Diario Judío México - En los primeros días del año 2009 me he preguntado, que tanta relevancia tiene el cambio de año en la vida de las personas. Al iniciarse un nuevo año la gente está llena de esperanzas y aspiraciones. Pero, en realidad el día 1 de enero ¿es un día como cualquier otro? No, no es tan simple. Los calendarios nacen de una necesidad humana por programar y sincronizar el vaivén de la vida humana. Los ciclos forman parte del entendimiento de los seres humanos, nuestros antepasados ya usaban el calendario.

Es muy común que durante la época de fin de año la mayoría de los seres humanos, entre fiestas, reuniones y brindis tomemos la resolución de cambiar algunos malos hábitos, para tratar de alcanzar nuevas metas en el año que se avecina. Esto es lo que se denomina “Buenos Deseos de Año Nuevo”; sin embargo con el ajetreo y el chocar de las copas que acompaña este tipo de celebración, es muy difícil encontrar un buen momento para estar a solas con nosotros mismos, muy necesario para hacer un ajuste en algunos aspectos de nuestra vida.

También me quedo con la idea de que el inicio de año puede convertirse en un buen momento para programar o proponerse que se va a hacer durante los 364 días siguientes. Aunque tengo la idea de que cualquier día es propicio para proponerse algo. Mucha gente escribe, cuando se van acercando las épocas festivas, textos donde describen sus logros durante el año que pasó así como sus deseos para el que se inicia. Algunas personas suelen anotar sus promesas en una hoja de papel, ya que el dejarlas en el aire, es sinónimo de olvido. La lista no debe exceder el número de cinco, para que no te sientas abrumado, ya que es frecuente ver que algunas personas hacen una lista tan grande, que con sólo verla, pierden las ganas y claudican. Estas resoluciones, deben ser claras y concisas.

Generalmente lo que la gente se propone: hacer dieta, dejar de fumar, hacer ejercicio, ahorrar, estudiar bien, dedicarle más tiempo a la familia, etcétera. Si bien cada día es propicio para el cambio, porqué no hacer lo propio para acordarnos y hacer los ajustes a las cosas que nos propusimos al inicio del año. Hay deseos que se repiten cada año, pero no por eso dejan de ser trascendentes. Pedir que haya paz entre todos los humanos, que nuestros gobernantes realicen más cosas en favor de los pobres, que se enfrente con más energía y decisión la delincuencia y que la unidad se imponga por el bien del país.

Al celebrar que cumplimos un ciclo, señalamos cuales fueron los éxitos y cuales los fracasos. A la hora de pasar balance, tenemos que ser objetivos y sinceros. No debemos ocultar detalles para justificar fracasos. Sólo reconociendo con honestidad nuestras fallas, podremos superar errores y lograr lo que nos proponemos. Del mismo modo se hace con cada meta que te hayas propuesto alcanzar. De manera precisa, decide fecha, forma y detalles de la misma y plásmala en el papel. Esta serie de imágenes van a dar como resultado un “collage” que viene a ser como el deseo de tus sueños, la lista de tus posibilidades futuras, mismas que inician en tu mente, y se manifiestan en tu vida.

Esto no quiere decir que sólo te concentres en una cosa, puedes ir avanzando en cada una de ellas al unísono, pero sin dejar de valorar su importancia según tus propias expectativas. Recuerda que el edificio más alto, empezó por ser un sueño; y tú lo hiciste que se convirtiera en realidad.

Después de llegar a alcanzar tu objetivo, tacha de tu lista la resolución alcanzada y sustitúyela con otra nueva, ya que no requieres que sea 31 de Diciembre para empezar nuevamente y así sucesivamente, durante el transcurso del año, mantén tu lista vigente de manera que siempre estés ocupado con un nuevo sueño por lograr.

Dice el dicho: ¡Año Nuevo, vida nueva! Es momento de iniciar la visualización de tu nuevo futuro y dejar atrás lo que no ha funcionado. El pasado ya no existe, tu futuro lo estás labrando al momento en el presente en que decides tomar esta resolución. Es preferible que no dependas de otros ya que mucho depende de ti. Nunca permitas, que se te pasen los días, las semanas, los meses y los años, sin saber si lo que estás haciendo ha sido seleccionado por ti.

