Diario Judío México - A Alfredo López y a su querida hija Bertha López con sumo agradecimiento.

Vino la lluvia
y me lavó de engaño
tu figura
Isabel Escudero (1941-2017).

En honor a Antonio Escudero Ríos
Colaborador de Diario Judío de México

En las Navas del Marqués (Ávila, España), pasea, conversa y reside de forma discontinua Antonio Escudero Ríos. Él, quizás, más que nadie, personifica la idea pascaliana del hombre como caña pensante. Créanme que quien escribe estas líneas lo dice con pleno conocimiento de causa. Y es que, habiendo superado un cáncer, Antonio, primo de mi querida y fallecida madre, a quien me permito llamar “primo”, con voz firme y sonora comparte con quien se encuentre en su camino diario sus pensamientos. Unos pensamientos que no son fruto de la ocurrencia, de la improvisación, sino de una meditada reflexión sustentada en las incontables lecturas que, de múltiples disciplinas y de un abanico de autores imposible de enumerar, ha realizado desde sus 13 años (ahora él tiene 76).

Como si de un signo de identidad se tratara, el nombre de su casa en las Navas es Bebela, que, tras lo dicho, y dado el interés inusitado presente de Antonio por los manantiales y fuentes, cabría cambiar al de Bébela. Pues si algo es característico de este maravilloso ser humano es que es fuente de saber, de una generosidad poco común, que le hace ser un gigante al que uno debe acercarse y beber de su hondo saber. Vinculado a esto, y a modo de digresión, en mi retorno a Sevilla desde las Navas, después de dejar atrás Piedrahita, existe una localidad llamada Amavida (AV-P-634), que bien podría conducirnos como si de encontrar un manantial se tratara a Bebela y a Antonio. Ambos calmarían sin duda nuestra sed y dejarían nuestro ánimo en una sereno y plácido estado.

Azufaifo en homenaje a , plantado por Antonio Escudero y Alfredo López.

Ese hechizo que Antonio transmite es recíproco, como se evidencia en todos los amigos que lo visitan y/o hablan con él vía móvil. A mí, durante la semana de estancia que he compartido con él, me ha agasajado con muchos libros, especialmente de filosofía, grado que he culminado en julio de 2020. Este grado, que para mí es el segundo, ya que tengo el de psicología, que obtuve hace 30 años, lo he terminado 2 meses después de cumplir 55 años. Gracias a estudiar filosofía, me he acercado más a mi “primo” Antonio, licenciado en filosofía, con quien he compartido reflexiones filosóficas. Finalizo este sincero y sentido elogio a Antonio cuando creo que debe hacerse, esto es, cuando él aún vive y puede sentirse feliz de su genuina bonhomía.

Bertha López y su padre Alfredo

Podrá estarse de acuerdo con él o no, pero su defensa de y de la libertad de pensamiento al modo spinoziano son sus señas de identidad. Y eso, todo potencial lector de este escrito, como sus enemigos, estarán de acuerdo que merece el respeto de quienes se hallen en las antípodas de tales convicciones. Creando escuela de su pensamiento múltiple, no único, están la jovencita Bertha y el padre de ésta Alfredo, quienes cuidan y acompañan en muchas ocasiones a Antonio en su devenir vital diario en las Navas.

Más podría decirse de Antonio, pero finalizo aquí…….

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

4 COMENTARIOS

  1. Antonio es un personaje singular, en el sentido de que no cesa de hacerse querer. El amor es el motor del mundo, o de la vida, y él lo fomenta. Lógicamente, ha de tener enemigos, los hijos de Satanás, pero no consiguen desviarlo de su camino del amor.

  2. Antonio es un personaje singular, en el sentido de que no cesa de hacerse querer. El amor es el motor del mundo, o de la vida, y él lo fomenta. Lógicamente, ha de tener enemigos, los hijos de Satanás, pero no consiguen desviarlo de su camino del amor.

  3. Comparto plenamente cuanto se afirma en el artículo, pero quiero subrayar que, en mi apreciación pesronal, la virtud más grande de Antonio, sin descartar su sabiduría es su inmensa fortaleza y su enorme bondad. Luis Madrigal Tascón (Ausente de Las Navas este triste Verano, pero no de la compañía espiritual de Antonio Escudero).

  4. Comparto plenamente cuanto se afirma en el artículo, pero quiero subrayar que, en mi apreciación pesronal, la virtud más grande de Antonio, sin descartar su sabiduría es su inmensa fortaleza y su enorme bondad. Luis Madrigal Tascón (Ausente de Las Navas este triste Verano, pero no de la compañía espiritual de Antonio Escidero).

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.