Diario Judío México - Y así fue, aunque las cosas salieron más movidas de lo esperado ya que no uno, sino varios terremotos sacudieron a la sociedad israelí. En ese contexto y a riesgo de incurrir en la arbitrariedad que por lo general significa cualquier clasificación, me atrevo a decir que dentro de lo ocurrido hubo lo bueno, lo malo y, también, lo feo.

Lo bueno radicaría en que contra los pronósticos que parecían irrebatibles de que Benjamín Netanyahu y su partido Likud retendrían el futuro gobierno en sus manos, ya que su ventaja en las encuestas era casi irremontable, muy en la madrugada del jueves se anunció que los dos partidos más fuertes de orientación centrista, el encabezado por el jefe del Estado mayor, Benny Gantz, y el liderado por Yair Lapid, habían concertado una fusión de sus fuerzas que, sumadas, bien pueden alcanzar y rebasar al partido Likud en la carrera electoral y pasar a integrar el nuevo gobierno. Una buena noticia, sin duda, para quienes consideran que diez años seguidos de Netanyahu en el poder han desembocado, entre otros males, en una erosión muy grave de la democracia israelí.

Pero también se puede localizar en el cuadro lo malo. A pesar de que la nueva formación de Gantz y Lapid —denominada Azul y blanco— ofrece dar un golpe de timón para poner un alto a la polarización social, al menosprecio de las minorías y al daño a las instituciones democráticas del país que, todas ellas, fueron prácticas comunes en los gobiernos de Netanyahu, no aparece, en la agenda de ese nuevo partido, cuando menos hasta ahora, una clara postura respecto al tema del conflicto con los palestinos y la ocupación israelí, tema de primordial importancia y que, sin embargo, parece quererse bloquear deliberadamente.

Y lo feo estriba, sin duda, en la maniobra desesperada con la que ese mismo día el premier Netanyahu decidió responder, en su obsesión por perpetuar su máximo liderazgo en el país: sin escrúpulo alguno se dedicó a promove, mediante cabildeos y argucias, un fortalecimiento del campo de la ultraderecha donde se ubican sus potenciales aliados en un futuro gobierno.

Para ello, se encargó de que una facción vergonzosa de la militancia política del país, integrada por miembros de una agrupación de nombre Otzmá Yehudit, ingrese ahora a la carrera electoral después de años de haber sido considerada una corriente ilícita. Ello porque sustenta una ideología heredada del rabino extremista Meir Kahane, ideología explícitamente xenófoba, racista, anti—árabe, supremacista y violenta hasta el grado de no excluir al terrorismo como método de lucha. De hecho, la línea kahanista está listada por el gobierno norteamericano en calidad de terrorista. En pocas palabras y utilizando con intención didáctica una analogía, se trata de algo muy similar a que miembros del Ku Klux Klan pudieran postularse en elecciones y, eventualmente, convertirse en congresistas o hasta ministros.

Ciertamente, se trata de algo muy preocupante, o para coincidir con el título de este artículo, bastante feo. Cuando en el mundo proliferan y se multiplican las corrientes racistas, los atentados contra los diferentes, las exclusiones por motivos étnicos, religiosos o culturales, y, también, por supuesto, el antisemitismo que, como hemos observado en estas últimas semanas está alcanzando niveles alarmantes en Europa, aunque no sólo ahí, resulta tremendamente escandaloso que en el caso de las ambiciones incontenibles del actual primer ministro conduzcan al país a inclinarse cada vez más hacia el bando de los regímenes y sociedades ultranacionalistas y populistas tan en ascenso, hoy, en el mundo, con el consecuente menosprecio de los valores democráticos y de respeto a los derechos humanos. No es extraño así que de inmediato un buen número de organizaciones judías dentro y fuera de hayan dejado oír su voz en protesta, sabedoras de la descomposición que esta nueva situación está significando.

FuenteExcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorUna antigua historia de judíos sefaradíes portugueses
Artículo siguienteRoma: una historia de amor
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.