Diario Judío México - Professor Ian Lustick University of Pennsylvania [email protected]

Estimado Prof. Lustick,

Me dirijo a Ud. en respuesta a la reciente columna publicada en el New York Times el 15 de Setiembre. “The Two-State Illusion” http://www.nytimes.com/2013/09/15/opinion/sunday/two-state-illusion.html?pagewanted=all&_r=0 “La Ilusión de los dos Estados”

Si bien yo concuerdo con Ud. de que el camino hacia la solución de dos estados se ve largo e incierto, quiero expresar mi rechazo a sus múltiples argumentos.

Mi primera y más básica objeción es decir que Ud. ha olvidado los factores que han obstaculizado la solución de los dos estados. Su argumento expresa cínicamente que desea expandir sus colonias en la Cisjordania y no piensa renunciar a ellas bajo ninguna circunstancia. Igualmente cínica es su juicio para con la Autoridad Palestina a quien Ud. acusa de hacer creer que está interesada en una solución bi-estatal cuando en realidad mantiene esa posición con el objetivo de seguir recibiendo ayuda externa que permita llenar sus cofres y así enriquecerse corruptamente. Aquí comienza y culmina su argumento en este punto.

Por supuesto Ud. No ha mencionado que los israelíes han ofrecido propuestas de paz a los palestinos en tres ocasiones (2000,2001 y 2008) y que fueron todas rechazadas por los Palestinos. Estas concesiones incluían la retirada del 95% de Cisjordania, el desmantelamiento de las colonias, la división de Jerusalén y la creación de un estado Palestino. también ofreció concesiones, sin pedir nada a cambio, como sucedió cuando se retiró en forma unilateral de Gaza en 2005 y desmanteló todos los asentamientos en la Franja.

Por lo tanto, el argumento que las colonias y los colonos son un elemento permanente e inamovible no se sostiene en los hechos y en los precedentes (Aprovecho para recordarle que desmanteló colonias en el Sinaí y Rafiah hace 30 años a raíz del acuerdo de paz con Egipto)

Su análisis del lado Palestino es igualmente simplista. La razón por la cual los palestinos rechazaron las propuestas israelíes presenta una gran interrogante. Si bien los palestinos demandaron el “derecho al retorno”, una propuesta inaceptable para los israelíes, hay elementos más profundos aun.

La Autoridad Palestina no es lo suficientemente fuerte para firmar un acuerdo con . Está, política y físicamente, amenazada por Hamas y el radicalismo islámico que no solo vetan un estado Palestino contiguo sino que mantienen al pueblo palestino dividido. Por otro lado los países árabes no le han dado una luz verde que le permita a la Autoridad Palestina a proceder con el acuerdo de paz. Después de todo, la perpetuación del problema palestino por parte de los países Árabes, ha sido uno de los principales instrumentos de desgaste y hostilidad contra y por lo tanto un factor importante en esta conflictiva ecuación.

Ud. Ha ignorado la complejidad y la historia del conflicto y ha convertido a en el principal responsable del fracaso de la solución de los dos estados.

Tal parcialidad se expresa cuando Ud. Apoya su argumento comparando la longevidad del proyecto Sionista con proyectos opresivos como la Unión Soviética, el Apartheid Sudafricano y la ocupación francesa de Argelia.

La mayoría de los israelíes son plenamente conscientes que el dominio de la población y el territorio Palestino amenaza el proyecto Sionista y es por eso que los Israelíes han apoyado las iniciativas de paz. Incluso el halcón Ariel Sharon cambió de opinión al verse enfrentado a esta realidad demográfica. La razón por la cual el Likud continua ganando elecciones desde el año 2009 es porque los palestinos no han ofrecido nada y los ciudadanos de Israel están cada vez más preocupados por su seguridad (incluyendo la amenaza nuclear iraní).

Pero lo menos realista de su argumento Prof. Lustick es que Ud. sostiene que un estado democrático bi-nacional podría traer la paz tan ansiada.

