Las groserías se utilizan para expresar enojo, fastidio o rencor hacia algo o alguien. En el sentido cultural, son usadas para ofender o comunicarse de manera informal entre conocidos. En cada país son diferentes, pero todos reconocemos cuáles son y se nos ha enseñado a no decirlas, por lo menos en ciertas situaciones.

En muchas familias se acepta hablar con groserías. Sin embargo, debemos esforzarnos por brindar las mejores oportunidades de vida a nuestros hijos, darles un buen ejemplo y ayudarles a dar amor al mundo.

Con esas herramientas, podremos estar tranquilos de haber fundado una base sólida sobre la cual construir su vida.

Dice la Torá: “Y le enseñaras a tu hijo ese día”. En otras palabras, lo que tu hijo vea de ti, es más importante que lo que escucha de ti”.

“Las palabras enseñan, pero el ejemplo te arrastra”.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz Sra. Mina Volcovinsky Finkelstein Z”L
Artículo siguiente“Trayendo un hogar a México”
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.