El concepto de “renovarse o morir” en sí, es bueno, porque significa un compromiso para mejorar tu vida futura, por lo que debes tomarlo en serio para que realmente te brinde dividendos. Porque en algún momento, después de brindar por el Año Nuevo y hacer estos “buenos deseos” la mayoría son olvidados con la “cruda” realidad del 1° de Enero y en el mejor de los casos los arrojarás al baúl de los recuerdos para Febrero, cuando una vez más has vuelto a subir al carro de la monotonía y la rutina cotidiana.

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que sea casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. Somos seres llenos de pasión. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa: la vida por delante. Vívela intensamente, sin mediocridad.

Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo. Aprende de quienes puedan enseñarte de las experiencias de quienes nos precedieron; No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas. Si todo apunta hacia la realización de tus metas este minúsculo paso -que en realidad es de carácter mental- en un principio parece una nimiedad, sin embargo al concretarse, le darás la importancia que merece.

Tú y solamente tú, eres responsable de tu vida. Eres como la estrella de tu propia película. Cuando te “caiga el veinte” de lo antes mencionado, entonces podrás utilizar tu poder interno, para reclamar lo que quieres de la vida y aprovechar tu tiempo y hacer las elecciones que te parezcan correctas. Para que todo salga bien, debes tener la mente abierta. No te debes encerrar en el mundo de la rutina. Selecciona un área donde estés insatisfecho con tu vida y elige hacer algo nuevo, algo que te saque de lo monótono.

Tú puedes elegir entre aceptar aquellas dudas que presentan la parte negativa de ti o puedes elegir trabajar para pulir las cosas que puedes cambiar y aceptar en aquellas que no puedes cambiar, puedes cambiar tus pensamientos y tus actitudes negativas por positivas. Tú mejoras cada día para solucionar tus propias situaciones, no las situaciones de los demás. Tú tienes el control de mando. Escoge aprender, elige pasarla bien, con el objetivo de aumentar tu calidad de vida.

Que la magia de estas fechas donde empezamos el nuevo año, nos sirvan para estar con los que más queremos y para ver dentro de nuestros corazones, borrando lo malo y recalcando y mejorando lo bueno.

Deseo sinceramente que la vida en este año nuevo nos regale gratos y bellos momentos que los valoremos y los llevemos en nuestro corazón como un estímulo para nuestra próxima jornada 2009.

Deseo que el cariño y el amor que recibimos de nuestros amigos y familiares dejen una huella imborrable tanto en nuestras vidas como en nuestros corazones.

Hagamos pues una renovación positiva sobre el sentido de nuestra Fe, nuestra Esperanza y aceptar el 2009 con la convicción de que este año será el mejor de todos los anteriores.

Estén siempre felices y alegres, pues la naturaleza innata es la bienaventuranza.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorFrases que con pocas palabras nos dicen mucho
Artículo siguienteIn Memoriam, Segunda Parte
Max Dániel Halpert. (Miki)  Nació en Budapest (Hungría) en 1924. Cursó sus estudios de primaria y secundaria en la Escuela Ortodoxa de Budapest. Desde la  secundaria destacó y ganó varios premios por diversas composiciones. Después que terminó tres años de estudios en la Escuela Industrial de Budapest fue llevado a trabajos forzados por los nazis húngaros. Al escapar de los trabajos forzados fue capturado y deportado a los Campos de Concentración de Bergen-Belsen y Theresiensthadt. Tres años después de terminar la Segunda Guerra Mundial emigró a México donde formó su nueva familia. Desde hace muchos años está dando emotivos testimonios en diversos foros, escuelas, universidades, asociaciones civiles, en televisión, etc. con el mérito de que sus testimonios entre los  gentiles redoblan la importancia de la consentización de la SHOA. Desde hace tres años está dando  una serie de conferencias motivacionales en distintos foros en los que enseña como a pesar de las adversidades y dolores se puede sobreponerse y vivir en alegría. Desde 1989 sus artículos están publicados en la Revista Foro, también escribe mensualmente en el Boletín de la Unión de los Sobrevivientes y ocasionalmente en el Periódico de CDI.