocos lugares del donde judíos, cristianos y musulmanes pueden rezar en libertad, seguridad y paz”.

En la carta, ECI pidió a todos los estados miembros que “se abstengan de adoptar cualquier resolución que pueda interferir o poner en peligro este estado único para una ciudad, que es legítimamente llamada santa por tres religiones mundiales, mientras piden a los israelíes y palestinos regresar incondicionalmente a la mesa de negociaciones”.

Andrew Tucker, Asesor Jurídico de ECI, dijo que “el proyecto de resolución presentado por Jordania adopta la posición de que Israel no tiene ningún reclamo legítimo sobre ninguna parte de Jerusalén. No es razonable para Jordania ahora, dada su conducta entre 1947 y 1967, que se le permita volver a poner sobre la mesa una posición que eligió en 1947 para rechazar al tratar de aniquilar al estado judío”.

Mientras tanto, el Comité Judío Estadounidense también expresó su desaprobación por la resolución de la Asamblea General que condena el reconocimiento por parte de los Estados Unidos de que Jerusalén es la capital de Israel.

“Para aquellos realmente comprometidos con la consecución de un acuerdo de paz israelí-palestino amplio negociado, la acción de hoy de la Asamblea General de la ONU es profundamente desalentadora”, dijo el CEO de AJC, David Harris.

“Una vez más, los estados miembros de la ONU han elegido socorrer a la equivocada estrategia del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, de internacionalizar el conflicto en lugar de presionarlo para que negocie directamente con Israel”, continuó Harris. “Reunir resoluciones de la ONU que no avancen en la paz puede complicar un conflicto ya complejo que las negociaciones directas pueden resolver”.

Además, el movimiento Christians in Defense of Israel ha lanzado una campaña nacional para apoyar al presidente Donald Trump en ataques internacionales y “matones dentro de nuestras fronteras”. Pidieron a los ciudadanos de base emitir un fuerte “Voto de confianza” para el presidente, con la esperanza de reunir a por lo menos 25,000 firmantes y entregar el mensaje a Trump y al Departamento de Estado a principios de 2018.

El debate y la votación del organismo de las Naciones Unidas destacaron por segunda vez en una semana el aislamiento internacional de los Estados Unidos sobre el problema de Jerusalén

La asamblea general de las Naciones Unidas ha lanzado un duro reproche a Donald Trump, votando por una gran mayoría para rechazar su reconocimiento unilateral de Jerusalén como la capital de Israel.

La votación se produjo después de que se redoblaran las amenazas de Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, quien dijo que Washington recordaría qué países “faltaron el respeto” a Estados Unidos votando en contra.

A pesar de la advertencia, 128 miembros votaron el jueves a favor de la resolución que respalda el consenso internacional de larga data de que el estatus de Jerusalén, que tanto Israel como los palestinos reclaman como capital, solo puede resolverse como una cuestión final acordada en una paz. acuerdo. Los países que votaron a favor de la resolución incluyeron a los principales receptores de ayuda estadounidense, como Egipto, Afganistán e Iraq.

Aunque en gran parte simbólica, el voto en la sesión de emergencia del organismo mundial ha sido el foco de días de furiosa diplomacia tanto por la administración Trump como por Israel, incluida la amenaza de Trump de recortar los fondos estadounidenses a países que no respaldaron el reconocimiento estadounidense.

Pero solo nueve estados, incluidos Estados Unidos e Israel, votaron en contra de la resolución. Los otros países que apoyaron a Washington fueron Togo, Micronesia, Nauru, Palau, Islas Marshall, Guatemala y Honduras.

Veintidós de los 28 países de la UE votaron a favor de la resolución, incluidos el Reino Unido y Francia. Alemania, que en el pasado se abstuvo de las medidas relacionadas con Israel, también votó a favor.

Treinta y cinco países se abstuvieron, incluidos cinco estados de la UE, y otros aliados de los Estados Unidos, incluidos Australia, Canadá, Colombia y México. Embajadores de varios países que se abstuvieron, incluido México, utilizaron su tiempo en el podio para criticar el movimiento unilateral de Trump.

Otras 21 delegaciones estuvieron ausentes de la votación, sugiriendo que la advertencia de Trump sobre los recortes de fondos y el cabildeo de Israel podrían haber tenido algún efecto.

Si bien el apoyo a la resolución fue algo menor de lo que esperaban los funcionarios palestinos, el escaso recuento de tan solo nueve votos en apoyo de la posición de Estados Unidos e Israel fue un serio golpe diplomático para Trump.

Inmediatamente después de la votación, el presidente palestino, Mahmoud Abbas, describió el resultado como una “victoria para Palestina”. El enviado de los palestinos en la ONU, Riyad Mansour, describió el resultado como un “revés masivo” para Estados Unidos.

