El diputado acaba de presentar una denuncia por contra el periodista V.H.Morales y agregó en la misma una advertencia sobre la liviandad en el tratamiento que tuvo Victoria Donda al frente del INADI sobre el caso Salim Sad, periodista del canal oficial.

La rata inmunda de Morales (que ya intentó "apretarme" por una carta anterior) escribió que los judíos tienen una forma rara de enterrar a sus muertos, según como ejerzan su creencia en Dios, teniendo en cuenta que Nisman se suicidó y por lo tanto no podía ser inhumado en el cementerio de La Tablada. No puede ser más asquerosamente antisemita quien habla así de los muertos y de la religión judía.

El otro imbécil (Sad) acusó de la muerte de Kobe Bryant a un tal Sikorsky, "judío fabricante del helicóptero". Este modelo de helicóptero fue creado por Sikorsky, católico ortodoxo ruso nacido en Kiev.

Diputado Waldo Wolff.

El problema de la denuncia de W.Wolf es que al frente del INADI han puesto a una persona que se desempeñó como diputada nacional pasando por distintos partidos de la izquierda nacional hasta encontrar conchabo con AF y CFK, todos pro-palestinos y antijudíos, con lo que quita autoridad moral y equilibrio emocional a V.Donda para desempeñar dicho cargo y emitir resoluciones justas.

Elie Wiesel, sobreviviente de la Shoá dijo: "Ante las atrocidades tenemos que tomar partido. El silencio estimula al verdugo".

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl antisemitismo. Carta al filósofo Antonio Escudero Ríos
Artículo siguienteHassan Rahimpour Azghadi: Deberíamos utilizar a los afroamericanos en Estados Unidos para hacer que este país se desintegre; el derramamiento de sangre a través del yihad es una forma de misericordia para el mundo
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.