Diario Judío México - Fui a dejar mi auto al mecánico; la distancia entre el taller mecánico y mi casa no es corta. Aún así decidí caminar un buen trecho. Ya una vez cansado por la caminata me paré en la avenida a buscar un taxi…

Vete en camión me dije. Me subí con dificultad.

– Voy aquí cerca le dije al conductor.

–  Son siete pesos fue la respuesta.

En el trayecto a mi casa vinieron a mi memoria recuerdos ya dormidos por el tiempo cuando me transportaba en camión regularmente. Disfruté el contacto con la gente humilde que iba abordo…

Esa gente que en su mayoría no tiene dobleces. Entendí lo que siete pesos significan en esa economía limitada La vestimenta de todos reflejaba sin duda su genuino ser; los prejuicios no existen y la humildad es la característica.

Me levanté de mi asiento así los pasamanos con fuerza.

–Me puede dejar en esta esquina.

El chofer amablemente hizo alto total para que pudiera bajar.

Hay ocasiones, en que para entender las circunstancias que nos rodean hay que vivirlas en carne propia.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorYAAANA ofrece clases de Yiddish para jóvenes en diferentes niveles, disponibles a partir del 20 de septiembre
Artículo siguienteRechacemos las mentiras
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".