Diario Judío México - En un doble giro hacia la extrema derecha anti-democrática el gobierno de Netanyahu promueve la ley -Estado, cierra la división de noticias de la IBA, “importa” doctores a para romper la huelga y se prepara así para recibir a Trump y para las próximas elecciones.

Con la caída de popularidad de Netanyahu y la proximidad de elecciones este promueve nuevamente acciones nacionalistas que le benefician con su base sin importar el costo histórico.

Avanza el proyecto de ley de estado-nación y con ella la amenaza de una polarización mayor entre judíos, y árabes y entre israelís y judíos de otras naciones.

Con esta ley prácticamente se crea un país donde los no judíos pierden status e igualdad y los judíos se enfrentan entre ellos por la definición de la ley judía.

La realidad es que como dijo el ex-ministro, también del Likud, Moshe Arens en 2014 esta ley es totalmente innecesaria porque el carácter judío de esta pre-determinado por su población y no es necesario marginalizar a otros para imponerlo, igualmente es importante hacer notar que no hay, en ningún punto de esta ley mención alguna ni de vecinos, ni de paz, ni de respeto a quienes no profesan la “religión oficial”.

Si esta ley hubiera sido presentada en cualquier otro país donde la población judía representase el 25% de la población (como la árabe en ) los gritos de discriminación y antisemitismo llegarían al cielo pero, en la tierra de Netanyahu solo se escucha murmullos porque los “gritones” (críticos) de estas políticas anti-democráticas ya han sido silenciados, removidos o marginalizados.

Simultáneamente avanza otra ley que desconocerá cualquier conversión no realizada por el Rabinato Israelí profundizando -otra vez- la división entre Israel y la diáspora.

Para evitar críticas a su gobierno cierran, tras 81 años de existencia la división de noticias de la Israel Broadcasting Authority y posponen las audiencias para crear una identidad “independiente”. Netanyahu, quien hasta hace poco actuaba (también) como ministro de comunicaciones, supervisó el paso de la ley en 2014 para establecer la nueva corporación, pero lleva mucho tiempo liderando un esfuerzo para abortarla antes de que salga al aire, quejándose de la falta de control gubernamental del editorial de la corporación, que puede ser crítico con su gobierno.

Para agregar leña al tema Pizza Hut acaba de despedir a la agencia de Relaciones publicas israelí que utilizo imágenes de la huelga de hambre de prisioneros palestinos para promover a la pizzería con la concepto de que todos pueden ponerse en huelga de hambre pero sostenerla es imposible cuando hay una pizza de “Pizza Hut” en el entorno.

Debemos también recordar que la Asociación Medica de prohibió a sus miembros alimentar a fuerzas a los prisioneros por lo que Netanyahu informo que “traerá médicos del extranjero para esta labor”.

Y todo esto sucede en un momento de efervescencia económica, una biente de paz más firme que antes y claro, la próxima visita de Trump a que le está dando vuelo a todos los peores instintos de su primer ministro que hará cualquier cosa con tal de conservar el poder.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Adelantar las elecciones solo será si a Netanyahu le conviene, todos los demas, incluida la oposición no tienen ningún interés en cambiar el gobierno. Les es muy cómoda esta situación. Israel hace muchos años que dejó de ser en la práctica un país democrático, posiblemente jamás lo fue.
    La falta de tolerancia, la soberbia, el racismo se han enquistado y por supuesto no se puede evaluar como terminará este proceso.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.