Le conté un chiste misógino a mi amigo queer y reclamó ofendido por esa parte de él que es mujer.

Junto con mi libro de chiste político, la editorial publicó un libro de chistes étnicos que se agotó, ahora ambos libros tienen mucho éxito entre los lectores online.

Intenté colgarme de ese éxito como analista del y le entregué a la editorial un manuscrito que era el insulto final, título igual que una película de Leslie Nielsen (Naked Gun 33 1/3: The Final Insult), el título era: De mujeres, hombres, y otros. Ahí reuní chistes sobre hombres, mujeres, y las, los, les, lis, lus. La editora sabiendo el éxito que habían tenido los otros libros se arredró y me dijo que ese libro no podía ir así, que requería ser prologado. Encontré a una psicóloga que aceptó abordar los chistes misóginos, acudí al intelectual queer Carlos Monsiváis quien aceptó leer el manuscrito pero nunca respondió a los mensajes posteriores, el gran ironista al parecer no tenía sentido del , como no lo tienen aquellos que se sienten agredidos por el poder destructor del chiste y aclaro que acepto y abogó por la libertad de escoger. Sobra decir que el libro no vio la luz y ahora en la era del poshumor tal vez no pase ni en amazon. En el dominio del meeToo, adquiere relevancia y mayor fuerza lo políticamente correcto.

Escribiendo el libro Chistes étnicos, la risa de todos contra todos, encontré que todos encuentran alguien de quien reírse, pero una buena cantidad de los chistes se encuentran en la raya entre la mofa, el desprecio y abren la puerta a alimentar la discriminación y el odio, que también están en boga. La derecha ha visto caer el dique que frenaba sus expresiones de odio y se siente con poder para agredir.

He descubierto que hay cierta anuencia al chiste si viene de los tuyos, como si se convirtiera en cuestión casera, un negro puede usar la expresión denigrante nigger a otro negro, pero hay de ti si te atrevas a contar un chiste de negros, me contaba Héctor Domínguez que en un encuentro se manejó la tesis de que los negros no eran caricaturizable, justo por el nivel de ofensa que se levantaría contra el caricaturista;  los que lo dudan sobre el peso y reacción ante el “agravio” hay que recordar el ataque contra Charlie Hebdo en París después de publicar caricaturas sobre Mahoma. Un judío mesiánico me dejó de hablar después de contarle un chiste sobre Jesucristo (Yehoshua). María le dice a José: Ya supéralo, solamente fue una vez.

El chiste según Freud desnuda y destruye. El chiste encuentra aquellos elementos que molestan –especialmente en la - y se lanza a destruirlos, pero por eso mismo se pone en la raya entre crítica y discriminación. Aclaremos que los chistes que cuentan mujeres sobre hombres y éstos sobre mujeres no implican un odio mutuo, se ríen para criticar. ¿Mamá por qué hombre en inglés es men? Porque son mendigos, mentirosos, mensos, mencabronan, pero mencantan

En una charla con el biotecnólogo Enrique Galindo (https://www.youtube.com/watch?v=GWhH5wV6kbA) le pregunté porque no medían la toxicidad de sus productos en los diputados y es que ahí si todos los cuenta chistes se encuentran a salvo. No encontraremos a alguien que se ofenda si nos burlamos de los políticos, presidentes y toda la fauna que se cierne vorazmente sobre la humanidad, pero hay de aquel que cuente un chiste sobre judíos, gallegos, argentinos en el lugar y momento inadecuados.

El chiste es catártico, ayuda a mover los humores, estimula los músculos y a su paso deja placer, excepto cuando no lo hace.

Una amiga comentaba una película de Sasha Baron Cohen que ha mostrado por medio de comedias lo profundo del racismo y la discriminación en Estados Unidos, pero dijo que todo estaba bien hasta que usó a un mexicano como banquito para sentarse, no la molestó al parecer cuando Baron explota los tropos antisemitas. El coro en la mesa fue: claro, todo esta bien hasta que te llega cerca.

El chiste no es una agresión personal a menos que se lo disparen a uno directamente, incide en estereotipos y arquetipos y al identificarse uno con lo agredido se convierte en afrenta personal.

Vivimos en una época difícil, domina la posverdad y el poshumor, estamos rodeados de odio e intolerancia y nos molesta todo aquello que rebasa la línea aunque sea un poquito, porque a final de cuentas el que tanto es tantito se ha reducido a cero tolerancia.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRescata padre a su hijo de la secta de Lev Tahor y lo lleva a Israel
Artículo siguienteAdán Augusto López desea Shaná Tová a la Comunidad Judía de México
Chair, International Advisory Board for Immigration Studies. U.S.-Mexico Research Program. UCLA. Director asociado de la revista Araucaria. Director del semanario El Reto. Testigo experto en juicios de asilo político y para frenar deportación de mexicanos en Estados Unidos. Posdoctorado en Historia, University of California, Los Angeles. Doctor en Ciencias Política (UNAM). 35 libros publicados y más de 1,000 artículos. Traducido al inglés, francés e italiano. Pionero en varias áreas de investigación: análisis de redes políticas, estudios sobre humor político, democratización en México, temas fronterizos (agua, migración y seguridad) y sobre Crimen Autorizado.