“Lo lograron”, dijo Mansour a la AFP. “No lograron llegar a Jerusalén, así que cuando uno habla de ellos y solo puede obtener nueve votos para decir ‘no’, creo que fue un completo fracaso para su campaña”.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, rechazó la votación de la ONU sin más.

“Israel agradece al presidente Trump por su posición inequívoca a favor de Jerusalén y agradece a los países que votaron junto con Israel, junto con la verdad”, dijo una declaración de la oficina de Netanyahu.

Trump amenazó suspender la ayuda a los países por el voto de la ONU en Jerusalén

En declaraciones a la asamblea antes de la votación, Haley, quien a principios de semana les dijo a los miembros que Estados Unidos “tomaría en cuenta los nombres de los países”, regresó a la ofensiva.

“También debo decir hoy: cuando hacemos contribuciones generosas a la ONU, también esperamos que seamos respetados”, dijo. “Además, nos piden que paguemos los dudosos privilegios de no ser respetados”.

Haley agregó: “Si nuestra inversión falla, tenemos la obligación de gastar nuestra inversión de otras maneras… Estados Unidos recordará este día”.

En su propio discurso, el embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, dijo que los miembros de la ONU que respaldaron la resolución estaban siendo manipulados. “Son como títeres tirados por sus maestros palestinos”, dijo en la sesión.

Si bien la resolución del jueves fue en apoyo de las resoluciones existentes de la ONU sobre Jerusalén y el proceso de paz, la torpe intervención de Trump y Haley también hizo que la votación fuera un referéndum sobre la política exterior a menudo unilateral y agresiva de Trump.

El debate y la votación destacaron por segunda vez en una semana el aislamiento internacional de los Estados Unidos sobre el problema de Jerusalén, luego de una votación similar en el Consejo de Seguridad el martes, en la cual fue superado en número por 14-1.

La intimidación y fanfarronería de Trump en Jerusalén es una mala noticia para la ONU

La imposición diplomática estadounidense respecto a Jerusalén podría terminar siendo un choque costoso si Washington corta su financiamiento a la ONU

La postura amenazante de Estados Unidos, que había sido denunciada como contraproducente y como “intimidación”, parecía haber endurecido la determinación de los países de oponerse a la medida de Trump del 6 de diciembre.

La resolución, copatrocinada por Turquía y Yemen, calificó el reconocimiento de Trump como “nulo” y reafirmó 10 resoluciones del Consejo de Seguridad sobre Jerusalén, que datan de 1967, que incluyen requisitos para decidir el estado final de la ciudad en negociaciones directas entre Israel y el Palestinos

También “exige que todos los estados cumplan con las resoluciones del consejo de seguridad con respecto a la ciudad santa de Jerusalén, y no reconozcan ninguna acción o medida contraria a esas resoluciones”.

El pasado jueves, cuando se hizo evidente que los EE.UU. e Israel serían fuertemente derrotados en la votación de la ONU, Netanyahu denunció de manera preventiva la votación llamando a la ONU un “palacio de mentiras”.

“El estado de Israel rechaza este voto directamente”, dijo Netanyahu. “Jerusalén es nuestra capital, continuaremos construyendo allí y embajadas adicionales se trasladarán a Jerusalén. Jerusalén es la capital de Israel, lo reconozca o no la ONU. Le tomó 70 años a Estados Unidos reconocer formalmente esto, y llevará años que la ONU haga lo mismo”.

Michael Oren, viceministro de diplomacia de Israel, llamó a Israel a cortar sus vínculos con la ONU y expulsar a la organización de sus oficinas en Jerusalén.”Debemos desalojar a la ONU de la pintoresca Casa del Gobernador, donde su personal inflado no hace nada, y darle este sitio histórico a una escuela, a un hospital o, lo mejor, a una nueva embajada de los EE.UU.”

Publicado por BENJAMIN GLATT en Post, 22 de diciembre de 2017

Traducido y recopilado del periódico The Guardian por Yoram Bar-Am, escritor, publicista, traductor e intérprete profesional independiente para Diario Judío de México.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLas grabaciones de audio más antiguas en Yiddish
Artículo siguientePadres musulmanes amenazan de muerte a profesores de guardería en Austria si no enseñan el Islam
Yoram Bar-Am, traductor profesional independiente, miembro de la asociación de traductores e intérpretes de Israel (ITA), con residencia en Tzur Ygal, Israel. Posee experiencia acumulada superior a 30 años en la traducción, interpretación y publicación de textos y documentos legales, comerciales, técnicos, médicos, diplomas y certificados personales. Los servicios de traducción e interpretación incluyen acompañamiento de comisiones comerciales y diplomáticas y servicios de traducción simultánea y/o consecutiva ante los tribunales en Israel y el extranjero.