¿Ud. imagina una coalición de palestinos seculares en Israel y la Cisjordania en alianza con Israelíes post-Sionistas, inmigrantes rusos no-judíos, y trabajadores extranjeros? En su opinión, esta sería una excelente coalición “antinacionalista y anti ortodoxa” porque estos grupos comparten su desapego u hostilidad hacia el sionismo estatal. Es esto una fórmula para una paz democrática o para una guerra civil entre Sionistas y no-Sionistas?

Luego Ud. plantea otra fantasía, vacía de cualquier fundamento sociológico. Ud. sostiene que los judíos orientales que provienen originalmente de países árabes podrían asimilarse e incluso transformar su identidad judía en una árabe.

Lustick. ¿Esta Ud. realmente familiarizado con la cultura, mentalidad y psicología de los judíos de oriente? Los judíos de Oriente son mayormente sionistas devotos y muchos de ellos fuertemente apegados a sus tradiciones religiosas. ¿De donde extrajo Ud. estas opiniones que no tienen ningún sentido?

No puedo creer que Ud. aprendió esto en la Universidad de Pennsylvania o incluso en el Departamento de Estado donde Ud. dice haber tenido la experiencia de ser un genio incomprendido.

Su obra maestra culmina con otra falsa esperanza. Quizá la democracia finalmente reemplace al Islam para las masas Palestinas y quizá también los colonos acepten ser parte de una confederación. ¡Suerte con esa utopía!

Finalmente le diré algo: la solución de un solo estado que Ud. propone es la misma que Hamas propone. Como Hamas no puede derrotar a Israel en el campo de batalla, ahora aboga por la solución de un estado Federal y quieren hacer creer que están comprometidos con la democracia y el constitucionalismo. Pero esta solución solo llevara a una sangrienta guerra civil que es lo que Hamas desea.

Saluda atentamente,

Luis Fleischman, Ph.D.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDemandan en Nueva York víctimas israelís de ataques terroristas al Banco de China
Artículo siguienteMargarita Nelken Mausberger, Escritora, pintora y política

Luis Fleischman is also an adjunct professor of Sociology and Political Science at the Florida Atlantic University Honors College and FAU Life Long Learning Society since 2005 where he has taught courses on history and sociology of Democracy, the Middle East, Political Sociology, American Conservative Thought, the Politics and Sociology of Rogue States, and Latin America.

He has also served as Executive Director of the Jewish Community Relations Council of the Jewish Federation of Palm Beach County. (JCRC) since 2000 and prior to that as director of the JCRC at the Jewish Federation of Central New Jersey.

In that capacity, he has worked intensively on issues related to the Middle East and national security serving as a liaison between these organizations and members of Congress, the state legislature, foreign consuls, the media, and the local community at large. Within that role, he has dealt with issues related to the threat of a nuclear Iran, advocated for the security of the State of Israel, sanctions against Iran, and issues related to domestic terrorism.

He is also in charge of developing relations and programs with the community at large including interfaith relations, African-American/Jewish relations, activities, Hispanic/Jewish relations and Muslim/Jewish relations.

Fleischman has also served as an academic advisor on Latin American affairs and hemispheric security to the Menges Hemispheric Security Project at the Washington DC-based Center for Security Policy. Luis also serves in the Security Task Force of the Center for Hemispheric Policy at the University of Miami.

Fleischman holds a Ph.D. and a M.A degree in Sociology from the New School for Social Research in New York, and has a B.A. degree in Political Science and Labor Studies from Tel Aviv University. He has published journalistic and academic articles and written policy papers on a variety of topics, including the theoretical aspects of civil society and state, Latin American affairs, the Middle East and terrorism. He is currently writing a book on Contemporary Latin America and regional security and he is the co-chair of the Spain and Latin America task force of the group Scholars for Peace in the Middle East. He is currently owrking on a book that deals with national and regional secuirty challenges in Latin America.