Diario Judío México - Tras la cancelación de las Cumbres del APEC y la COP25 en Chile, atrajo los reflectores internacionales al presidir los trabajos de la Cumbre de los BRICS del pasado 13 y 14 de noviembre. Un bloque político que en sus 10 años de existencia demanda una reforma al sistema de gobernanza económica mundial y la remodelación de la toma de decisiones.

Aunque no es un grupo monolítico ni homogéneo de naciones, se les sitúa en una misma canasta debido a sus atributos geográficos, bonos poblacionales, abundantes recursos naturales y destacadas capacidades militares, científicas y tecnológicas que sintonizan sobre un mismo reclamo: volcar las reglas del juego económico occidental que distan de reflejar el ascenso de las economías emergentes en las relaciones de poder y que han conducido a un mundo asimétrico y dispar. Un anhelo que se entrecruza con el grito actual de las clases medias agobiadas y frustradas por la desigualdad, el estancamiento de su poder adquisitivo y el desnivel en la distribución de la riqueza.

Pese a su declive económico y sus enormes diferencias, los BRICS son un poderoso actor de contrapeso mundial. Su realce geopolítico se visibiliza con la intención de China de conectar a Asia con África y Europa mediante la nueva Ruta de la Seda; el posicionamiento de Rusia como el mandamás en Medio Oriente por la retirada de Estados Unidos de Siria y su renovado interés en África –firmó acuerdos con más de 40 gobiernos en materia militar, petrolera y minera–; el arrojo de Sudáfrica de obtener un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad para el bienio 2019-20; y el poderío nuclear de la India, que ha incrementado sus bases militares.

Empero, la Presidencia de ha desunido el grupo: Jair Bolsonaro desdeña el multilateralismo, coquetea con y Arabia Saudita (antagónicos a los ojos de los demás), evade la lucha contra el cambio climático y admira a Donald Trump, con quién está negociando un acuerdo comercial, que podría incitarlo a abandonar el Mercosur. Además de lo anterior, los divisores se asoman sobre el tema-bomba de Venezuela, pues Bolsonaro fue el único líder de los BRICS que reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Mientras que busca integrarse a la OCDE con la venia trumpista, de manera simultánea negocia un acuerdo comercial con Beijing. ¿Será éste el reclamo que le hará Trump a Bolsonaro cuando se reúnan el 25 y 26 de noviembre en la Casa Blanca?

De forma irónica, fue en , durante la Cumbre de Fortaleza en 2014, cuando se crearon dos importantes instituciones –el Nuevo Banco de Desarrollo y el Acuerdo Contingente de Reserva– que irrumpieron contra el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional; y es en el mismo cuando el bloque parece más discordante.

FuenteHeraldo de México
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLa Comunidad Judía de Chile se reunió con representantes de la CIDH y del gobierno
Artículo siguiente¿Usarías el transporte gratuito en Shabbat en Israel?
Internacionalista con Maestría en “Estudios Latinoamericanos” en la FCPyS UNAM. Soy miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) y mi experiencia laboral destaca en áreas de planeación, investigación y comunicación integral vinculada al quehacer del gobierno federal, de asesoría sobre asuntos internacionales del Poder Legislativo y en la coordinación de proyectos de comunicación internacional. Fui líder de Comunicación Nacional e Internacional del IV Foro Mundial del Agua y Coordinadora de Comunicación de México en la Tribuna del Agua en la Expo Zaragoza 2008, España. Actualmente soy analista y conductora del programa de televisión “Vértice Internacional” y de la serie “2013:Elecciones en el mundo” en el Canal del Congreso. Asimismo, soy autora de varios libros y artículos, así como comentarista sobre asuntos políticos globales. La gente me describe como una persona responsable, disciplinada, innovadora y visionaria, así como enfocada a la consecución de metas.